Nicaragua: acusan al Gobierno de abusos sexuales y torturas contra manifestantes

Archivo-Manifestación contra los asesinatos ocurridos durante las protestas contra el presidente Daniel Ortega, en Managua, Nicaragua, el 30 de mayo de 2019.
Archivo-Manifestación contra los asesinatos ocurridos durante las protestas contra el presidente Daniel Ortega, en Managua, Nicaragua, el 30 de mayo de 2019. © AFP/Inti Ocon

Según las denuncias, las víctimas fueron detenidas a partir de abril de 2018, durante las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega. Los hechos habrían sido cometidos por policías y “cuerpos paramilitares”, algunos con acento extranjero. Muchos de los abusos sexuales y torturas fueron ejecutados en la Dirección de Auxilio Judicial, conocido como “El Chipote”, en Managua.

Anuncios

Así lo señalaron al menos 18 víctimas de estos hechos, 11 mujeres y 7 hombres, que denunciaron lo ocurrido ante la Fundación Arias para la Paz, que este 8 de septiembre instaló un Tribunal de Conciencia, el cual concluirá sus sesiones el próximo viernes.

De acuerdo con los testimonios, a partir de abril de 2018, manifestantes que participaban en la ola de protestas que exigía la salida del poder del presidente Daniel Ortega fueron detenidos por las autoridades para luego ser sometidos a diversas formas de violencia sexual y torturas.

Aseguran que esos delitos fueron ejecutados por policías y "cuerpos paramilitares", además de civiles con acento extranjero, y que los abusos fueron cometidos en vehículos y centros de detención. Muchos de ellos incluso en la Dirección de Auxilio Judicial, en Managua, sitio conocido como “El Chipote”.

 "La violación sexual como tortura constituyó en Nicaragua un delito de lesa humanidad porque fue perpetrado por agentes estatales como parte de un plan o una estrategia preestablecida, es decir, con intencionalidad y conocimiento. Además, fue practicada de manera generalizada y sistemática y en contra de la población civil", aseguró la exdirectora del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional, Soraya Long, quien presentó un peritaje basado en testimonios de personas que fueron detenidas durante las protestas antigubernamentales de las que surgió una violenta crisis sociopolítica.

Los denunciantes también relataron golpes, mordiscos y amenazas entre las múltiples agresiones de las que fueron objeto. “En el caso particular de las mujeres, sus cuerpos fueron instrumentalizados para enviar un mensaje de poder, para humillar, amedrentar, amenazar y conseguir información", afirmó Long.

"La promoción de la impunidad" 

Estas denuncias se produjeron en el marco de la instalación de un Tribunal de Conciencia establecido este martes por la Fundación Arias para la Paz, del expresidente de Costa Rica y Nobel de la Paz, Óscar Arias.

La Fundación explicó que actúa en representación de la Plataforma de Acceso a la Justicia, la cual reúne a un grupo de organizaciones nicaragüenses que "han tenido que ocultar su identidad en vista del recrudecimiento de la represión en ese país contra los defensores de los derechos humanos". Las pruebas y testimonios recopilados serán presentados ante instancias internacionales.

Soraya Long señaló durante esta primera sesión que “la promoción de la impunidad en materia de violación de los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad" forma parte del plan de las autoridades de Nicaragua.

En 2018, la Organización de Naciones Unidas (ONU) ya había señalado a la Administración de Ortega de violaciones generalizadas a los derechos humanos en medio de las protestas que exigen su dimisión, tras gobernar desde 2007. Sin embargo, el líder sandinista ha rechazado las acusaciones.

Con EFE y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24