Emmanuel Macron viajará nuevamente a Líbano para insistir en un cambio político

El presidente francés Emmanuel Macron y el presidente del Líbano, Michel Aoun, usan máscaras protectoras en el palacio presidencial en Baabda, Líbano, el 6 de agosto de 2020.
El presidente francés Emmanuel Macron y el presidente del Líbano, Michel Aoun, usan máscaras protectoras en el palacio presidencial en Baabda, Líbano, el 6 de agosto de 2020. © REUTERS / Mohamed Azakirof

El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que viajará a Beirut este primero de septiembre para una visita de 24 horas, en la que el mandatario instará a los líderes libaneses a crear un gobierno de unidad y llevar a cabo las reformas estructurales que París considera necesarias para salir de la crisis. 

Anuncios

Según un comunicado del Palacio del Elíseo, el viaje también es la oportunidad para pedir a Líbano reformas estructurales. "Ha llegado el momento del despertar y la acción. Las autoridades libanesas deben ahora poner en marcha las reformas políticas y económicas exigidas por el pueblo libanés", planteó el documento.  

Esta será la segunda visita en menos de un mes al país de los cedros para el jefe del Estado francés, quien ya había viajado a la capital de Líbano el 6 de agosto pasado, dos días después de la explosión en el puerto de Beirut que dejó al menos 220 muertos y 6.500 heridos.

En aquella visita, el mandatario francés se había comprometido a supervisar que la ayuda financiera internacional llegara al país, ya devastado por la crisis económica y en medio de las protestas que denuncian la corrupción gubernamental. "Entiendo su enfado. No estoy aquí para apoyar al Gobierno. Estoy aquí para ayudarlos como pueblo. Les garantizo que esta ayuda no irá a manos de la corrupción", prometió Macron en su momento.

El presidente francés Emmanuel Macron mientras visita el sitio devastado de la explosión en el puerto de Beirut, Líbano, el 6 de agosto de 2020.
El presidente francés Emmanuel Macron mientras visita el sitio devastado de la explosión en el puerto de Beirut, Líbano, el 6 de agosto de 2020. © REUTERS / Thibault Camus

El pasado martes 25 de agosto, el ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, estuvo en Marsella para participar en la salida de un barco cargado con 2.500 toneladas de ayuda humanitaria con destino a Líbano y, también, aprovechó la oportunidad para urgir cambios políticos y económicos profundos en el país. 

“La catástrofe no debe utilizarse como pretexto para oscurecer esta realidad que existía antes de la explosión (...), la de un país al borde del abismo que no puede reformarse a sí mismo", dijo Le Drian a la prensa local.

Francia no quiere "firmar un cheque en blanco" 

El Elíseo, que coordina la ayuda internacional para Beirut, organizó una videoconferencia el pasado 9 de agosto con los representantes ante Naciones Unidas, donde los participantes se comprometieron a brindar una ayuda de alrededor de 300 millones de dólares, de los cuales más de 25 provendrían de París.

Pero Francia no tiene la intención de "firmar un cheque en blanco" a Líbano, como declaró Emmanuel Macron el 6 de agosto en Beirut y como reiteró Jean-Yves Le Drian en sus declaraciones. Por lo que el embajador de Francia en el Líbano envió al presidente libanés, Michel Aoun, y al presidente de la Cámara de Diputados, Nabih Berri, un documento en el que se enumeran las medidas a tomar para el futuro del país.

01:22

El texto de dos páginas menciona en particular una auditoría del banco central, el nombramiento de un gobierno provisional capaz de implementar reformas urgentes y elecciones legislativas anticipadas dentro de un año.

Este documento "retoma la mayoría de las propuestas que ya se hicieron en el marco de la conferencia Cedar y el Grupo de Apoyo Internacional para el Líbano el 11 de diciembre de 2019", comentó una fuente de la Presidencia de la República Francesa.

"Este documento renueva la disposición de Francia para apoyar al Líbano en este contexto. No es de ninguna manera una hoja de ruta, es informal", agregó el funcionario.

Mientras tanto, el gobierno libanés que cayó en cesación de pagos y todavía no alcanza un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), a pesar de meses de discusiones, sigue sumido en la crisis financiera. 

"La prioridad debe ir a la rápida formación de un gobierno para evitar un vacío de poder que permitiría a Líbano hundirse más en la crisis", se lee en el documento que cita cuatro áreas que requieren medidas de emergencia: la ayuda humanitaria y la respuesta a la pandemia del Covid-19, la reconstrucción tras el desastre del 4 de agosto, reformas políticas y económicas y finalmente elecciones legislativas anticipadas.

Este plan profundizaría la intermediación de Francia en Líbano, una postura que divide a la población libanesa entre las críticas que apuntan al interés del gobierno galo con el país que fue su colonia y quienes apoyan la intervención internacional. 

Tras la deflagración y el surgimiento de las multitudinarias manifestaciones que responsabilizan a la clase política por los acontecimientos, el gobierno de Hassan Diab presentó su dimisión el pasado 10 de agosto. Pero fueron necesarias tres semanas para organizar las consultas parlamentarias, que este lunes 31 de agosto deberían conducir al nombramiento de un nuevo Primer Ministro.

Con AFP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24