Tras un mes de la tragedia en Beirut, un minuto de silencio por las víctimas

Un equipo de rescate busca en los edificios dañados por la explosión masiva en el área del puerto de Beirut, en Gemmayze, Líbano. 4 de septiembre de 2020.
Un equipo de rescate busca en los edificios dañados por la explosión masiva en el área del puerto de Beirut, en Gemmayze, Líbano. 4 de septiembre de 2020. © Aziz Taher / Reuters

Hace un mes, 2.750 toneladas de nitrato de amonio explotaron en el puerto de la ciudad de Beirut, dejando 191 muertos, miles de heridos y un panorama desolador. Con un minuto de silencio, los libaneses conmemoran este 4 de septiembre a las víctimas que dejó la deflagración y no cesan sus pedidos por Justicia. 

Anuncios

Con un minuto de silencio, Líbano recuerda a las personas que murieron por la explosión del pasado 4 de agosto en el puerto de Beirut.

A las 16.07 GMT exactamente, 2.750 toneladas de nitrato de amonio explotaron y una onda mortal arrasó con todo a su paso. Los fallecidos, 191 hasta el momento, siguen apareciendo entre los escombros. Más de 6.500 personas quedaron heridas y cerca de 300.000 residentes de Beirut perdieron sus hogares.

A través de Twitter, el Ejército libanés hizo un llamado a la población para unirse a un minuto de silencio en la hora exacta en la que ocurrió una de las peores tragedias que ha vivido Líbano en los últimos tiempos.

"Haremos un minuto de silencio en señal de luto por las almas de los mártires y con la intención de que se recuperen los heridos, coincidiendo con el repique de las campanas de la iglesia, el llamamiento del rezo en las mezquitas y la suspensión del paso alrededor del puerto", indicó el estamento militar.

Vista aérea tomada el 26 de agosto de 2020 donde se ve el daño en el puerto de Beirut, Líbano.
Vista aérea tomada el 26 de agosto de 2020 donde se ve el daño en el puerto de Beirut, Líbano. © AFP

La carga mortal de nitrato de amonio, almacenada en el puerto de Beirut durante los últimos seis años, cobró la vida de cientos de personas. La comunidad internacional puso los ojos sobre la catástrofe, y los libaneses sobre el Gobierno.

La presión social en las calles y, sobre todo, la magnitud de la tragedia, provocó la renuncia en bloque del Gobierno de Hassan Diab y la posterior designación de Mustapha Adib como nuevo primer ministro.

Rescatistas chilenos buscan sobrevivientes del siniestro

El grupo de rescatistas chileno Topos Chile llegó esta semana a Beirut con el fin de ayudar en la búsqueda de posibles sobrevivientes de la tragedia del pasado 4 de agosto.

Una posible señal de vida la dio un perro del equipo chileno que, en dos ocasiones diferentes se sentó "en el mismo punto y a la misma distancia" donde se cree que hay dos cuerpos, como aseguró Francisco Lermanda, jefe de Topos Chile.

Los rescatistas creen que uno de los cuerpos está sin vida y el otro se encontraría justo debajo del cadáver. Aun no se ha podido confirmar si el sonido que se detectó (18 pulsaciones por minuto) con un escáner de ruido se trata de latidos de corazón.

La búsqueda puede tardar varios días más, pues no se puede usar ninguna máquina para remover los escombros: “No podemos golpear ni hacer nada que pueda arriesgar la vida de esa posible persona”, añadió Lermanda.

Los rescatistas tienen la difícil tarea de seguir buscando sobrevivientes entre las ruinas, mientras que el Gobierno libanés tendrá que sacar al país de una de las peores crisis de su historia.

Con Reuters y EFE

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24