La policía reprime con gases lacrimógenos una protesta de refugiados en Lesbos

Un hombre patea un bote de gas lacrimógeno durante enfrentamientos menores entre la policía antidisturbios y los migrantes cerca de la ciudad de Mytilene, en la isla nororiental de Lesbos, Grecia, el sábado 12 de septiembre de 2020.
Un hombre patea un bote de gas lacrimógeno durante enfrentamientos menores entre la policía antidisturbios y los migrantes cerca de la ciudad de Mytilene, en la isla nororiental de Lesbos, Grecia, el sábado 12 de septiembre de 2020. © John Liakos / AP

Los migrantes del campamento devastado por los incendios de Moria protestaron porque quieren salir de la isla griega hacia tierra firme. De momento, las autoridades de la Unión Europea han negado el traslado a la mayoría y solamente les han ofrecido trasladarse al nuevo campo que el ejército griego está construyendo.

Anuncios

La situación en la isla griega de Lesbos se torna cada vez más difícil. La policía ha reprimido con gases lacrimógenos una protesta de cientos de refugiados, en la que pedían ser sacados de la isla hacia tierra firme. Días después del incendio del campo de Moria, la única solución propuesta por Grecia y la Unión Europea ha sido reubicar a los miles de afectados en un nuevo campo, pero no trasladarlos a un lugar mejor.

Según reportaron los medios locales, los enfrentamientos se produjeron en medio de la situación de desesperación que se vive en esta isla, situada frente a las costas turcas. Varios migrantes se armaron con piedras durante la marcha y la policía local respondió con el lanzamiento masivo de botes de gases lacrimógenos, a pesar de que la mayoría de las personas de la manifestación lo hicieron de forma pacífica.

Esta es la segunda protesta en menos de un día contra el realojamiento de las más de 12.000 personas que vivían en condiciones infrahumanas y de hacinamiento en el campo de refugiados de Moria. Su situación era muy precaria desde hace años, pero estos ciudadanos de diversos lugares de Medio Oriente y África quieren abandonar Lesbos ya.

A esta petición se suma la de las autoridades locales de la isla, que llevan meses exigiéndole al Gobierno del conservador Kyriakos Mitsotakis que los migrantes sean repartidos en otros puntos del país.

Migrantes se pelean para llevarse botellas de agua durante una distribución por parte de las autoridades locales cerca de la ciudad de Mytilene, en la isla nororiental de Lesbos, Grecia, el sábado 12 de septiembre de 2020.
Migrantes se pelean para llevarse botellas de agua durante una distribución por parte de las autoridades locales cerca de la ciudad de Mytilene, en la isla nororiental de Lesbos, Grecia, el sábado 12 de septiembre de 2020. © Petros Giannakouri / AP

Las normas de la Unión Europea impiden ese traslado. Según dicta Bruselas, los migrantes que lleguen a las islas griegas procedentes de Turquía tendrán que aguardar allí hasta que les otorguen el estatus de refugiado o se decida regresarles de nuevo a Turquía. El retraso de la definición de estas solicitudes ha provocado el colapso en la isla.

El campamento de Moria fue construido para albergar a unas 2.750 personas, pero estaba tan abarrotado que los incendios de esta semana dejaron a más de 12.000 necesitando un refugio de emergencia en Lesbos. El campamento había sido considerado durante mucho tiempo como un símbolo de la negligencia de Europa en su política migratoria.

Tan solo 406 menores de edad no acompañados fueron autorizados a salir de la isla y algunos de los países de la Unión Europea ya han anunciado su acogida.

Unos incendios que han empeorado el drama de los migrantes

Durante los últimos días se registraron varios focos de incendios en el campo. Las autoridades señalaron que estos fueron causados por diferentes grupos de migrantes que protestaron contra la cuarentena impuesta en Moria y su situación de insalubridad.

Se decretó una cuarentena estricta en el campo, después de que hasta 35 personas dieran positivo de Covid-19, algo que podría ser un riesgo muy importante. Para evitar que la situación epidemiológica también empeore, el viernes fueron enviadas 200.000 pruebas a la isla.

varios militares griegos instalan tiendas de campaña de ACNUR en un campo de tiro de la isla de Lesbos, en Grecia, el 11 de septiembre de 2020.
varios militares griegos instalan tiendas de campaña de ACNUR en un campo de tiro de la isla de Lesbos, en Grecia, el 11 de septiembre de 2020. © Petros Giannakouris / AP

Durante las últimas jornadas han sido comunes las escenas de menores de edad durmiendo a la intemperie junto a sus familias en una situación muy deplorable. Ante esto, el Gobierno griego aseguró que desde este sábado 12 de septiembre 3.000 personas podrían realojarse en las tiendas de campaña instaladas por el ejército griego, en lo que se supone será el nuevo campamento.

Desde Grecia se asegura que esta solución es solo viable a medio plazo, pero que el Gobierno mantiene su promesa de construir nuevas instalaciones cerradas y más confortables y seguras.  

Oenegés como Human Rights Watch han condenado el fracaso de las instituciones europeas, reflejado en el incendio que asoló Moria. Sin embargo, algunos líderes contrarios a dar asilo a estos migrantes, como el canciller austriaco Sebastian Kurz, culparon a los migrantes de destruir lo que Europa les había brindado "con el objetivo de presionar a los gobiernos".

Con EFE y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24