Naomi Osaka aún no decidió si jugará en Roland Garros

Nueva York (AFP)

Anuncios

Tras lograr este sábado su segunda victoria en el Abierto de Estados Unidos, la tenista japonesa Naomi Osaka dijo que todavía no decidió si viajará a París para disputar el torneo de Roland Garros, que arranca en dos semanas.

"Planeaba jugarlo cuando llegué aquí (Nueva York). Pero supongo que ahora veré qué pasa", dijo Osaka a medios después de imponerse a la bielorrusa Victoria Azarenka por 1-6, 6-3 y 6-3 en una apasionante final en Flushing Meadows.

Osaka, de 22 años, sufrió un tirón en el tendón de la corva durante el torneo Premier de Cinncinati, que este año se disputó en Nueva York como antesala del US Open. La lesión le obligó a retirarse de la final que debía disputar contra Azarenka el 29 de agosto para poder estar lista para el Abierto.

En Flushing Meadows, Osaka ha jugado los siete partidos con un amplio vendaje en la pierna izquierda y este sábado dijo que quiere esperar a ver cómo se encuentra físicamente antes de decidir si compite en Roland Garros, que se disputará del 27 de septiembre al 11 de octubre.

"No he tenido un completo descanso. Supongo que veré qué pasa o cómo se siente (el problema físico) cuando tenga descanso", señaló.

La número uno de la WTA, la australiana Ashleigh Barty, renunció esta semana a defender el título logrado en Roland Garros en 2019, debido a los riesgos de la pandemia de coronavirus.

Ante los periodistas, Osaka reconoció las dificultades que pasó al inicio del partido ante la combativa Azarenka, en el que tuvo que remontar un set de desventaja, una hazaña que ninguna tenista lograba en una final del US Open desde la española Arantxa Sánchez Vicario en 1994 contra la alemana Steffi Graf.

"Estaba tan nerviosa", reconoció. "No es que esperara jugar al 100%, pero hubiera sido bueno jugar, digamos, al 70%. Sentí que tenía demasiado en la cabeza".

"Creo que podría haber desfallecido fácilmente, pero quería luchar", explicó. "Honestamente, no había otro pensamiento en mi mente. No pensaba en ganar, solo pensaba en competir y de alguna forma terminé con el trofeo".

La japonesa prefirió no enfocarse en las diferencias respecto a su anterior triunfo en el US Open de 2018, cuando se dio a conocer al mundo del tenis con una inesperada victoria ante la ídolo local, Serena Williams, cuyo feroz enfrentamiento con el juez de silla enrareció el partido y la ceremonia de premiación.

"Realmente no pienso en el pasado. Lo que está en mi mente ahora es lo que pasó hace una hora. Es diferente solo porque siento que soy una persona diferente a la que era en ese entonces", zanjó Osaka.