Saltar al contenido principal

Cientos de ONG piden a la ONU y al COI actuar ante violaciones de DDHH en China

En una carta al COI, 165 grupos defensores de DDHH pidieron sin suerte privar a Pekín de los Juegos de 2022, en tanto más de 300 ONG reclamaron a la ONU actuar ante "las violaciones masivas" de derechos que comete China en Hong Kong, Tibet y Xinjiang
En una carta al COI, 165 grupos defensores de DDHH pidieron sin suerte privar a Pekín de los Juegos de 2022, en tanto más de 300 ONG reclamaron a la ONU actuar ante "las violaciones masivas" de derechos que comete China en Hong Kong, Tibet y Xinjiang Dale DE LA REY AFP/Archivos
3 min
Anuncios

Ginebra (AFP)

Cientos de oenegés acusaron el miércoles a China, que organizará los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 en Pekín, de múltiples violaciones de derechos humanos e instaron a la ONU y al COI a actuar.

Una coalición de 165 grupos de defensa de los derechos humanos pidió en una carta al Comité Olímpico Internacional (COI) que prive a Pekín de los Juegos. En otra misiva, más de 300 oenegés instaron a la Organización de Naciones Unidas (ONU) a investigar las violaciones a las libertades en China.

Estos llamados ocurren en momentos en que se han multiplicado las críticas a China, sobre todo por la situación en Hong Kong y de los uigures en la región de Xinjiang.

A fines de julio, un grupo de defensa de la minoría uigur, con base en Múnich, pidió al COI reconsiderar lo de los Juegos de Invierno 2022 debido a lo que calificó de "genocidio" contra los uigures.

En la carta al presidente del COI, Thomas Bach, ese colectivo advierte que los Juegos "podrían incluso contribuir a una mayor represión" en China, y aseguran que los Juegos de Verano de 2008 en Pekín se tradujeron en una "fuerte disminución de la protección de los derechos humanos".

El COI respondió con un comunicado en el que precisó que "la concesión de unos Juegos Olímpicos a un comité olímpico nacional no significa que el COI esté de acuerdo con la estructura política (...) o la situación de los derechos humanos en ese país".

- "Violaciones generalizadas" -

Varias organizaciones de derechos humanos acusan a China de haber internado en Xinjiang al menos a un millón de uigures y otras minorías, en su mayoría musulmanes, en "campos de reeducación".

Pekín niega esa cifra y habla de "centros de enseñanza profesional" para contrarrestar el extremismo religioso y estimular el empleo.

En una carta dirigida al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, a la alta comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y a los estados miembros, más de 300 oenegés, entre ellas Amnistía Internacional y Human Rights Watch (HRW), retoman una iniciativa de 50 expertos que reclamaron a finales de junio "medidas decisivas para proteger las libertades fundamentales en China".

En la carta, reiteran "las violaciones masivas" de los derechos humanos que comete China en Hong Kong, Tibet y Xinjiang.

Las organizaciones denunciantes, originarias de más de 60 países, también acusan a China -que tiene una de las cinco sillas permanentes del Consejo de Seguridad- de atacar a los defensores de los derechos humanos en el extranjero, reprimir la libertad intelectual fuera de China y censurar internet.

Un portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, declaró el miércoles que "las acusaciones de estas organizaciones no tienen fundamento".

Bachelet ha reclamado a China un "acceso total" a Xinjiang y ha pedido a las autoridades de Hong Kong una "investigación imparcial" sobre la acción de las fuerzas del orden.

Pero las oenegés reclaman toda una serie de medidas concretas en los foros de la ONU --sesión especial del Consejo de Derechos Humanos, nombramiento de un enviado especial-- y piden a Bachelet que cumpla su mandato de vigilancia ante las denuncias de "violaciones generalizadas de los derechos humanos" perpetradas por China y publique informes al respecto.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.