Adolescentes en pandemia

Rudo trabajo en el campo: así vive la pandemia un joven colombiano (4/5)

Julio Andrés ahora dedica su tiempo al arduo trabajo en el campo mientras se reactivan sus estudios, congelados por la pandemia.
Julio Andrés ahora dedica su tiempo al arduo trabajo en el campo mientras se reactivan sus estudios, congelados por la pandemia. © France 24

Julio Andrés, un agricultor de 16 años, no le espantan las tareas más duras de la vida en el campo. Su núcleo familiar está conformado por cuatro hermanos, su madre, Johana, y su padre, Darío, un campesino de quien ha aprendido que cualquier trabajo es bueno; mucho más en tiempos de pandemia, cuando la demanda de alimentos en las ciudades se disparó.

Anuncios

Julio vive en la vereda de Subia Oriental, perteneciente al municipio de Silvania, Cundinamarca, y localizada en la región del Sumapaz, a unos 45 minutos de Bogotá. Se trata de una zona que surte una amplia variedad de productos agrícolas que se comercializan en la Central de Abasto de la capital, conocida como Corabastos, la más grande de Colombia. 

Hábil con el azadón, acostumbrado a madrugar todos los días a las cinco de la mañana y capaz de recoger cincuenta canastillas llenas de tomates en medio día, Julio ha visto cómo la pandemia ocasionada por el Covid-19 ha disparado la demanda de alimentos y con ello le ha abierto oportunidades de trabajo a jóvenes que, como él, ahora dedican su tiempo a los oficios del campo mientras los estudios se reactivan. 

Julio Andrés durante sus labores matutinas en Silvania, Cundinarmarca, centro de Colombia.
Julio Andrés durante sus labores matutinas en Silvania, Cundinarmarca, centro de Colombia. © France 24

“Por estos días no me gustaría vivir en la ciudad ni en el pueblo”, dice, “porque allá la gente no puede salir, les toca quedarse encerrados, mientras que aquí puede uno montar en bicicleta y moverse”. 

Su sueño es convertirse en portero de fútbol algún día, aunque no tiene un equipo preferido. Mientras lo encuentra, Julio se las arregla recogiendo maíz, cilantro, también cortando tomillo, arreando y ordeñando las vacas de su familia y recolectando tomate al servicio de distintos productores de la zona. 

¿El colegio? "Lo que más me hace falta es la clase de matemáticas, que me gusta porque los números se me quedan en la cabeza", sostiene mientras se programa para la jornada del día siguiente.

 

+ Vea la serie 'Adolescentes en pandemia' aquí: 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24