Saltar al contenido principal

Mali: la Junta Militar tiene un primer acercamiento con el M5, principal coalición opositora

Ismael Wague, portavoz del Comité Nacional para la Salvación del Pueblo, llega a la Base Militar en Kati, Mali, en las afueras de Bamako, para una reunión con los líderes del M5 el 26 de agosto de 2020.
Ismael Wague, portavoz del Comité Nacional para la Salvación del Pueblo, llega a la Base Militar en Kati, Mali, en las afueras de Bamako, para una reunión con los líderes del M5 el 26 de agosto de 2020. © Annie Risemberg / AFP
Texto por: Natalia Plazas
5 min

La jornada del sábado, en la que estaba previsto el inicio de los diálogos para una transición al poder civil entre los militares que tomaron el poder en Mali y distintos sectores políticos y sociales, comenzó con tensiones cuando la junta decidió aplazar la reunión tras no haber invitado al principal movimiento opositor, el M5. Sin embargo, al final se produjo un primer acercamiento entre ambos.

Anuncios

Una delegación del movimiento opositor M5 se reunió con el Comité Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP), la Junta Militar que tomó el poder en el país y derrocó al presidente Ibrahim Boubakar Keïta el 18 de agosto.

Se trató de un primer acercamiento para establecer la colaboración entre el CNSP y el M5 durante un periodo de transición hacia un gobierno civil tras el golpe de Estado. 

Horas antes, el llamado M5 había expresado su enojo por haber sido excluido de la primera reunión, que debía realizarse el sábado con distintos sectores políticos y sociales. 

El M5, que agrupa líderes religiosos, opositores y representantes de la sociedad civil, es la coalición que lideró durante meses las protestas contra el presidente Keïta, por lo que al no haber sido invitada formalmente a participar en el encuentro -aunque varios de sus líderes sí fueron convocados- enfureció al colectivo, que acusó a la Junta Militar de "confiscar" el cambio.

Poco después, la Junta canceló el evento, alegando motivos organizativos, lo que aumentó la tensión en el país y en la región, a la espera de que se establezcan las pautas de una transición. Sin embargo, en la noche del sábado se produjo el primer encuentro entre ambos grupos, lo que calmó los ánimos.

Dirigentes políticos se reúnen el 29 de agosto en un encuentro frustrado de iniciar los diálogos hacia una transición civil.
Dirigentes políticos se reúnen el 29 de agosto en un encuentro frustrado de iniciar los diálogos hacia una transición civil. © France24

El M5 propone una transición de 18 a 24 meses

Según informó uno de los líderes del M5, Choguel Maïga, a la agencia de prensa AFP, el movimiento propuso durante el encuentro con los militares que la transición tenga una duración de entre 18 y 24 meses con civiles al frente de una Presidencia, un Gobierno y una Asamblea de Transición.

Además, según puntualizó Maïga, el movimiento opositor también propuso un Comité de Seguimiento y Vigilancia durante el periodo de transición que estaría "compuesto principalmente por miembros de la junta y del M5", sin embargo, no precisó la articulación que mantendría ese mecanismo con el gobierno temporal. 

Por su parte, el M5 ha expresado su voluntad de figurar como protagonista en la medida que consideran que fueron ellos quienes forzaron la caída de Keïta después de haber liderado durante meses masivas manifestaciones en contra del mandatario. 

Partidarios del Imam Mahmoud Dicko, líder del movimiento M5, y otros partidos políticos de oposición asisten a una protesta masiva exigiendo la renuncia del presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keita, en Bamako, Mali, el 11 de agosto de 2020.
Partidarios del Imam Mahmoud Dicko, líder del movimiento M5, y otros partidos políticos de oposición asisten a una protesta masiva exigiendo la renuncia del presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keita, en Bamako, Mali, el 11 de agosto de 2020. © Rey Byhre / Reuters

La duración de la transición política, principal tema a definir

Las negociaciones entre los distintos sectores políticos y militares buscan establecer las pautas para la futura transición a un gobierno civil en el país. Sin embargo, los militares, la comunidad internacional y los expertos están divididos sobre el tiempo que esta debería durar y quién debería estar a la cabeza. 

Por el momento, los líderes militares a cargo del golpe han prometido que la transición se llevará a cabo. La Junta propuso inicialmente una transición de tres años bajo liderazgo militar, luego redujo la duración a dos años y se mostró abierta a que el líder sea civil. 

La Comunidad de Estados de África Occidental, CEDEAO, que está presionando por un rápido retorno al orden civil y ha impuesto un estricto embargo al país, exige que la transición se haga en el término de un año y bajo un mandato civil. 

Por su parte, Francia instó este domingo a la Junta Militar a que organice la transición al poder civil "rápidamente", advirtiéndole de un posible fortalecimiento de los grupos yihadistas que ya controlan buena parte del norte del país, uno de los motivos que instó los movimientos de protestas contra Keïta. 

"Esta transición debe hacerse rápidamente (...) porque si no se da, entonces el riesgo es que todo esto beneficie primero a los terroristas", declaró la ministra de las Fuerzas Armadas francesa, Florence Parly. 

Con AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.