Policías de la provincia de Buenos Aires protestan frente a la residencia presidencial

Agentes de la policía de la provincia de Buenos Aires protestan frente al palacio residencial de Olivos para demandar mejores condiciones laborales y salarios, en medio de la pandemia del Covid-19), en Buenos Aires, Argentina, el 9 de septiembre de 2020.
Agentes de la policía de la provincia de Buenos Aires protestan frente al palacio residencial de Olivos para demandar mejores condiciones laborales y salarios, en medio de la pandemia del Covid-19), en Buenos Aires, Argentina, el 9 de septiembre de 2020. © Agustín Marcarian / Reuters

Cientos de efectivos de la policía de la provincia de Buenos Aires, la más grande fuerza de seguridad de Argentina, protestaron por tercer día consecutivo en diferentes puntos del distrito para reiterar sus reclamos de un mejor salario y el derecho a la sindicalización, entre otras demandas. 

Anuncios

El reclamo, en el que participan en su mayoría de uniforme, portando sus armas y con vehículos de la fuerza, es una situación sin precedentes en la provincia más poblada de Argentina, en la que viven casi 17,4 millones de habitantes de los 44 millones del país. Quienes se manifiestan son una pequeña porción de los alrededor de 90.000 efectivos que tiene la policía bonaerense.

Aunque la protesta se concentró especialmente en el Centro de Coordinación Estratégica, ubicado en el partido de La Matanza, que limita con la Ciudad de Buenos Aires, tal vez la manifestación que más llamó la atención fue la que protagonizaron decenas de efectivos en otro partido del conurbano bonaerense, Vicente López, frente a la Quinta de Olivos, la residencia presidencial, en la que vive y duerme el primer mandatario Alberto Fernández. Ya habían realizado una manifestación frente a la casa de Axel Kicillof, gobernador de la provincia de Buenos Aires, perteneciente a la misma coalición que Fernández, el Frente de Todos.

Son 14 los reclamos de los policías. Entre ellos, que no haya represalias para los manifestantes; aumentos de entre 56 % y 64 % en los salarios, dependiendo del escalafón (cobran en torno a un 40 % menos que sus pares de la Ciudad de Buenos Aires); aumento del valor de las horas extras y que se paguen en menos tiempo que en la actualidad; provisión de uniforme y equipo de trabajo; y el derecho a la sindicalización, algo que ha sido rechazado por la Corte Suprema en un fallo de 2017.

Una de las peticiones de la huelga de policías de la provincia de Buenos Aires es que mejoren sus salarios que son menores en comparación del de sus colegas de la ciudad de Buenos Aires, Argentina, tal como lo manifestaron en las protestas del 9 de septiembre de 2020.
Una de las peticiones de la huelga de policías de la provincia de Buenos Aires es que mejoren sus salarios que son menores en comparación del de sus colegas de la ciudad de Buenos Aires, Argentina, tal como lo manifestaron en las protestas del 9 de septiembre de 2020. © Agustín Marcarian / Reuters

Frente a la Quinta de Olivos, el capitán Marco Vera de la policía bonaerense le dijo a France 24 en Español que además se manifiestan porque "los patrulleros (autos de policía) no están en condiciones para salir a recorrer, más de una vez hemos puesto dinero de nosotros para poder repararlos".

Ante la pregunta de por qué hacían ahora la protesta si la situación viene arrastrándose desde hace varios años, otros efectivos, que prefirieron no dar sus nombres, dijeron que hoy se ha empeorado la situación, sobre todo con la pandemia del Covid-19, que –entre otras cosas– ha limitado la posibilidad de hacer trabajos extra para generar más ingresos. Aunque el gobierno de la provincia anunció que daría una mejora salarial, los policías no abandonaron el reclamo, con el argumento de que no es una medida concreta todavía.

Por otra parte, no está claro el nivel de coordinación entre los diferentes manifestantes. Según le dijeron a France 24 en Español policías que se encontraban frente a la Quinta de Olivos, allí no había designado un líder o interlocutor para hablar con las autoridades y cada comando regional se había organizado de forma independiente para llegar al lugar. Tampoco parece haber una comunicación o coordinación entre los manifestantes que se encuentran en uno y otro punto de la provincia.

