Nubes en todos los frentes en el inicio del Tour de Francia

Niza (Francia) (AFP)

Anuncios

Nubes sobre el Tour de Francia a semejanza del clima: este sábado en Niza se dio el pistoletazo de salida a la 107ª edición, en un complicado contexto sanitario que forzó a una drástica reducción del número de espectadores en las zonas de salida y llegada.

El director del Tour, Christian Prudhomme, bajó la bandera de la primera etapa (156 km) para los 176 corredores en liza, más que nunca bajo la amenaza del nuevo coronavirus hasta el final de la prueba previsto el 20 de septiembre en París.

Con mascarillas, los ciclistas, en la primera fila de los cuales se encontraba el vigente campeón, el colombiano Egan Bernal, escucharon el himno francés antes de que el pelotón iniciara el desfile, escoltado por dos filas de espectadores también con mascarilla.

Este sábado por la mañana, los 22 equipos conocieron que se mantenía la regla que prevé la expulsión de una escuadra si sufre dos casos positivos de covid-19 en siete días en su grupo, incluidos los directivos. El viernes, la Unión Ciclista Internacional (UCI) había sugerido una flexibilización de esta medida limitándola solo a los positivos en pedalistas, pero las autoridades francesas se mantuvieron en su postura inicial.

- "Nadie sabe lo que va a pasar" -

"Seguimos en dos casos sobre 30 personas del mismo equipo en un periodo de siete días", confirmó a la AFP Prudhomme.

La decisión, que no hace peligrar la participación del equipo belga Lotto (cuyos casos positivos tuvieron lugar hace días), fue tomada por la célula interministerial de crisis. El departamento francés donde tendrán lugar las dos primeras etapas del Tour, Alpes Marítimos, está en la zona roja.

La incertidumbre es mayor que nunca en el inicio de este Tour bajo vigilancia.

"Nadie sabe lo que va a pasar pero vamos a intentar llegar a París", resumió el viernes David Brailsford, director del equipo Ineos, vencedor en siete de las últimas ocho ediciones de la 'Grande Boucle'.

En la salida, el ministro de Educación francés a cargo de Deportes, Jean-Michel Blanquer, consideró "muy débil" la hipótesis de una suspensión de la prueba antes de su final. Pero "este tipo de cosas pueden pasar", reconoció un día después del anuncio de más de 7.000 nuevos casos de contagio detectados el viernes en las últimas 24 horas en Francia. "Pero pienso que no va a ocurrir porque realmente hay un trabajo extraordinario hecho por los organizadores del Tour".

La única certeza es que esta 107ª edición no se parece a ninguna otra por las medidas específicas adoptadas por el público, que se quedó sin selfies y autógrafos, por la obligación de llevar una mascarilla y con los medios de comunicación alejados.

- Riesgo de tormenta -

Bernal y el esloveno Primoz Roglic, los dos máximos favoritos, están como el resto de participantes en una burbuja de unas 700 personas que incluye a los corredores y a todos los que deben estar a su lado (directores, masajista, cocinero...).

El colombiano de 23 años fue coronado "líder absoluto" del Ineos por Brailsford, quien convocó al ecuatoriano Richard Carapaz y dejó fuera de la convocatoria a dos antiguos campeones (Chris Froome y Geraint Thomas).

El Ineos, antiguo Sky, deberá estar muy atento a la potencia emergente neerlandesa Jumbo, quien ha construido un equipo a su misma altura en torno a Roglic y a su segundo, el neerlandés Tom Dumoulin.

Durante la primera semana, el recorrido, muy dinámico, multiplica las opciones de ataques en la travesía por el sur de Francia que pasa por los Alpes antes de los Pirineos el siguiente fin de semana. Pero, a la espera de las primeras ascensiones el domingo en los alrededores de Niza, proclives para el francés Julian Alaphilippe, el hombre que hizo soñar a sus compatriotas en julio de 2019, son los esprínteres quienes apuntan a vestir el primer maillot amarillo.

El australiano Caleb Ewan, ganador de tres etapas el año pasado, el irlandés Sam Bennett y el italiano Giacomo Nizzolo, flamante campeón de Europa, parten entre los favoritos a adjudicarse esta etapa inaugural en la que probablemente haya tormenta. ¡Otro riesgo!