Saltar al contenido principal

La rifa del avión presidencial mexicano, que no entregaba un avión como premio

Imagen del sorteo del avión presidencial de México, en el edificio Moro de la Lotería Nacional, en Ciudad de México, México, el 15 de septiembre de 2020.
Imagen del sorteo del avión presidencial de México, en el edificio Moro de la Lotería Nacional, en Ciudad de México, México, el 15 de septiembre de 2020. © Sáshenka Gutiérrez / EFE
5 min

Este martes, 15 de septiembre, la Lotería Nacional de México entregó los números ganadores del muy publicitado sorteo del avión presidencial mexicano. Son cien combinaciones ganadoras, pero el premio no es el Boeing 787 Dreamliner que transportaba a los jefes de estado de antiguos mandatos, sino su equivalente en dinero. Un sorteo polémico de principio a fin.

Anuncios

A principios de año, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, anunciaba un insólito sorteo que entregaría como premio el lujoso avión presidencial usado por su predecesor, Enrique Peña Nieto, y que había sido comprado durante el Gobierno del expresidente Felipe Calderón.

AMLO había prometido deshacerse del Boeing 787 Dreamliner y reinvertir el dinero en programas sociales, al considerarlo una muestra de los excesos de gobiernos pasados.

Pero las buenas intenciones de López Obrador no fueron suficientes para encontrarle comprador a un avión modificado, que fue adquirido por US$ 218 millones y que ahora cuesta US$ 130 millones. De ahí la idea de una rifa como opción para recuperar el dinero y reinvertirlo en el sistema de salud.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, llega a una conferencia de prensa en el hangar presidencial del Aeropuerto Internacional Benito Juárez en Ciudad de México, México, el 27 de Julio de 2020.
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, llega a una conferencia de prensa en el hangar presidencial del Aeropuerto Internacional Benito Juárez en Ciudad de México, México, el 27 de Julio de 2020. © Alfredo Estrella / AFP

Sin embargo, el sorteo se sumó a la larga lista de polémicas que envuelven a la aeronave. ¿Qué ciudadano del común querría un avión? ¿Cómo mantenerlo? ¿Dónde guardarlo? Fueron algunas de las preguntas que se hicieron los mexicanos, una vez se enteraron de la rifa que fue publicitada con bombos y platillos por el Gobierno mexicano.

Ante los interrogantes que surgieron en el país, rápidamente el Ejecutivo se dio cuenta de que rifar el avión presidencial no era algo realista. Sin embargo, el sorteo nunca se canceló y lo que cambió fue el premio. Ahora, el ganador no se llevaría a casa un avión de lujo, sino que serían cien premios de 20 millones de pesos mexicanos cada uno (US$ 1.000.000 aproximadamente), el equivalente en dinero al valor actual de la aeronave.

¡Las cien combinaciones ganadoras ya se conocen!

Este martes, 15 de septiembre, mismo día de la fiesta de independencia de México, los populares ‘niños gritones’ de la Lotería Nacional, cantaron los números ganadores.

Miles de ciudadanos y varios políticos compraron su “cachito” nombre que se le da tradicionalmente a los boletos de lotería. Pero la venta de dichas papeletas, tampoco se salvaron de la polémica.

El Gobierno no contaba con el poco entusiasmo entre la población mexicana para comprar la rifa. Eran en total 6 millones de boletos vendidos a 500 pesos mexicanos, unos US$ 24. La rifa publicitada por todo lo alto, solo había vendido un tercio de los números, al 12 de agosto pasado.

Con el tiempo corriendo y ante la baja demanda, el Gobierno buscó nuevas estrategias para aumentar las ventas, entre ellas, una cena con empresarios organizada en febrero, que también aportó a la controversia. Algunos invitados dicen haber recibido un documento en el que se les pedía un aporte mínimo de 20 millones de pesos para la rifa. Una cena que les resultó costosa.

¿Fondos para el sistema de salud o aportes a la suerte?

Una de las polémicas que más sonaron en torno a la rifa del avión presidencial y ante la poca venta de los boletos, fue el anuncio de que el Instituto de Salud y Bienestar (Insabi), compraría alrededor de un millón de papeletas para repartir entre diferentes hospitales, esto cuando se suponía que sería la red sanitaria del país, la más beneficiada con lo recaudado por la venta de la rifa.

López Obrador explicó su nueva estrategia así: "Si ganan un premio, los trabajadores de ese hospital van a decidir en qué utilizar los 20 millones: ya sea para equipos, para mejorar la situación del hospital, para uniformes, para protección del personal, para una ambulancia… para lo que ellos decidan", señaló. Pero muchos cuestionaron la idea y criticaron que el dinero no fuera entregado directamente a los hospitales, sino que más bien, se tratara de una cuestión de suerte.

Hasta el pasado 11 de septiembre, cuatro días antes del sorteo, la Lotería Nacional informó haber vendido el 69,65% de los boletos. Sin embargo, no está claro cuál fue el total vendido antes del cierre el 15 de septiembre.

Una mujer compra un boleto de lotería, en la víspera de la rifa del avión presidencial mexicano, en Ciudad de México, México, el 14 de septiembre de 2020.
Una mujer compra un boleto de lotería, en la víspera de la rifa del avión presidencial mexicano, en Ciudad de México, México, el 14 de septiembre de 2020. © José Pazos / EFE

El Gobierno mexicano informó que, si algún número ganador no se vendió, el premio se entregaría al Instituto de Salud y Bienestar, para ser invertido en equipos médicos.

Tras el sorteo y los números ganadores informados, el avión presidencial mexicano con capacidad de vuelo de más de 14 horas y adaptado para transportar a 80 pasajeros en instalaciones de lujo, seguirá parqueado en una Base Aérea Militar en Ciudad de México.

Con Reuters, EFE y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.