Saltar al contenido principal

Comicios locales y regionales en Rusia: entre el peso del Kremlin y los partidarios de Navalny

Los miembros de una comisión electoral local vacían una urna para comenzar a contar las papeletas de las elecciones municipales en Tomsk, Rusia, el 13 de septiembre de 2020.
Los miembros de una comisión electoral local vacían una urna para comenzar a contar las papeletas de las elecciones municipales en Tomsk, Rusia, el 13 de septiembre de 2020. © Maxim Shemetov / Reuters

Más de 40 millones de rusos acudieron este domingo a las urnas para elegir a parlamentarios regionales, municipales y gobernantes de los ayuntamientos. Aunque no tienen un carácter nacional, estas elecciones tienen un impacto importante en la política rusa, porque son la antesala de las parlamentarias de 2021. Pese al pulso opositor, los primeros datos revelan que el partido de Putin seguirá manteniendo su fuerza.

Anuncios

A estas votaciones, el partido del presidente Vladímir Putin, Rusia Unida, llegó con un duro revés en las encuestas, con un 31% de los electores dispuestos a votar por el partido del Kremlin, según la firma Levada. Si esta apatía se traduce en votos, el colectivo de Putin podría perder bastiones regionales claves para la reelección del presidente en 2024.

Si bien, a la vez, los oficialistas podrían derrotar todos los pronósticos. En el Lejano Oriente ruso, los primeros resultados mostraron una victoria aplastante de dos gobernadores regionales apoyados por el Kremlin. Los resultados de Kamchatka y la Región Autónoma Judía se supieron antes que las de Moscú, por su diferencia horaria con la capital.

Aún faltan por conocerse bien las votaciones del resto del país, sobre todo en dos ciudades donde se espera que los opositores se lleven la mayoría de los votos: Novosibirsk, la tercera ciudad más importante, y Tomsk, la municipalidad universitaria por excelencia de Siberia.

La oposición también tiene a su favor el descontento de los rusos frente al Kremlin por el creciente desempleo y el manejo que Putin le ha dado a la pandemia. Hoy en día, Rusia es el cuarto país del mundo con más contagios, al contabilizar más de un millón de infecciones. Los comicios han llegado además en una semana en la que Alemania ha sostenido que uno de los líderes opositores más visibles, Alexéi Navalny, fue envenenado por el Gobierno.

Informe desde Moscú: Rusia celebró elecciones regionales marcadas por ausencia de Navalny
01:00

El peso que tiene Navalny en las elecciones regionales

A pesar de que Navalny continúa hospitalizado en el centro de salud Charité de Berlín, su figura es relevante en estas votaciones. De hecho, el activista habría sido envenenado durante el vuelo que lo llevaba de regreso a Moscú, después de estar en Tomsk apoyando a los candidatos opositores para estas elecciones regionales.

Nalvany se caracteriza por denunciar la corrupción en el interior del Kremlin y en Tomsk estuvo tres días exponiendo las irregularidades en las que estarían presuntamente implicados altos funcionarios locales.

Foto de archivo del opositor ruso Alexéi Navalny, tomada en 2018 en Moscú, Rusia.
Foto de archivo del opositor ruso Alexéi Navalny, tomada en 2018 en Moscú, Rusia. © Mladen Antonov / AFP

Aunque el activista no tiene un partido oficialmente conformado, por las prohibiciones gubernamentales que se le han impuesto, a su alrededor confluyen diferentes opositores que en estas elecciones podrían salir victoriosos. Además de Tomsk, otro de los fuertes de estos candidatos podría ser Novosibirsk.

En esta ciudad del sur de Rusia la oposición ha creado una coalición para desbancar al alcalde pro-Kremlin y arrebatar la mayoría en la asamblea regional. Y allí también viajó el activista antes de ser envenenado con la sustancia tóxica Novichok. "Si Rusia Unida pierde la mayoría (en los parlamentos regionales), el poder de esos criminales se evaporará inmediatamente. Tenemos un plan para derrotarlos", afirmó Navalny desde la capital siberiana Novosibirsk.

Aunque sus partidarios reconocen que es una pérdida para la oposición que Navalny esté hospitalizado durante las elecciones, aseguran que la estrategia de la que hablaba el activista funciona a la perfección así no estén presentes las caras más visibles.

La apuesta por cualquier candidato que no sea oficialista

"Votación inteligente". Ese es el nombre con el que la oposición pretende ganar más escaños. Y es que como no tienen ningún partido político que los agrupe, llaman a los electores a apoyar al candidato de su región que tenga más opciones de derrotar a Rusia Unida. No importa si es liberal, comunista, nacionalista o independiente; lo importante para los opositores es poder ganar con gobernantes que no apoyen al Kremlin.

