BMW y Ducati buscan acabar con el dominio japonés en 24 Horas Le Mans de moto

Anuncios

Le Mans (Francia) (AFP)

Los constructores japoneses como favoritos, BMW al acecho, y Ducati como posible sorpresa: la 43ª edición de las 24 Horas de Le Mans de Motociclismo, aunque sin público, no estará carente de espectáculo este fin de semana en el circuito Bugatti de Le Mans.

En ausencia de público por primera vez desde la creación de la prueba en 1978 a causa de la pandemia de covid-19, el aspecto deportivo primará, de sábado a domingo, lejos de la fiesta popular que supone habitualmente el evento.

Incluso la parrilla se ha reducido. De las cerca de 60 motos habituales, sólo 39 tomarán la salida el sábado.

Sobre el papel las monturas niponas son favoritas. No en vano nunca se les ha escapado la victoria en esta prueba: 14 títulos para Kawasaki, 12 para Honda y Suzuki y 4 para Yamaha.

La Kawasaki N.1 se proclamó campeona el año pasado con el veterano piloto español David Checa.

El jueves, otra moto nipona, la Yamaha N.7, fue la que se mostró más cómoda: mejor crono en las dos sesiones libres y en la sesión clasificatoria, aunque la lluvia incidió en esta última.

Con un discreto octavo tiempo en la primera sesión calificatoria, la Honda N.5 marcó el segundo mejor registro en la segunda sesión de libres.

Y tampoco habrá que descuidar a la Suzuki N.2 del SERT. Suzuki lidera el Mundial de resistencia con 15 puntos más que BMW.

- Trío de lujo en Ducati -

La escudería alemana puede alimentar sus legítimas ambiciones de destronar al fin a los constructores japoneses. Tercera en el Bol d'or y en las Ocho Horas de Sepang, la N.37 buscará subir más alto en Le Mans.

Un escalón por detrás de los favoritos, Ducati, que participará por primera vez con una moto oficial en una carrera de 24 Horas, buscará dar la sorpresa.

Cuenta con un excepcional trío de pilotos, con el triple ganador de 2010 a 2012 Julien Da Costa, que correrá sus últimas 24 Horas, con el expiloto de MotoGP Randy de Puniet y con Louis Rossi, ganador en ese mismo circuito en Moto3 en 2012.

Aunque la moto, que nunca ha disputado una carrera de 24 horas está expuesta a errores de principiante.

Dos veces segundo con Kawasaki y con Honda, Randy de Puniet avisa: "Es la resistencia, nada está decidido nunca (...) habrá sorpresas", señala para AFP.