Saltar al contenido principal

Caravana publicitaria del Tour de Francia trata de reducir su impacto ecológico

Vehículos publicitarios durante la 2ª etapa de la 107ª edición del Tour de Francia, en Francia, el 30 de agosto de 2020
Vehículos publicitarios durante la 2ª etapa de la 107ª edición del Tour de Francia, en Francia, el 30 de agosto de 2020 Valery Hache AFP/Archivos
4 min
Anuncios

Lyon (AFP)

Criticado por los ecologistas, el Tour de Francia y, sobre todo, su caravana publicitaria, trata de tomar medidas para reducir el impacto de la carrera ciclista en el medioambiente.

La polémica se desató esta semana cuando Grégory Doucet, nuevo alcalde de Lyon, ciudad en la que acabó el sábado la carrera y punto de partida de la jornada de este domingo, criticó con dureza a la popular Grande Boucle y sobre todo a la caravana publicitaria que acompaña a los ciclistas y que sirve a diferentes marcas a promocionar sus productos.

"Todos esos pequeños objetos publicitarios, las cosas que se lanzan desde la caravana, deben repensarse ahora para ser más sostenibles o que simplemente no se tiren", escribió el edil ecologista, elegido el pasado mes de junio, en el diario regional Le Progrès.

Las diferentes marcas, sensibles a esta recurrente polémica, tratan de mejorar su imagen.

Leclerc, empresa de la gran distribución y principal marca de la caravana versión covid (con once de los 100 vehículos publicitarios que acompañan a la carrera), ha optado en esta edición por envoltorios 100% reciclables para los artículos distribuidos, sobre todo alimentarios.

Otra de las tradicionales marcas, Cochonou (un fabricante de embutidos) incita a llevar sus envoltorios al supermercado, ofreciendo un euro de reducción a cambio de presentar un envase vacío.

También se ha avanzado en referencia a la problemática por las emisiones de gases denunciada por el alcalde de Lyon: cuatro de los vehículos de Leclerc en la caravana son híbridos y Enedis, una empresa energética, utiliza tres coches eléctricos.

"El cambio está en marcha, hacemos pruebas. Esto va a evolucionar", asegura el director de comunicación de ASO, la empresa organizadora del Tour, Philippe Sudres.

- Autos eléctricos e híbridos -

Esas pruebas son, por ejemplo, el uso de vehículos de carrera eléctricos, que se han probado en tres etapas, una de ellas en la quinta jornada, en la que el principal coche de la organización, en el que viajaba el patrón de la carrera, Christian Prudhomme, no estaba equipado de un motor térmico. Volverán a probarse en las dos últimas etapas, el próximo fin de semana.

Actualmente, los 27 autos híbridos presentes en la carrera suponen una gota de agua respecto a las decenas de vehículos que acompañan a diario la carrera, entre los coches de los diferentes equipos, los de la organización, los de los patrocinadores y, sobre todo, los de los medios de comunicación, que suponen más de un tercio del total.

Indirectamente, el contexto sanitario provocado por el covid ha reducido también un buen número de vehículos, entre ellos varios camiones que algunas televisiones, como France Télévisions o Eurosport utilizan habitualmente como platós itinerantes.

En esta cuestión también están implicados los ciclistas, llamados a lanzar los residuos que producen (bidones de bebida vacíos y envases de las barritas energéticas o geles que toman para alimentarse en carrera) en unos puntos de colecta, que se han doblado en esta edición, con seis por etapa para un total de 126 en el Tour.

- Cambio de mentalidad del pelotón -

"Claramente, se debe progresar aún (...) Yo mismo me encontré en esta situación y no siempre fui perfecto", admite Jean-Christophe Péraud, segundo clasificado en el Tour de 2014, consciente de que aún son muchos los ciclistas que lanzan estos residuos a la carretera, pese a que los comisarios de la UCI aumentaron desde el jueves las multas de 186 a 464 euros (de 220 a 550 dólares) a los que no respeten las reglas.

"La mentalidad, en general, va evolucionando, también en los corredores. La nueva generación está educada en ese sentido y es más sensible", asegura el exciclista francés Sylvain Chavanel, triple vencedor de etapa y que corrió su último Tour hace dos años.

Uno de los ciclistas que actualmente disputan la carrera, el velocista galo Bryan Coquard, coincide con su compatriota en que "la mentalidad del pelotón evoluciona, como la de la sociedad".

"Algunos querrían cambios más rápidos, pero se van logrando avances", concluye.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.