Brexit: Londres admite que podría violar acuerdos adquiridos con la Unión Europea

Archivo-La bandera de la Unión Europea y del Reino Unido ondean frente a la cancillería de Alemania, en Berlín, el 9 de abril de 2019.
Archivo-La bandera de la Unión Europea y del Reino Unido ondean frente a la cancillería de Alemania, en Berlín, el 9 de abril de 2019. © Reuter/Hannibal Hanschke

En medio de la octava ronda de diálogos sobre la futura relación comercial entre la Unión Europea y Reino Unido de cara a su salida del bloque, el Gobierno británico encendió la tensión al admitir que está dispuesto a incumplir partes del acuerdo de retirada alcanzado en 2019. Londres señala que el objetivo es no afectar el comercio interno entre Gales, Escocia, Irlanda del Norte e Inglaterra. El primer ministro Boris Johnson dio un ultimátum hasta el 15 de octubre para lograr un consenso en esta materia.

Anuncios

Londres y Bruselas, un divorcio que después de más de cuatro años de ser puesto sobre la mesa con un referendo, aún no se concreta. Después de años de discusiones, la renuncia de dos primeros ministros británicos e innumerables negociaciones, el acuerdo que finalmente fue alcanzado el pasado 31 de enero con el que se oficializó legalmente la salida del Reino Unido de la Unión Europea podría revertirse.

El Gobierno británico tiene previsto introducir este miércoles en el Parlamento el denominado Proyecto de Ley del Mercado Interno, el cual puede anular aspectos clave del pacto que fue alcanzado con la Unión Europea, según fue adelantado por el diario local Financial Times.

El ministro británico para Irlanda del Norte, Brandon Lewis, admitió que el plan "viola el derecho internacional", aunque en su opinión lo hace "de una forma muy específica y limitada".

¿Qué cambios del acuerdo intenta hacer el Gobierno británico?

Aunque para que la iniciativa entre en vigor es necesario que sea aprobada por el Legislativo, plantea eliminar la obligación legal sobre los subsidios estatales y las aduanas con Irlanda del Norte, que forma parte del Reino Unido.

Es decir que el Gobierno británico busca revertir el compromiso que hizo de controlar las mercancías que pasan desde esta nación hacia Irlanda del Norte y viceversa, dado que exige a las empresas norirlandesas rellenar formularios de exportación al enviar mercancías hacia el resto del Reino Unido.


El principal negociador de la Unión Europea sobre el Brexit es Michel Barnier y David Frost, el asesor del primer ministro británico, en Bruselas, Bélgica, el 2 de marzo de 2020.
El principal negociador de la Unión Europea sobre el Brexit es Michel Barnier y David Frost, el asesor del primer ministro británico, en Bruselas, Bélgica, el 2 de marzo de 2020. © Reuters

Esta política fue propuesta para garantizar que no habrá competencia con ventaja comercial entre alguna de las dos partes, la UE y el Reino Unido, al mismo tiempo que evitan una infraestructura fronteriza entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda. No imponer una frontera ha sido un punto crucial para no perjudicar el proceso de paz norirlandés.

Pero ahora Londres justifica el cambio para que fluya un comercio sin contratiempos entre Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte una vez que el Reino Unido salga del mercado único y la unión aduanera a finales de este año, cuando termina el periodo de transición.

Mientras la administración de Boris Johnson insiste en que los subsidios estatales para el comercio son un asunto interno y no de la UE, el bloque afirma que es necesario un acuerdo sobre el tema para garantizar la igualdad de condiciones.

Además del rechazo de Bruselas, esta posición ha fijado fricciones dentro del mismo Ejecutivo británico. "El Gobierno ahora está cambiando la operación de ese acuerdo" (…) ¿cómo puede asegurar a los futuros socios internacionales que se puede confiar en que el Reino Unido cumplirá con las obligaciones legales de los acuerdos que firma?", dijo la exprimera ministra británica, Theresa May.

Boris Johnson da un ultimátum hasta el 15 de octubre para lograr un consenso

En esta misma jornada, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, anunció un plazo máximo hasta el 15 de octubre para que las dos partes vuelvan a lograr un acuerdo en esta materia.


El primer ministro británico, Boris Johnson, habla durante una reunión del gabinete en la Oficina de Relaciones Exteriores y del Commonwealth (FCO) en Londres, Reino Unido, el 1 de septiembre de 2020.
El primer ministro británico, Boris Johnson, habla durante una reunión del gabinete en la Oficina de Relaciones Exteriores y del Commonwealth (FCO) en Londres, Reino Unido, el 1 de septiembre de 2020. © REUTERS/Toby Melville/Pool/

De no haber un consenso para esa fecha, Johnson señala que su país saldrá del bloque comunitario sin un acuerdo.

"Un Brexit desordenado no sería bueno para Europa, sería un verdadero desastre para Gran Bretaña y sus ciudadanos", sostuvo el ministro de Finanzas alemán Olaf Scholz.

La amenaza de Johnson se produjo en la víspera de una nueva ronda de conversaciones, este miércoles, entre el negociador británico, David Frost, y el del club comunitario, Michel Barnier. Está previsto que la actual mesa de diálogos termine el jueves.

De por sí la nueva ronda de negociaciones ya ha sido difícil esta semana, aparte de por los subsidios estatales, por el reparto de cuotas pesqueras en aguas británicas cuando en la práctica Reino Unido ya no sea parte de la UE.

La libra esterlina se desploma en medio de la nueva controversia

Este martes, luego del anuncio de las intenciones de Londres de cambiar partes del acuerdo, la libra esterlina cayó drásticamente ante el temor del llamado “Brexit sin acuerdo”.

Archivo-La libra esterlina cayó frente al euro y el dolar, tras estancamiento en las negociaciones posteriores de la firma del Brexit.
Archivo-La libra esterlina cayó frente al euro y el dolar, tras estancamiento en las negociaciones posteriores de la firma del Brexit. © Daniel SORABJI AFP

La moneda británica se desplomó cerca de un punto porcentual frente al dólar estadounidense. Cayó un 1,1% a 1,3034 dólares, su nivel más bajo desde el 13 de agosto. También bajó fuertemente frente al euro a un mínimo en dos semanas de 90,42 peniques de libra esterlina.

Además, el grupo de aerolíneas International Consolidated Airlines Group (IAG) encabezó las pérdidas, con una caída del 4,65 %, mientras el banco NatWest Group retrocedió un 1,07 %, y la constructora British Land un 0,28 %.

Estos descensos también se produjeron luego de que, en la misma jornada, el jefe del Departamento legal del Gobierno renunciara, como protesta a los planes de modificación del acuerdo.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24