Saltar al contenido principal

Chile reinicia la campaña del histórico plebiscito que podría cambiar la Constitución

Un manifestante ondea la bandera de Chile durante las manifestaciones en medio de la jornada de huelga general, en Santiago, el 12 de noviembre de 2019.
Un manifestante ondea la bandera de Chile durante las manifestaciones en medio de la jornada de huelga general, en Santiago, el 12 de noviembre de 2019. Pilar Olivares / Reuters
Texto por: Natalia Plazas
5 min

El proceso, que había iniciado a finales de febrero y fue suspendido debido a la pandemia del coronavirus, se reactivó este 26 de agosto con miras al plebiscito del 25 de octubre. Comienzan los mensajes a favor y en contra de modificar la Constitución chilena, que data de los tiempos del dictador Augusto Pinochet. 

Anuncios

Las masivas manifestaciones que vivió Chile y la profunda crisis política que evidenció el país a finales de 2019 vieron menguar sus fuerzas desde el inicio de la pandemia. Sin embargo, el camino hacia un plebiscito para decidir si el país se dotará de una nueva Constitución, una demanda generalizada en las protestas, se reanuda este 26 de agosto. 

El 15 de noviembre de 2019 y tras una de las jornadas más violentas de la historia reciente de Chile, se produjo un histórico acuerdo político para dar respuesta al llamado que miles de manifestantes exigían desde semanas atrás: una nueva Constitución más flexible y con más derechos para los ciudadanos. 

Con el acuerdo se aprobó la realización de un plebiscito en el que se decidirá si el país modificará o no la Constitución que heredó de la dictadura de Augusto Pinochet (1973 - 1990).

Este miércoles y tras ser suspendida desde el 26 de marzo, inicia nuevamente la campaña del plebiscito que se realizará el 25 de octubre. En la consulta se preguntará a los ciudadanos si quieren "una nueva Constitución", a lo que los votantes tendrán la opción de responder "apruebo" o "rechazo".

El plebiscito también preguntará si el órgano encargado de redactar la Carta Magna debería ser una asamblea formada solo por ciudadanos electos o integrada también por diputados. De salir ganadora la opción "apruebo", la elección de los constituyentes se realizará en abril y estos deberán redactar la nueva Constitución en máximo un año.

La campaña se realizará principalmente en las redes sociales y mediante mensajes radiofónicos, ya que debido a la pandemia se han restringido los mítines políticos de gran envergadura, así como la repartición de volantes en las calles y domicilios. "Se pondrá a prueba la creatividad de los partidos y organizaciones", asegura el presidente del Servicio Electoral de Chile, Patricio Santamaría.

Chile se prepara para la votación más importante desde el fin de la dictadura

La carrera electoral se considera como la más importante que ha vivido el país en democracia, ya que abre la puerta a realizar cambios estructurales en materia política y económica en la nación austral. Es también el encuentro con las urnas más relevante desde que en 1988 el país votó en un plebiscito que puso fin a la dictadura militar. 

Los defensores del "rechazo" se agrupan en los sectores más conservadores y de extrema derecha en el país y defienden que cambiar la Constitución podría traer consecuencias que desestabilicen a la nación, por lo que optan por hacer modificaciones sin cambiar por completo la actual Carta Magna.

"No necesitamos una nueva Constitución para mejorar la vida de los chilenos, hemos demostrado que se puede hacer con buenas leyes", afirmó a EFE el secretario general de la ultraconservadora y oficialista Unión Demócrata Independiente (UDI), Felipe Salaberry.

Por su parte, quienes acuden a favor de "aprobar" la creación de una nueva Constitución, defienden esa posibilidad como una vía necesaria para implementar nuevas políticas públicas que permitan una mayor participación a sectores de la población históricamente excluidos. 

Varios chilenos se manifiestan para dar respaldo a los que perdieron ojos durante las movilizaciones en Santiago el 12 de noviembre de 2019.
Varios chilenos se manifiestan para dar respaldo a los que perdieron ojos durante las movilizaciones en Santiago el 12 de noviembre de 2019. Ivan Alvarado / Reuters

"Chile nunca ha tenido una Constitución escrita en democracia. Además, si gana la Convención Constituyente, habrá paridad de género, algo inédito en el mundo", explicó Claudia Heiss, politóloga de la Universidad de Chile.

Redactada en 1981 y reformada en múltiples ocasiones, la actual Constitución de corte neoliberal es concebida por gran parte de los chilenos como el origen de las desigualdades, a su vez el principal motivo de descontento de las protestas iniciadas el año pasado que dejaron cerca de 30 de fallecidos y miles de heridos.

87 % de los chilenos estarían decididos a votar en el plebiscito

Con 400.985 infectados y 10.958 fallecidos por Covid-19, Chile es el décimo país del mundo más afectado por la enfermedad. Sin embargo, los nuevos contagios llevan semanas disminuyendo y el país se encuentra en plena fase de desescalada y apertura gradual de la economía.

En caso de que la emergencia sanitaria se recrudeciera en las semanas previas al referendo, tanto el presidente como el Congreso tienen el poder de suspender la jornada de votaciones hasta un día antes de que se realice.

A la cita electoral están llamados 14,6 millones de chilenos. Según una encuesta reciente realizada por la empresa de investigación de opinión pública Ipsos y el centro de estudios Espacio Público, un 87 % de los ciudadanos se muestra decidido a votar a pesar de la pandemia y según otro sondeo, realizado por la firma Cadem, siete de cada diez chilenos se mostraron "totalmente decididos" a acudir a las urnas. 

Con EFE y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.