Los refugiados exigen salir de Lesbos tras el incendio del campamento de Moria

Un hombre sostiene a un niño cuando refugiados y migrantes del campamento destruido de Moria protestan pidiendo irse después de la noticia sobre la creación de un nuevo campamento temporal en la isla de Lesbos, Grecia, el 11 de septiembre de 2020.
Un hombre sostiene a un niño cuando refugiados y migrantes del campamento destruido de Moria protestan pidiendo irse después de la noticia sobre la creación de un nuevo campamento temporal en la isla de Lesbos, Grecia, el 11 de septiembre de 2020. © REUTERS / Alkis Konstantinidis

Miles de los refugiados que se quedaron sin techo tras el registro de un incendio en el campamento de Moria, en Lesbos, pasaron su tercera noche a cielo abierto y este viernes protestaron para exigir que se les permita abandonar la isla mediterránea.

Anuncios

La situación en la isla griega de Lesbos parece insostenible. Cientos de los más de 12.000 migrantes que se quedaron sin techo tras un incendio en el campamento de Moria a principios de semana, ahora se concentran en una zona de carpas provisionales que esperan dejar pronto.

Exigen a las autoridades griegas que los dejen abandonar la pequeña isla que, de cara al Mediterráneo, en los últimos años se convirtió en la primera línea de la crisis migratoria que pesa sobre Europa.

"Queremos irnos, déjennos en libertad", es una de las consignas de las familias que gritaron contra el cordón policial que intentaba contener a los migrantes y evitar su acceso a las carreteras y a la capital de la isla, Mitilene.

Miles de inmigrantes quedaron a la intemperie, entre ellos cientos de niños, tras los incendios en el campamento Moria, en Lesbos, Grecia, el 10 de septiembre de 2020.
Miles de inmigrantes quedaron a la intemperie, entre ellos cientos de niños, tras los incendios en el campamento Moria, en Lesbos, Grecia, el 10 de septiembre de 2020. © ©Reuters/ Alkis Konstantinidis

Y es que la instalación del espacio temporal para los inquilinos de Moria se lleva a cabo con un fuerte dispositivo de seguridad. Hay presencia de escuadrones antidisturbios y de tanquetas que llegaron desde el continente.

La tensión se elevó desde hace tres días, con el siniestro que las autoridades presumen pudo ser provocado por los propios habitantes del campo, agotados de un encierro que no se resuelve.

"Moria terminó. Estamos dos días en la carretera, sin agua, sin comida, con mucho frío por la noche", dijo Zohra, una mujer afgana de 25 años.

Los habitantes de Lesbos se resisten a un nuevo campamento

Pero no solo los llegados por mar están cansados. Los propios residentes de la isla habían bloqueado previamente los accesos a los caminos, en rechazo a una mayor ocupación de su territorio y porque en Moria se detectaron casos de Covid-19 la semana pasada.

Los habitantes de Lesbos se niegan a aceptar que se construya otro campamento de refugio. De hecho, desde hace tiempo piden al Gobierno que transfiera a los migrantes. Así que, para poder llevar el material del campamento que dará abrigo temporal a miles de personas, fueron necesarios helicópteros de los bomberos que transportaron por aire los insumos.

Mientras tanto, está frenado el traslado de los grupos más vulnerables a un ferri que lleva atracado desde ayer en el noroeste de la isla y el Gobierno está intentando acceder a instalaciones militares y estadios que no se estén usando para montar también allí carpas, dado que el área actual es limitada para la cantidad de personas.

"Moria es una monstruosidad"

Dimitris Koursoubas, un alto funcionario responsable de la migración en las islas del norte del mar Egeo, dijo que el incendio que destruyó el campamento presenta una "trágica oportunidad" para encontrar una nueva solución.

Para él, "Moria es una monstruosidad" y, por razones nacionales, todos los migrantes deben irse. "Moria se acabó", sentenció.

El deseo de partir no es ajeno a los migrantes. La mayoría, llegados desde Siria o Afganistán, están desesperados por salir. Los funcionarios griegos creen que el incendio en el centro fue provocado por algunos que reaccionaron a las medidas de cuarentena después de que se detectaran 35 contagios del nuevo coronavirus.

Miles de migrantes duermen a la intemperie en el campamento Moria, en Lesbos, Grecia, el 10 de septiembre de 2020.
Miles de migrantes duermen a la intemperie en el campamento Moria, en Lesbos, Grecia, el 10 de septiembre de 2020. © Reuters/Alkis Konstantinidis

Por otro lado, al menos una docena de países europeos se ofrecieron a servir como lugar de acogida para 400 menores no acompañados que el jueves fueron evacuados desde Lesbos hasta el continente. 

Alemania y Francia recibirán este viernes a unos 150 menores. Luxemburgo, Eslovenia, Finlandia, Países Bajos, Croacia, Bélgica y Portugal también confirmaron que serán anfitriones.

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, se reunió con el vicepresidente de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, y le asseguró que lo ocurrido en Moria debe ser un ejemplo para que "todos en Europa se den cuenta de que este problema no puede ser gestionado solamente por los primeros países de acogida".

Mitsotakis hizo un llamado a que se acuerde una "nueva y ambiciosa política sobre migración y asilo", en referencia al reciente anuncio de Schinas, quien afirmó que antes de que termine septiembre presentará la nueva iniciativa para una política migratoria común.

Con Reuters y Efe

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24