Vizcarra ofrece disculpas y acude al Constitucional para detener su proceso de destitución

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, durante un mensaje a la Nación, en el Palacio de Gobierno en Lima (Perú). Vizcarra pidió una investigación respecto al escándalo los audios en los que presuntamente se buscaba ocultar la relación del mandatario con el cantante Richard Swing, y afirmó estar dispuesto a ofrecer una declaración ante la Fiscalía desde ahora y no cuando termine su mandato.
El presidente de Perú, Martín Vizcarra, durante un mensaje a la Nación, en el Palacio de Gobierno en Lima (Perú). Vizcarra pidió una investigación respecto al escándalo los audios en los que presuntamente se buscaba ocultar la relación del mandatario con el cantante Richard Swing, y afirmó estar dispuesto a ofrecer una declaración ante la Fiscalía desde ahora y no cuando termine su mandato. © Presidencia de Perú/Vía EFE

La Administración del presidente de Perú, Martín Vizcarra, presentó una demanda para frenar el juicio político que adelanta el Congreso en su contra por “incapacidad moral”. El mandatario señaló a una persona de su entorno como responsable de emitir los audios que desencadenaron la nueva crisis política, habló de un complot de algunos legisladores y señaló que funcionarios cercanos lo traicionaron. 

Anuncios

El llamado a un juicio político contra el presidente Martin Vizcarra tiene a Perú en una nueva crisis política que desestabilizaría al país aún más en medio de las afectaciones de la pandemia del Covid-19.

Este lunes 15 de septiembre, el mandatario se dirigió a la nación desde el Palacio de Gobierno para pedir disculpas por la filtración de tres audios en los que supuestamente se escucha al mandatario intentado ocultar sus vínculos con Richard Cisneros, un cantante y exasesor que suscribió nueve contratos con el Ministerio de Cultura sin tener experiencia suficiente para las labores a desarrollar.

El escándalo hizo que el Congreso votara a favor la vacancia de Vizcarra, lo que lo puede llevar a la destitución.

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, durante un mensaje a la Nación, en el Palacio de Gobierno en Lima (Perú). Vizcarra pidió una investigación respecto al escándalo los audios en los que presuntamente se buscaba ocultar la relación del mandatario con el cantante Richard Swing, y afirmó estar dispuesto a ofrecer una declaración ante la Fiscalía desde ahora y no cuando termine su mandato.
El presidente de Perú, Martín Vizcarra, durante un mensaje a la Nación, en el Palacio de Gobierno en Lima (Perú). Vizcarra pidió una investigación respecto al escándalo los audios en los que presuntamente se buscaba ocultar la relación del mandatario con el cantante Richard Swing, y afirmó estar dispuesto a ofrecer una declaración ante la Fiscalía desde ahora y no cuando termine su mandato. © Presidencia de Perú/Vía EFE

En una de las conversaciones entre Vizcarra y su secretaria personal, Karem Roca, ambos discuten sobre lo que ella declararía ante la Fiscalía respecto a la cantidad de veces que Cisneros ingresó al Palacio de Gobierno. También se escucha a la que sería Roca reclamar por supuestas preferencias del mandatario hacia otros asistentes de Presidencia.

En otra de las grabaciones, el cantante se jacta de su influencia sobre el presidente, lo que algunos legisladores interpretan como la prueba de que Vizcarra habría mentido cuando dijo que no tiene ninguna relación estrecha con el investigado.

El mandatario afirma que las grabaciones fueron sacadas de contexto, insiste en que no tiene una relación cercana con Cisneros y ofreció declarar ante la Fiscalía para que indague el caso. Vizcarra sostiene que se trata de material incompleto aparentemente grabado por su secretaria.

"Tengo que lamentar profundamente y pedir disculpas porque una persona del despacho presidencial, en quien confiaba, no desde ahora sino desde años atrás, ha generado estos dichos que alimentan además el chisme y el morbo" (…) "Lo que hay aquí es traición de alguien de mi entorno cercano, me genera tristeza, además de la decepción, (pero) es una situación de índole personal que ha trascendido a la escena política, aprovechada por personajes oscuros", afirmó el gobernante.

Durante su intervención, Vizcarra también se preguntó "¿quiénes están detrás de este complot?" y sugirió que los "hilos parecieran conducir al mismo presidente de la Comisión de Fiscalización" del Congreso, el legislador Edgar Alarcón. El parlamentario aclara que recibió los audios de manera anónima.

Asimismo, el presidente acusó de “conspiración” al titular del Congreso, Manuel Merino, quien reemplazaría al jefe de Estado en caso de que fuera destituido. El mandatario dijo que Merino intentó involucrar a las Fuerzas Armadas en el proceso de acusación. “¿Por qué el presidente del Congreso ha tratado y se ha comunicado con altos mandos militares, incluso, planeado pseudos gabinetes de quienes asumirían después de mi vacancia? Eso es conspiración señores”, aseveró Vizcarra en su defensa.

El Gobierno presenta demanda para suspender el proceso de destitución

El procurador del Ministerio de Justicia peruano, Luis Huerta, presentó una demanda competencial y una medida cautelar ante el Tribunal Constitucional para suspender el proceso de destitución contra el presidente, iniciado el pasado viernes por el Congreso de Perú por "incapacidad moral".

Vizcarra se enfrentará a los legisladores este viernes. Si mínimo 87 de los 130 parlamentarios votan a favor de su destitución, el presidente tendrá que dejar su cargo.

El mandatario llega a esta instancia luego de que el viernes 11 de septiembre el Congreso aprobara con 65 votos a favor la moción de vacancia que le da inicio al procedimiento que podría destituirlo. De ellos, 21 provinieron del grupo populista de derecha de César Acuña, Alianza para el Progreso, el segundo partido más grande del Legislativo peruano. Acuña es además un posible candidato para las elecciones presidenciales de 2021. 

La dificultad para Vizcarra en este proceso ante el Congreso es que no cuenta con una bancada política que lo respalde y ya ha tenido duros enfrentamientos con los legisladores, pues en 2019 los parlamentarios de ese entonces suspendieron a Vizcarra y el presidente disolvió el parlamento en medio de una pelea con la oposición por sus reformas anticorrupción. En su reemplazo, Perú eligió un nuevo Legislativo que sigue divido y que ejercerá hasta julio de 2021.

Del otro lado, Vizcarra tiene una noticia a su favor pues la apuesta por sacarlo del cargo perdió un poco de fuerza el pasado domingo 13 de septiembre, luego de que líderes políticos claves rechazaran su destitución.

De hecho, uno de los políticos que consideró inapropiada la salida de Vizcarra fue Acuña. A pesar de que su partido puso un tercio de los votos para proseguir con el debate al presidente, Acuña dijo que una destitución "agravaría" la situación actual del país, ya frágil por el impacto de la crisis del coronavirus. "Sería absolutamente innecesario e impertinente forzar una vacante presidencial por parte del Congreso", publicó Acuña en su cuenta de Twitter.

Keiko Fujimori, la líder de la tercera fuerza en el Congreso y Julio Guzmán, del centrista Partido Púrpura, también se distanciaron del proceso de juicio político y sugirieron que Vizcarra debería ser investigado cuando finalice su mandato. "Hasta el día de hoy, no hay suficientes elementos ni los trámites necesarios para desalojar al presidente", precisó Fujimori.

Entre tanto, Vizcarra afirma que no renunciará y su administración insiste en que utilizaría todas las vías legales para defender al jefe de Estado.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24