Macron anuncia que está listo para albergar la conferencia de ayuda del Líbano en octubre

El presidente francés Emmanuel Macron planta un cedro, árbol nacional del Líbano, en una reserva cercana a Beirut en la fecha en que se conmemora un siglo de la creación del Líbano, el 1 de septiembre de 2020, en compañía de representantes de la ONG Jouzour Loubnan.
El presidente francés Emmanuel Macron planta un cedro, árbol nacional del Líbano, en una reserva cercana a Beirut en la fecha en que se conmemora un siglo de la creación del Líbano, el 1 de septiembre de 2020, en compañía de representantes de la ONG Jouzour Loubnan. © Gonzalo Fuentes/Pool vía Reuters.

Este primero de septiembre, fecha en la que se conmemora un siglo de la fundación del Líbano, Emmanuel Macron, de visita por segunda vez en menos de un mes después de las explosiones en el puerto de Beirut, presiona para que haya reformas estructurales en los próximos tres meses y elecciones en menos de un año.

Anuncios

Las próximas seis semanas son de vital importancia para el Líbano. Así lo anticipó Emmanuel Macron este 1 de septiembre tras haber llegado a Beirut en la noche anterior. Este lunes, antes de su llegada, los líderes del Parlamento libanés acordaron la elección del exembajador Mustapha Adib como nuevo primer ministro en medio de la presión del mandatario francés en el transcurso del fin de semana.

El lunes 31 de agosto, después de aterrizar, Macron se reunió con la artista libanesa Fairuz, que con 85 años es una de las últimas leyendas vivas de la canción árabe y cuya música trasciende las divisiones del país. Y este martes primero de septiembre, cuando se conmemora la creación del Estado del Gran Líbano, precursor del actual Líbano, el presidente francés plantó un cedro joven, árbol nacional libanés, en una reserva forestal cercana a Beirut. Según explicó el Palacio del Elíseo, Macron plantó este árbol “para mostrar su confianza en el futuro del país”.

La fuerza aérea francesa sobrevoló Beirut dejando una estela de humo con los colores rojo, blanco y verde, que componen la bandera del país.

Con estos gestos el presidente Francés busca insistir en su mensaje de respaldo al pueblo libanés, y por eso dice que continuará su presión a la clase política del país. Además anticipó que liderará una conferencia a mediados de octubre para encontrar estrategias que ayuden al Líbano a salir de la crisis política y económica en la que se encuentra.

El evento sería organizado de la mano con las Naciones Unidas. "Estoy listo para realizarlo en París", dijo Macron.

Macron anuncia sanciones contra líderes políticos si no hay reformas estructurales

Dos días después de la explosión en el puerto de Beirut el pasado 4 de agosto, que dejó alrededor de 190 muertos y más de 6.000 heridos, Emmanuel Macron llegó al país con el mensaje de iniciar un “diálogo de verdad” y “de franqueza” con los líderes políticos del país. En su segunda visita en menos de un mes, el mandatario habló de decisiones concretas.

“Es la última oportunidad para este sistema”, dijo Macron en una entrevista con el portal POLITICO. “Estoy haciendo una apuesta arriesgada, lo sé… Estoy poniendo lo único que tengo sobre la mesa: mi capital político”, explicó el presidente francés al tiempo que advirtió a los políticos libaneses que se arriesgan a sanciones si no fijan un nuevo rumbo para el país en los próximos tres meses. 

Este martes, en medio de su visita, el presidente dijo en sus redes: 

"La libertad, el diálogo, la coexistencia. El Líbano es fuerte de sus valores. Fuerte de la Historia centenaria del Gran Líbano. Sabrá renacer de la crisis que atraviesa. Les digo en nombre de los franceses: estaremos siembre al lado del pueblo libanés".

La crisis económica del Líbano está fundada en décadas de corrupción y gastos, que hoy se reflejan en una de las deudas estatales más altas del mundo. Desde octubre de 2019, la libra libanesa está en picada y el sistema bancario se encuentra paralizado. Este martes, Macron dijo que hace falta conocer "la verdad de los números" y sugirió una auditoría para la banca.

La pobreza y el desempleo vienen en aumento en un país que tiene el mayor número de refugiados per capita del mundo, la mayoría de ellos provenientes de Siria.

Macron dice que está en busca de “compromisos creíbles” y que está “pidiendo un mecanismo de seguimiento” a los líderes libaneses. Lo cual incluye que se fije una elección legislativa en los próximos seis o 12 meses. Además, anunció que los recursos prometidos al Líbano en 2018 en la conferencia de París no serían liberados a menos de que se implementaran reformas. 

La agenda de Macron en esta segunda visita al Líbano en menos de un mes

Se tiene previsto que Macron almuerce este martes con el presidente libanés Michel Aoun, una de las autoridades que no ha estado exenta de críticas en las protestas que iniciaron hace casi un año y que se reanudaron luego de la explosión en el puerto. El presidente francés estará de nuevo en el sitio de la catástrofe.

Se reunirá luego con una tripulación procedente de Marsella que llega a Beirut en una embarcación con más de 2.500 toneladas de ayuda humanitaria enviadas por empresas, organizaciones no gubernamentales y otros colectivos. Más tarde se espera que visite un hospital con pacientes de Covid-19.

El presidente Macron dijo que está abierto a "hablar con todos", incluido el partido Hezbolá, que tiene el respaldo de Irán y es considerado por Estados Unidos como un grupo terrorista. Macron explicó su apertura hacia el diálogo con este grupo porque "es una fuerza política que está representada en el parlamento". El líder de ese partido, Hassan Nasrallah, dijo el domingo que su movimiento estaba "abierto" a la propuesta política del mandatario francés.

Se espera que en el transcurso de su visita Emmanuel Macron se reúna con todas las facciones políticas del Líbano.

Con Reuters y FRANCE 24

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24