Johnson y Rahm ante su prueba más dura en el Abierto de Estados Unidos

Anuncios

Nueva York (AFP)

El estadounidense Dustin Johnson, que se encuentra en estado de gracia, y el español Jon Rahm, quien persigue su primer Grand Slam, llegan en lo alto del ranking mundial del golf al arranque el jueves del Abierto de Estados Unidos en Winged Foot, uno de los campos más díficiles.

La nueva estrella estadounidense Collin Morikawa y Tiger Woods, entre otros, aspiran también a imponerse en el campo de Mamaroneck (Nueva York), que ha hospedado el Abierto en seis ocasiones y donde el ganador de 2006, el australiano Geoff Ogilvy, solo pudo alcanzar una puntuación final de cinco sobre par.

"Definitivamente estoy jugando probablemente a mi mejor nivel", dijo en la previa Dustin Johnson, de 36 años.

Ganador del US Open en Oakmont en 2016, el actual número uno de la PGA necesitará de todas las facetas de su juego para brillar en Winged Foot, considerado por Tiger Woods como uno de los campos más desafiantes del mundo, pero nadie ha reunido mejores credenciales que Johnson en los últimos meses.

En el Campeonato de la PGA del mes pasado quedó en segundo lugar por estrecho margen ante Morikawa.

Después, Johnson casi arrasó en los eventos de playoffs de la PGA de Estados Unidos, ganando el Northern Trust, perdiendo ante Rahm en el playoff del BMW Championship y luego ganando el Campeonato del Tour para llevarse la Copa FedEx y un premio de 15 millones de dólares.

"Definitivamente fue muy satisfactorio", recordó Johnson sobre su victoria en los playoffs. "Siento que jugué bastante sólido toda la semana. Era algo que quería lograr durante mi carrera".

- Rahm, con hambre de triunfo -

Por su parte, Jon Rahm afronta el US Open decidido a romper dos barreras: ser el primer español en conquistarlo y alzar el primer torneo de Grand Slam de su fulgurante carrera.

"No voy a mentir, siempre hay algo extra especial en ser posiblemente el primer jugador español en ganar un Abierto de Estados Unidos", reconoció Rahm, de 25 años.

Entre sus compatriotas Severiano Ballesteros, José María Olazábal y Sergio García suman cinco títulos del Masters de Augusta y tres del Abierto Británico, pero ninguno ha conquistado un US Open, catalogado como "la prueba más dura del golf".

Rahm, que el año pasado quedó en el grupo en tercera posición en el US Open en Pebble Beach, está decidido a romper con esos precedentes, aunque en los años 2018 y 2017 no pudo superar el corte.

Desde que se reanudó el circuito estadounidense de la PGA tras el cierre por el coronavirus, Rahm obtuvo victorias en el Memorial Tournament en julio y en el BMW Championship el mes pasado en los playoffs de la Copa FedEx.

- Woods, a la vista de todos -

La estrella del golf Tiger Woods afronta el US Open con cuentas pendientes que ajustar con el campo de Winged Foot.

Durante su década de dominio entre la primera victoria en un torneo de Grand Slam en 1997 y su 14º 'Major' en el US Open de 2008, el 'Tigre' compitió en 46 torneos grandes consecutivos.

Dentro de esa racha de 46 eventos, el ex número uno del mundo solo falló el corte en una ocasión, en el US Open de 2006 en Winged Foot, poco más de un més después de que falleciera su padre.

Woods, que cree que solo los campos de Oakmont (Pennsylvania, Estados Unidos) y Carnoustie Links (Escocia) pueden compararse en dificultad al de Winged Foot, reconoció que pelear por los títulos de Grand Slam tiene cada vez más dificultad.

"Se hace más complicado ganar a medida que envejecemos", señaló. "Cuando estás en tu mejor momento, en tu punto máximo, tienes que aprovecharlo".

A partir del jueves Woods, que en 2019 regresó al triunfo en el Masters de Augusta, hará un nuevo intento por sumar su decimosexto trofeo de Grand Slam y acercarse al récord de 18 de Jack Nicklaus.

En el torneo participarán también el colombiano Sebastián Muñoz, el chileno Joaquín Niemann y el mexicano Abraham Ancer. Además de Rahm, por España lo harán Sergio García, el aficionado Eduard Roussaud, Rafa Cabrera Bello y Adrian Otaequi.