Con esa estrategia, los partidarios de Navalny postularon más de 1.000 políticos en las papeletas. Su objetivo es interrumpir desde lo local el sistema político de Putin, que a menudo le impide a los enemigos más acérrimos del Kremlin que se postulen.

"El 'voto inteligente' se inventó porque el Kremlin no nos permite registrar un partido político. En la Rusia de Putin es imposible competir en un plano de igualdad", explicó a EFE Ksenia Fadéyeva, candidata opositora en Tomsk.

Por su parte, Daniel Markelov, candidato independiente que se reunió con Navalny a mediados de agosto, cree que el Kremlin le teme al voto inteligente porque este se ha convertido en un fenómeno popular en las ciudades mayores de 200.000 habitantes. Incluso, esa misma estrategia les permitió a los opositores quedarse con la mitad de los escaños en las elecciones locales de Moscú hace un año.

El presidente ruso Vladimir Putin preside una reunión con miembros del gobierno a través de un enlace de video en la residencia estatal de Novo-Ogaryovo en las afueras de Moscú, Rusia, el 11 de agosto de 2020.
El presidente ruso Vladimir Putin preside una reunión con miembros del gobierno a través de un enlace de video en la residencia estatal de Novo-Ogaryovo en las afueras de Moscú, Rusia, el 11 de agosto de 2020. © REUTERS / Aleksey Nikolskyi

La oposición le ha ganado tantos votos a Rusia Unida que, para estas elecciones, el Kremlin apadrinó a varios partidos minoritarios recién creados, como ‘Nueva gente’ y ‘Por la verdad’, para recuperar respaldo entre los más jóvenes, que hasta ahora ha sido el fuerte electoral de Navalny. Asimismo, los diputados oficialistas atacan el "voto inteligente" denunciando que es una campaña financiada desde el exterior que busca desestabilizar la situación política en el país.

La incidencia de las protestas bielorrusas en Rusia

Más allá del contrapeso que quiere hacer la oposición y del respaldo que pretende ratificar el partido de Putin, otro factor clave de estos comicios es lo que está ocurriendo en la vecina Belarús. Este país de la antigua Unión Soviética está sumido en protestas sociales desde el 9 de agosto, cuando el presidente Alexander Lukashenko fue elegido por sexta vez consecutiva con más del 80% de los votos.

Las líderes opositoras han denunciado que el mandatario tergiversó las elecciones, la Unión Europea desconoce los resultados y miles de ciudadanos llevan seis domingos inundando las calles desde entonces para pedir la renuncia de Lukashenko y un recuento de los votos.

En Rusia, los políticos independientes creen que las protestas de Belarús pueden traer vientos de cambio a su país. "(El Kremlin) teme que si en Belarús, un sistema aparentemente estable, hay una revolución, mañana puede ocurrir lo mismo en Rusia", indicó la candidata opositora Fadéyeva.

De hecho, este domingo 13 de septiembre hubo protestas en Moscú, específicamente frente a la Embajada de Belarús, como una muestra de apoyo a los manifestantes de Minsk que piden la caída de Lukashenko. 

El 13 de septiembre de 2020 hubo una manifestación en frente de la Embajada de Belarús en Moscú, Rusia, para apoyar a las protestas de Minsk en contra del presidente bielorruso Alexander Lukashenko.
El 13 de septiembre de 2020 hubo una manifestación en frente de la Embajada de Belarús en Moscú, Rusia, para apoyar a las protestas de Minsk en contra del presidente bielorruso Alexander Lukashenko. © Evgenia Novozhenina / Reuters

Además, los vínculos entre los poderes de ambos países son indiscutibles. Rusia es un aliado clave de Belarús en temas políticos y económicos, y por eso Lukashenko y Putin ya acordaron el envío de tropas rusas para apoyar el gobierno bielorruso cuando sea necesario. En esta línea, el presidente bielorruso viajará a Moscú este lunes 14 de septiembre para hablar con su homólogo ruso.

Otra muestra de la cercanía es el ejercicio de ‘Hermandad Eslava’ que se realizará en Belarús entre el 14 y el 25 de septiembre. Este es un ejercicio táctico de los militares que se hace cada año en diferentes países de la antigua Unión Soviética. En esta ocasión, Putin enviará 300 miembros de su división de paracaidistas para realizar ejercicios militares conjuntos con las fuerzas al mando de Lukashenko, según la agencia oficial rusa de noticias RIA.

Todos estos acercamientos ocurren en el marco de las elecciones locales en Rusia que, a pesar de no tener la relevancia de las parlamentarias de 2021, medirán el pulso entre el gobierno de Putin y la oposición alrededor de Navalny.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.