Saltar al contenido principal

Tras años de crecimiento, Australia entra en recesión

Transeúntes con máscaras caminan por el centro de la ciudad mientras el estado de Nueva Gales del Sur continúa informando números bajos de nuevos casos diarios de la enfermedad por coronavirus, en Sydney, Australia, el 28 de agosto de 2020.
Transeúntes con máscaras caminan por el centro de la ciudad mientras el estado de Nueva Gales del Sur continúa informando números bajos de nuevos casos diarios de la enfermedad por coronavirus, en Sydney, Australia, el 28 de agosto de 2020. © REUTERS/Loren Elliott
4 min

Australia entró en su primera recesión en casi tres décadas al registrar este 2 de septiembre una caída del producto interior bruto (PIB) de un 7 % en el trimestre que terminó en junio (frente al primero), el mayor descenso de su historia.

Anuncios

La pandemia ha provocado la peor caída, por un amplio margen, del PIB trimestral australiano desde que iniciaron los registros en el país en 1959, informó en un comunicado la Oficina australiana de Estadísticas. Así, el Gobierno confirmó que en el segundo trimestre del año hubo una contracción del 7 % respecto a los tres meses anteriores, lo que representa una caída interanual del 6,3 %. 

El PIB de este país había registrado casi 30 años de crecimiento consecutivo, incluso durante la crisis financiera internacional, pero el primer trimestre de este año cayó un 0,3 %, con lo que acumula dos periodos negativos seguidos, lo que en materia económica se clasifica como recesión. 

La Oficina de Estadísticas del Gobierno australiano explicó en su comunicado que la respuesta para apoyar la crisis provocada por el coronavirus a los hogares y las empresas en el país, derivó en una cantidad de pagos sin precedentes del sector público al privado.

Una de las respuestas gubernamentales de Australia ante la llegada de la pandemia al país fue imponer un conjunto de restricciones como el cierre de negocios para frenar la propagación del Covid-19 e implementar paquetes de ayuda, entre ellos programas salariales, apoyos de desempleo y estímulos financieros que en total equivalen a un 13,3 % de su PIB.

Un rebrote del virus en Melbourne es la nueva preocupación 

Con más de 25.000 contagios acumulados desde el inicio de la pandemia y 663 muertes, Australia es uno de los países impactados por un rebrote del virus en su territorio, que llegó en Melbourne en junio y que ocasionó desajustes en los planes económicos formulados para hacer frente a la crisis económica por el Covid-19.

Australia registró casi 100 nuevos casos de coronavirus el 1 de septiembre, por primera vez en dos meses, lo que da esperanzas de un reflujo duradero de la segunda ola epidémica, que se ha concentrado en la región de Melbourne.

El estado de Victoria, del que Melbourne es la capital, registró 73 nuevos casos, mientras que en el punto más alto de la crisis, a finales de julio, aparecieron más de 700 nuevos casos en 24 horas.

Los responsables sanitarios han impuesto restricciones a los residentes de la ciudad durante varias semanas, incluido un toque de queda nocturno y el cierre de todos los negocios no esenciales hasta el 13 de septiembre.

Las autoridades presentarán el 6 de septiembre una hoja de ruta sobre las etapas del desconfinamiento, detallando que la flexibilización de las restricciones será gradual. Sin embargo, las fronteras entre este estado y el resto del país deberían permanecer cerradas después que entren en vigor las medidas. La mayoría de los demás estados registran mínimos o nulos casos nuevos.

El vecino estado de Nueva Gales del Sur actualmente es el más afectado después de Victoria, donde se identificaron diez nuevos casos en esta entidad de la que Sydney es la capital. 

Con Reuters, EFE y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.