Saltar al contenido principal

Putin respalda a Lukashenko con un préstamo y el apoyo a una reforma constitucional

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y su homólogo de Belarús, Alexander Lukashenko, se reunieron en la ciudad rusa de Sochi el 14 de septiembre de 2020.
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y su homólogo de Belarús, Alexander Lukashenko, se reunieron en la ciudad rusa de Sochi el 14 de septiembre de 2020. © Oficina ejecutiva presidencial de Rusia / Vía Reuters

En la reunión entre ambos líderes, el presidente de Rusia hizo varios anuncios desde lo económico hasta lo militar en señal de respaldo al mandatario de Belarús, a quien la oposición bielorrusa le ha exigido su renuncia tras unas elecciones que tachan de amañadas.

Anuncios

Los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y de Belarús, Alexander Lukashenko, se reunieron este lunes 14 de septiembre en Sochi, en las costas del Mar Negro, tras cinco semanas en las que el líder bielorruso ha enfrentado multitudinarias protestas que piden su dimisión.

Desde hace semanas, el Kremlin dijo que respaldaría el Gobierno de Lukashenko y ahora ese apoyo se materializa con esta reunión. En el encuentro de más de cuatro horas, Putin anunció que le prestará a Belarús 1.500 millones de dólares para refinanciar su deuda, aunque aseguró que esto es un gesto con el país vecino y no con Lukashenko.

Putin también le dio un espaldarazo a la propuesta de Lukashenko de reformar la constitución bielorrusa, al decir que era un plan “lógico, oportuno y conveniente”. Lukashenko propuso una reestructuración constitucional como solución a las exigencias de los manifestantes de que se vaya del poder, pues consideran que su quinta reelección fue ilegítima y que las votaciones del 9 de agosto fueron manipuladas.

“Estoy seguro de que considerando su experiencia (de Lukashenko) en el trabajo político, el trabajo en esta dirección se organizará al más alto nivel y permitirá que el desarrollo del sistema político del país alcance nuevas alturas”, expresó Putin refiriéndose a que confía en que el mandatario de Belarús resuelva la crisis.

En cuanto a lo militar, el presidente ruso reiteró su apoyo a Minsk. Putin ya había asegurado en agosto que tiene una “fuerza policial de reserva” que se desplegaría en Belarús de ser necesario.

Putin asegura que intervendría policialmente en Belarús si Lukashenko así lo requiere
01:42

Y ahora en la reunión con su homólogo, el líder del Kremlin dijo que la cooperación de defensa continuará siguiendo los compromisos que tienen Moscú y Minsk desde los noventa, cuando pactaron la Unión Estatal y la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva. Belarús es la exrepública soviética que mantiene las relaciones más estrechas con Rusia.

Todo esto se une al respaldo que ya le había dado Putin a Lukashenko para que hiciera frente a las protestas. Desde antes, el Kremlin le había ofrecido a Minsk reestructurar la deuda bielorrusa, apoyar a sus bancos e incluso envió periodistas rusos para que operaran la televisión estatal de Belarús, luego de que el personal de la cadena renunciara por considerar que Lukashenko hacía propaganda a través de las transmisiones públicas.

El líder bielorruso agradeció el apoyo de su homólogo. “En primer lugar, quiero agradecerles... personalmente agradecerles a ustedes y a todos los rusos, a todos aquellos, y no los enumeraré, que estuvieron involucrados en apoyarnos durante este tiempo postelectoral”, dijo Lukashenko. 

La oposición desconoce el acuerdo entre Putin y Lukashenko

La reunión entre los líderes ocurre justo un día después de que más de 100.000 personas salieran a las calles de Minsk para pedir, por sexto domingo consecutivo, la renuncia de Lukashenko.

Las manifestaciones en contra de la reelección del mandatario, que está en el poder desde 1994, no cesan a pesar de que la fuerza pública ha respondido con dureza. Tan solo el pasado domingo 13 de septiembre detuvieron 774 personas por protestar y muchos de los detenidos han denunciado torturas físicas por parte de los uniformados.

Las fuerzas de seguridad detuvieron a al menos 250 personas en las protestas antigubernamentales, en Minsk, Belarús, el 13 de septiembre de 2020.
Las fuerzas de seguridad detuvieron a al menos 250 personas en las protestas antigubernamentales, en Minsk, Belarús, el 13 de septiembre de 2020. © Tut.By/Vía Reuters

Las denuncias son tales que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU aceptó este lunes una propuesta de la Unión Europea para realizar un debate de carácter urgente sobre los informes “alarmantes” que existen de represión oficial desde las disputadas elecciones del mes pasado.

Ahora, la oposición bielorrusa no reconoce los pactos que hicieron los mandatarios y asegura que cualquier acuerdo deberá revisarse con el gobierno que reemplace eventualmente a Lukashenko, como sostuvo la líder opositora Svetlana Tikhanovskaya.

Desde su exilio en Lituania, la excandidata presidencial aseguró que la independencia de Belarús está en riesgo pues cree que Lukashenko podría pactar cualquier acuerdo con Putin para lograr mantenerse en el poder. “Lamento mucho que (Putin) haya decidido entablar un diálogo con un dictador y no con el pueblo bielorruso”, escribió la líder política a través de Telegram.

Aunque los mandatarios no se pronunciaron directa y públicamente sobre las manifestaciones, Putin enfatizó que espera que sean “los propios bielorrusos, sin impulsos ni presiones del exterior, quienes solucionen esta situación de manera tranquila y mediante el diálogo y encuentren una solución común”.

En ocasiones anteriores, Lukashenko ha insistido en que las protestas en su contra son un complot occidental y fue con esa justificación que acudió al apoyo de Rusia. Putin considera que lo que ocurre en Minsk reitera la necesidad de que las dos exrepúblicas soviéticas mantengan sus buenas relaciones.

Con Reuters, EFE y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.