Una líder opositora arrestada y más de 600 detenidos tras otra marcha masiva en Belarús

La líder opositora Maria Kolesnikova participa de una movilización en contra del presidente Aleksandr Lukashenko en Minsk, Belarús, el 6 de septiembre de 2020.
La líder opositora Maria Kolesnikova participa de una movilización en contra del presidente Aleksandr Lukashenko en Minsk, Belarús, el 6 de septiembre de 2020. © TUT.BY / AFP

El equipo de campaña de Maria Kolesnikova informó que la dirigente fue interceptada por hombres no identificados en el centro de Minsk y fue forzada a ingresar a un minibús. La mujer había participado el domingo de una multitudinaria movilización por la que, según las fuerzas de seguridad bielorrusas, hay 633 arrestados.

Anuncios

El puño de hierro de Alexander Lukashenko volvió a golpear con fuerza tras una nueva movilización multitudinaria en Belarús. El domingo 6 de septiembre, más de 100.000 personas salieron a las calles del país a reclamar la salida del mandatario, quien ocupa el cargo desde 1994 y fue reelecto en las elecciones del 9 de agosto, catalogadas por la oposición como fraudulentas.

La respuesta del Gobierno bielorruso fue la detención de 633 participantes en 42 acciones de protesta en distintas localidades del país, que se sumaron a otros 30 arrestos del día anterior, según informó el Ministerio del Interior de Belarús, organismo que estimó la convocatoria del domingo en “cerca de 31.000 personas”, muy lejos de los cálculos de los medios.

Decenas de manifestantes participan en una protesta en Belarús el 6 de septiembre de 2020.
Decenas de manifestantes participan en una protesta en Belarús el 6 de septiembre de 2020. © EFE

Pero la aprehensión de más alto perfil se dio este lunes 7 de septiembre y, según reportes de testigos y medios, bajo circunstancias poco claras. La líder opositora Maria Kolesnikova fue abordada por hombres no identificados en Minsk y fue empujada hacia un minibús, según informó su equipo de campaña, en base a declaraciones de testigos.

De acuerdo con las personas en el lugar, el vehículo tenía la leyenda de “comunicaciones” y se alejó rápidamente del lugar. Lo mismo declaró una mujer llamada Anastasia al sitio web de noticias 'TUT.by'. Los asesores de Kolesnikova aseguraron que el teléfono de la mujer se encuentra apagado.

El Ministerio del Interior bielorruso negó haber apresado a la opositora, pero el Comité de Seguridad del Estado, todavía conocido con el nombre de la era soviética KGB, evitó referirse al tema.

01:31

El Consejo de Coordinación, que integra Kolesnikova, denunció la desaparición de la mujer como parte de los “métodos de terror utilizados por el Gobierno en lugar de un diálogo con la sociedad”, medidas que “agravarán la crisis y alimentarán más protestas”.

Detenciones arbitrarias y presiones para desactivar el armado opositor

Kolesnikova forma parte del Consejo de Coordinación que pide la salida de Lukashenko y una transferencia pacífica del poder. Ella integró el trío de mujeres que encabezó la oposición contra el mandatario en las elecciones generales, junto a la candidata presidencial Svetlana Tikhnovskaya y a Veronika Tsepkalo.

Pero la semana pasada, la líder anunció la creación de un nuevo partido opositor, Together, plataforma con la que pretende una salida a la crisis pero que sorprendió a colegas detractores por sus llamados a reformas constitucionales debido a que podrían desviar la atención del objetivo principal, que es la renuncia de Lukashenko.

En este momento, Kolesnikova es la única integrante de la troika de mujeres que permanece en Belarús. Tikhanovskaya se trasladó a Lituania tras las elecciones, mientras que Tsepkalo se encuentra en Ucrania.

Desde Lituania, en declaraciones a 'TUT.by', Tikhanovskaya calificó la detención de Kolesnikova como un “secuestro” y un intento de “intimidación” contra el Consejo de Coordinación, pero advirtió que esas medidas no detendrán las manifestaciones.

La represión de las manifestaciones pacíficas y las detenciones masivas han sido prácticas habituales entre las fuerzas de seguridad bielorrusas para aplacar las protestas contra Lukashenko.

Además de Kolesnikova, el Consejo de Coordinación aseguró que perdió contacto con otros dos de sus miembros, Andrei Yahorau e Irina Sukihiy.

Además, otros dos de sus integrantes, Sergei Dylevsky y Olga Kovalkova, que habían cumplido una condena de diez días de cárcel, recibieron nuevas penas de 15 días. Kovalkova apareció este sábado en Polonia y denunció que las autoridades la presionaron para que abandonara el país, bajo la amenaza de mantenerla mucho tiempo en prisión.

La Unión Europea condena las detenciones, Lukashenko denuncia una “trama occidental”

El alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, escribió en Twitter que “las detenciones arbitrarias y los secuestros por motivos políticos” son “inaceptables”. "Las autoridades estatales deben dejar de intimidar a los ciudadanos y de violar sus propias leyes y sus obligaciones internacionales", subrayó.

Pero pese a la presión internacional, Alexander Lukashenko hace oídos sordos a los reclamos y cierra su discurso en torno a la “trama occidental”, supuestamente creada para sacarlo del poder.

Si antes de las elecciones el mandatario denunciaba los intentos de “desestabilización” de Rusia, después de los comicios Moscú se ha convertido en su principal aliado para mantenerse en el cargo.

El Gobierno de Vladimir Putin reforzó aún más su respaldo a Lukashenko el jueves pasado, con la visita del primer ministro Mikhail Mishustin, primer viaje de alto nivel a Belarús desde el inicio de la crisis.

Con AFP, EFE y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24