El sitio arqueológico griego de Micenas sufre daños menores por incendio

Anuncios

Atenas (AFP)

El sitio arqueológico de Micenas, uno de los más imponentes de la prehistoria griega, junto al que el domingo se registró un incendio forestal, no sufrió daños mayores, afirmó este lunes la ministra de Cultura griega, tras realizarse una inspección de las ruinas.

"Los daños causados en el sitio arqueológico son absolutamente mínimos, puesto que los servicios de bomberos actuaron rápidamente y eliminaron la vegetación seca de la zona", señaló en el lugar la ministra Lina Mendoni.

El incendio se desencadenó al mediodía del domingo cerca del sitio, construido en la Edad de Bronce en el Peloponeso, a unos 120 km al suroeste de Atenas.

Las llamas rozaron las ruinas cercanas a la tumba del héroe homérico Agamenón, rey de Micenas y jefe de los aqueos durante la guerra de Troya, provocando la evacuación inmediata de visitantes y personal.

La ciudad de Micenas, desde donde se domina la llanura de Argólida, en el noreste del Peloponeso, dio su nombre a la civilización micénica que floreció entre 1600 y 1100 a. C. y tuvo un papel esencial en el desarrollo de la cultura griega clásica.

Su célebre Puerta de los Leones, de unos 3.250 años de antigüedad, que marca la entrada a la ciudad antigua, quedó ennegrecida por el humo, según puede constatarse en imágenes publicadas este lunes.

En esta jornada, el sitio estuvo cerrado a los visitantes, pero su museo arqueológico, que está junto a las ruinas, reabrió al público.

La ministra de Cultura indicó que todo el sitio de Micenas en su conjunto reabrirá pronto, y añadió que "los visitantes sólo verán un poco de hierba quemada en el suelo".

Grecia sufre feroces incendios forestales durante todos los veranos (boreales), provocados sobre todo por la sequía, los fuertes vientos y temperaturas que a menudo superan los 30ºC.

Hace 13 años, el sitio de Olimpia, cuna de los Juegos Olímpicos modernos, fue alcanzado por un incendio. Los templos y estadios de la ciudad, situados en el noroeste del Peloponeso, pudieron ser preservados por los bomberos, pero decenas de habitantes que moraban en los alrededores murieron a causa del siniestro.