Pironkova, próxima rival de Serena, asombra en su vuelta al tenis tras maternidad

Anuncios

Nueva York (AFP)

En su regreso a las pistas tras tres años retirada por maternidad, la búlgara Tsvetana Pironkova volvió a sorprender al mundo del tenis clasificando este lunes a los cuartos de final del Abierto de Estados Unidos, donde enfrentará a Serena Williams.

Pironkova, que aún no tiene posición en el ranking de la WTA, hizo este lunes una demostración de estrategia y convicción para derrotar en octavos a la francesa Alizé Cornet (56) por 6-4, 6-7 (7/5) y 6-3.

Por dos horas y 49 minutos la cancha Louis Armstrong de Flushing Meadows (Nueva York) se convirtió en el escenario de una intensa batalla con un marcador de ida y vuelta.

Pironkova golpeó primero al romperle el servicio a Cornet con 4-4 y meterse en el bolsillo el primer set por 6-4. En la segunda manga, la búlgara siguió dominando y llegó a tener una pelota de partido pero Cornet resistió y mandó el partido al tercer set en un intenso 'tie break'.

La búlgara, de 32 años, parecía completamente exhausta en el inicio de la tercera y definitiva manga. Ante la adversidad, y con la energía en mínimos, Pironkova decidió cambiar de estrategia.

"Fue muy duro no cerrar el partido en dos sets. Me di cuenta de que tenía que cambiar algo para sobrevivir a este partido, y pensé que empezaría a jugar más agresivamente para que los puntos fueran más cortos", explicó.

Pironkova sacó fuerzas para llevarse el partido y su primera clasificación a cuartos de un US Open.

"Es absolutamente irreal, no puedo creerlo", dijo Pironkova, cuya aparición previa en un Grand Slam fue en Wimbledon en 2017, donde quedó eliminada en la segunda ronda.

"Estaba exhausta pero me recuperé al final del partido (...) No creí que lo tuviera en mí, pero seguí luchando y luchando y dio sus frutos", se felicitó.

- "La maternidad me ha ayudado" -

La búlgara comenzó a atraer miradas en Flushing Meadows al eliminar a la española Garbiñe Muguruza, ex número uno mundial y ganadora de dos títulos de Grand Slam, en la segunda ronda. En la tercera dio cuenta, también en dos sets, de la croata Donna Vekic, número 24 de la WTA.

Su siguiente rival también será otra ex número uno del mundo que tiene en sus vitrinas 23 coronas de 'Majors', la estrella local Serena Williams.

"He jugado contra ella varias veces y es una gran campeona. Nunca la he ganado. Es un honor jugar contra ella pero ahora lo único que quiero es un buen baño y un masaje", dijo Pironkova agotada.

La búlgara y la estadounidense son dos de las tres madres que siguen en carrera por el título femenino de las US Open, de las nueve que comenzaron el torneo.

La tercera que seguía en liza es la ex número uno mundial Victoria Azarenka, que jugaba en octavos el lunes ante la checa Karolina Muchova.

Después de convertirse en madre y empresaria, Pironkova decidió darse una nueva oportunidad en el tenis y probar que podía competir de nuevo al máximo nivel. Su plan era reaparecer al inicio de la temporada 2020 pero tuvo que retrasarlo ocho meses debido a la pandemia de coronavirus.

"Trabajé en muchas, muchas cosas. Trabajé mucho en mi servicio, en mis golpes desde el fondo (...) Mentalmente es muy diferente para mí ahora, porque no me estoy presionando tanto. Principalmente disfruto del juego", dijo la búlgara, que también describió los beneficios de la maternidad para competir.

"Todo en la maternidad me ha ayudado. Obviamente te conviertes en una persona diferente. Ya no te concentras tanto en ti misma", explicó. "Soy mucho más organizada. Tengo más resistencia mental, físicamente conozco mejor mi cuerpo".

Frente a las gradas vacías de la cancha Louis Armstrong, la emoción del triunfo ante Cornet se mezcló con la añoranza de su hijo Alexander, nacido en abril de 2018.

"No lo he visto en un par de semanas y es duro. Es más duro cada día. Pero sé que me está viendo y que está orgulloso de mí", dijo Pironkova, haciendo una pausa para intentar contener las lágrimas. "Esto está valiendo la pena".