Segunda noche de protestas en Colombia contra la brutalidad policial

La gente mira una sede policial de los Comandos de Atención Inmediata (CAI) destruida durante una protesta a altas horas de la noche y temprano en la mañana, contra la muerte de un abogado bajo custodia policial, en Bogotá, el 10 de septiembre de 2020.
La gente mira una sede policial de los Comandos de Atención Inmediata (CAI) destruida durante una protesta a altas horas de la noche y temprano en la mañana, contra la muerte de un abogado bajo custodia policial, en Bogotá, el 10 de septiembre de 2020. © Daniel Munoz, AFP

Al menos 10 fallecidos, de entre 17 y 27 años, y más de 400 heridos entre oficiales y civiles dejan las dos noches de protestas en varias ciudades colombianas contra la brutalidad policial. Los enfrentamientos iniciaron tras la muerte de Javier Ordoñez a manos de dos policías que usaron varias veces una pistola taser.

Anuncios

Este jueves, 10 de septiembre, hubo de nuevo marchas en varias ciudades del país. Las principales movilizaciones se dieron en la capital, Bogotá, en Medellín y en Barranquilla, por la muerte esta semana del abogado Javier Ordóñez, de 46 años, luego de ser violentamente inmovilizado y de recibir varias descargas eléctricas.

Al grito de "¡Las autoridades que deben protegernos nos están matando!” inició una de las concentraciones, frente al destruido Centro de Atención Inmediata (CAI) del barrio Villa Luz, al occidente de la capital, la estación de policía donde estuvo Ordóñez antes de su muerte y que fue destrozada la primera noche de manifestaciones.

Ciudadanos arrojaron piedras y botellas y pintaron grafitis en una confrontación con la policía antidisturbios, escena que se replicó en varios puntos del país, pero Bogotá fue la ciudad más afectada y la alcaldesa, Claudia López, pidió a la gente regresar a sus hogares para aliviar las tensiones.

López aseguró que, "aunque no hay toque de queda en Bogotá, pedimos que antes de las siete de la noche, todos los que puedan, por favor se queden en casa".

La alcaldesa también confirmó que más de 60 personas sufrieron heridas de bala, denunció uso desmedido de la fuerza y comparó los disturbios con los peores días del conflicto armado de Colombia.

"A cuántos vas a matar hoy"

A las movilizaciones que también reclamaron las 10 muertes de las últimas  48 horas, la policía respondió con gases lacrimógenos y granadas explosivas, para dispersar a la multitud, que, sin embargo, no retrocedió.  Una de las manifestantes, la barista Alejandra Pulido, de 25 años gritó "A cuántos vas a matar hoy".

El presidente Iván Duque declaró que no se debe tolerar el abuso de autoridad, pero pidió a los colombianos que no "estigmaticen" a los agentes de policía y pidió calma; un mensaje que no ha sido bien recibido por una ciudadanía que rechaza un mensaje suavizado con la fuerza pública y al igual que la comparación de los daños materiales con las pérdidas humanas.

Durante estas dos noches han sido vandalizados 22 vehículos institucionales, 33 buses del servicio de transportes TransMilenio, y 44 buses del Sistema público; otros 5 fueron incendiados, al igual que una camioneta particular; también fueron dañadas 25 motocicletas, 7 de ellas de la Policía Nacional.

Por el descontrol de la jornada el Ministerio de Defensa anunció refuerzos para la policía de Bogotá con 1.600 efectivos. Más de la mitad llegarán desde otras partes del país y serán apoyados por 300 soldados.

La muerte de Ordoñez

En redes sociales circula el video grabado por un amigo de Javier Ordoñez, en el que se ve como es repetidamente afectado con una pistola paralizante mientras suplica por su vida, al tiempo que dos agentes de policía están sobre él. El ciudadano, padre de dos hijos, murió más tarde en un hospital.

Las autoridades argumentan que encontraron a la víctima bebiendo alcohol en la calle con amigos, en violación de las reglas de distanciamiento social por el coronavirus. Fue trasladado a una comisaría del occidente de Bogotá y posteriormente a un hospital, donde falleció.

Los dos oficiales sospechosos de estar involucrados en el presunto abuso de Ordóñez fueron suspendidos y siguen a la espera de una investigación.

Por su parte, la familia de Ordóñez pidió justicia y protesta pacífica. Su cuñada, Eliana Marcela Garzón sentenció que "fue asesinado por la policía". "No queremos muertes en un país que ya está lleno de conflictos, queremos justicia".

Los familiares también abogaron por una reforma policial y Garzón se refirió a sus sobrinos: "No quiero que crezcan sintiendo que no hay justicia en este país", dijo. "Quiero que crezcan sabiendo que se siguen las leyes".

Entre tanto el partido Alianza Verde anunció que adelantará en el Congreso de la República una reforma al régimen disciplinario de la Policía, para evitar la repetición de casos como el de Javier Ordóñez.

La propia Claudia López dijo que presidirá una mesa de Derechos Humanos y Convivencia Distrital para buscar "una reforma seria" al interior de la fuerza del orden.

Con Reuters y Efe.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24