Saltar al contenido principal
Revista Digital

#BoycottMulan: lo que motivó el llamado a sabotear la película de Disney

© France 24

Un detalle de la cinta dio más que hablar que el propio contenido. Los espectadores de 'Mulán' notaron que, en los créditos de la película, Disney agradeció a varias agencias gubernamentales de la región china de Xinjiang. Este territorio está bajo escrutinio de la comunidad internacional por denuncias sobre la existencia de campos donde se realizarían torturas, desapariciones y esterilizaciones forzadas.

Anuncios

'Mulán' finalmente salió a la luz. Tras los retrasos provocados por el Covid-19 en el mundo, los fanáticos pudieron acceder a la película a través del servicio de streaming de Disney. Pero su tan esperado lanzamiento se vio opacado por un detalle, por el que un sinnúmero de usuarios en internet llamó a sabotear el filme.

En los créditos de la película, Disney incluyó agradecimientos especiales a varias agencias gubernamentales de China, la mayoría de ellas en la región de Xinjiang. Este territorio se encuentra bajo escrutinio de la comunidad internacional, a raíz de las denuncias sobre las presuntas graves violaciones a los derechos humanos que se cometerían allí, a manos del Gobierno chino.

La policía de la ciudad de Turfán, en Xinjiang, es uno los nombres que aparece en la lista. Esta institución es señalada por administrar campos de concentración en los que se cree que se habrían detenido a más de un millón de musulmanes de esa región. Principalmente, miembros de la minoría étnica uigur.

Los campos de detención en Xinjiang

Familiares de los detenidos denuncian que en el interior de estos lugares se cometen torturas, trabajos forzados, desapariciones y hasta esterilizaciones forzadas con el objetivo de erradicarlos. China niega tales acusaciones y describe estas instalaciones como centros de reeducación contra el extremismo islámico.

Etnia uigur en China, sobrevive a los campamentos de reeducación

El Gobierno atribuye a islamistas radicales los ataques, disturbios y enfrentamientos que se han desatado en la región, enmarcados en un sentimiento separatista contra el Partido Comunista, que ha repoblado masivamente la región con miembros de la etnia Han, dominante en China. Con el argumento de luchar contra el terrorismo, Beijing intenta justificar la fuerte presencia militar y las extremas medidas de represión desplegadas en la zona.

Un movimiento que nació y crece en internet

Con el hashtag '#BoycottMulan', el mundo de internet se movió con todo tipo de reacciones y 'memes'. Entre las piezas más compartidas están las caricaturas de Baduicao, artista chino exiliado en Australia. En una de ellas se ve al personaje de Mulán custodiando a un gran grupo de uigures en uno de los polémicos centros. Está inspirada en la fotografía publicada en 2017 por la justicia de Xinjiang.

La otra es una icónica imagen que tanto irrita a China. Se trata del llamado 'rebelde desconocido' u 'hombre del tanque'. Un sujeto que intentó evitar que los tanques del Ejército chino reprimieran violentamente las protestas de Tiananmen de 1989 que reclamaban democracia. El resultado de aquella jornada fueron cientos de civiles muertos. En el dibujo, Mulán es representada como uno de los soldados que maneja el tanque.

La primera vez que surgió el llamado a boicotear a 'Mulán' fue en agosto del año pasado. La polémica estalló cuando Liu Yifei, la protagonista de la cinta, manifestó en redes sociales su apoyo a la represión de la Policía de Hong Kong contra las masivas manifestaciones.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.