"No se resuelve, francamente, escondidos en un patrullero tocando sirenas"

El presidente Fernádez cuestionó la protesta: "No es ético aprovechar el momento de la pandemia para profundizar las crisis y para reclamar cosas que a veces son difíciles de resolver". Y agregó sobre la situación: "No se resuelve, francamente, escondidos en un patrullero tocando sirenas; eso se resuelve hablando frontalmente". 

El mandatario aseguró que si bien entiende "cualquier reclamo, cualquier demanda", no aceptó "ciertas formas" de las mismas porque "no tienen que ver con la vida democrática" y les reclamó a los efectivos dejar "en estado de indefensión a muchos ciudadanos honestos". "No vamos a aceptar que sigan con este modo de protesta, y les pido por favor, amigablemente, democráticamente, depongan esta actitud", señaló el presidente.

Algunas organizaciones sociales convocaron a una vigilia en la Quinta de Olivos para respaldar a Fernández, pero en su cuenta de Twitter el mandatario lo desaconsejó: "A quienes quieren venir a acompañarme, los abrazo y les pido que no olviden que estamos en pandemia. No potenciemos el riesgo". Aunque no lo dijo, también podría darse alguna situación de tensión si se cruzaran con los policías que protestan en el lugar.

Y aunque desde la oposición las respuestas no estuvieron unificadas, y hubo quienes defendieron la protesta, hubo una crítica generalizada a la manifestación frente a la residencia presidencial. El principal opositor en un cargo público, Horacio Rodríguez Larreta, jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires tuiteó: "Es inadmisible la presencia de efectivos de la Policía de la Provincia de Buenos Aires en la Quinta Presidencial de Olivos". Larreta también llamó al diálogo.

Mientras tanto, en el gobierno de la provincia de Buenos Aires trabajan para anunciar mejoras salariales y laborales para la policía de ese distrito. El sábado pasado el presidente había anunciado un plan para reforzar la seguridad de la provincia de Buenos Aires, con una inversión de 37.700 millones de pesos (equivalentes a 500 millones de dólares al cambio oficial) para obras de infraestructura, transferencia de equipamiento y tecnología, y capacitación e incorporación de efectivos. Paradójicamente, fue días después de ese anuncio que comenzaron las protestas.

Ahora, el mandatario aseguró que ya se dispuso "crear un fondo de fortalecimiento financiero, fiscal, para la provincia de Buenos Aires". Fernández explicó que es para reponer un equilibrio que se perdió a mediados de la década del ochenta, cuando la provincia perdió 8 puntos de coparticipación (lo que recibe del estado nacional, cuando este redistribuye entre las provincias lo recaudado).

Para financiar dicho plan, el presidente indicó que le quitarán un punto de coparticipación a la Ciudad de Buenos Aires y que la intención es que parte de dicho fondo se use para recomponer el salario de la policía provincial. 

Las protestas de los efectivos se suman a la crisis por la pandemia del Covid-19, que ya causó más de 10.000 muertes en Argentina, donde se están reportando un promedio de 10.000 contagios nuevos cada día desde hace algo más de una semana; y a la crisis económica del país, presente desde antes de la llegada de Fernández al poder y acentuada por la pandemia. 

Además del riesgo de que implica una huelga y protesta de la principal fuerza policial de Argentina, aunque no participen la mayoría de sus efectivos, existe también la posibilidad de que otros sectores, como el personal de salud dependiente de la provincia, también comiencen a exigir mejoras salariales y de condiciones laborales. Por lo pronto, Agentes del Servicio Penitenciario de la provincia ya se sumaron a la protesta de la policía bonaerense.

Las demandas salariales no son exclusivas de la policía de esta provincia. Se han repetido reclamos similares en varias otras; en algunas se alcanzaron acuerdos con los gobiernos locales, pero en otras siguen abiertas las demandas de las fuerzas de seguridad.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24