Saltar al contenido principal

Libia: jefe del Gobierno respaldado por la ONU anuncia que quiere renunciar al cargo

Archivo-Fayez al-Sarraj, primer ministro del Gobierno de Unidad Nacional de Libia, reconocido por la ONU, durante una intervención, en el complejo presidencial, el Ankara, Turquía, el  4 de junio de 2020.
Archivo-Fayez al-Sarraj, primer ministro del Gobierno de Unidad Nacional de Libia, reconocido por la ONU, durante una intervención, en el complejo presidencial, el Ankara, Turquía, el 4 de junio de 2020. © AFP/Adem Altan

El primer ministro libio reconocido internacionalmente, Fayez al-Sarraj, anunció este 16 de septiembre que desea dejar su cargo a más tardar en octubre y traspasar los poderes a un sucesor. La decisión podría alimentar mayores tensiones políticas en Libia en medio de nuevos esfuerzos para encontrar una solución política al conflicto.

Anuncios

Libia abre un nuevo capítulo de tensión que aleja al país, aún más, de un fin del conflicto como lo habían anunciado dos líderes clave a finales de agosto.

El anuncio de Al-Sarraj de querer dimitir antes que termine el mes de octubre se produce en medio de una ola de protestas populares por la escasez de gas natural, agua potable y combustible y por los cortes diarios del servicio de energía eléctrica en un país sacudido por fuertes conflictos desde el levantamiento apoyado por la OTAN en 2011, que derrocó a Moammar Gadhafi, quien luego fue asesinado.

"Declaro mi más sincero deseo de traspasar mis deberes a la próxima autoridad ejecutiva a más tardar a fines de octubre", dijo en un discurso televisado.

Archivo-Decenas de personas participan en una manifestación antigubernamental, en Trípoli, Libia, el 25 de agosto de 2020.
Archivo-Decenas de personas participan en una manifestación antigubernamental, en Trípoli, Libia, el 25 de agosto de 2020. © Reuters/Hazem Ahmed

Citando el trabajo de las conversaciones patrocinadas por la ONU en Ginebra, Suiza para tratar de encontrar una salida negociada a la crisis, al-Sarraj señaló que espera una forma de unificar el fragmentado Estado de Libia y prepararse para elecciones generales.

Además, su intención de dimitir es anunciada tras divisiones al interior del propio Gobierno de Trípoli. A principios de este mes al-Sarraj cesó de sus funciones ministro de Interior, Fathi Bashaga y le abrió una investigación por la violenta represión a las protestas, por parte de una de las milicias presuntamente vinculadas a esa cartera.

Sin embargo, Bashaga, encargado de la seguridad de Trípoli, fue reincorporado a su cargo tres días después.

Se hunde el reciente anuncio de terminar el conflicto armado

Más allá de las tensiones políticas al interior del Gobierno reconocido por la ONU, la renuncia de su líder Fayez al-Sarraj podría dar lugar a nuevas luchas entre los grupos armados que se disputan el poder en este país.

"El tema de la milicia será más vívido", dijo Jalel Harchoui, investigador del Instituto Clingendael.

Archivo-Tropas leales al Gobierno de Fayez al-Sarraj, reconocido por la ONU, se preparan antes de dirigirse a Sirte, a las afueras de Misrata, Libia, el 18 de julio de 2020.
Archivo-Tropas leales al Gobierno de Fayez al-Sarraj, reconocido por la ONU, se preparan antes de dirigirse a Sirte, a las afueras de Misrata, Libia, el 18 de julio de 2020. © Reuters/ /Ayman Sahely

Desde que Moammar Gadhafi fue derrocado en 2011 y luego asesinado, la nación se ha dividido entre administraciones rivales basadas en el este y el oeste, cada una respaldada por grupos armados y por distintos gobiernos extranjeros.

Por una parte, se encuentra el Gobierno de Unidad Nacional, de al-Sarraj, que es apoyado por la ONU, la Unión Europea y Turquía, y por el otro lado, se encuentra la facción rival el Ejército Nacional de Libia, encabezado por el comandante Khalifa Haftar, que gobierna el este de Libia y gran parte del sur y está respaldado por los Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Rusia.

El comandante Khalifa Haftar, en una imagen tomada de un video publicado por la División de Información de Guerra del autoproclamado Ejército Nacional Libio, el 28 de abril de 2020.
El comandante Khalifa Haftar, en una imagen tomada de un video publicado por la División de Información de Guerra del autoproclamado Ejército Nacional Libio, el 28 de abril de 2020. © Ejército Nacional Libio/Vía AFP

El pasado 22 de agosto, en lo que parecía la aproximación del fin del conflicto, ambas facciones rivales anunciaron un cese al fuego, tras 15 meses de intensos combates que dejaron al menos 1.800 muertes, entre ellas las de 400 ciudadanos y el desplazamiento forzado de unos 15.000 más. El pacto supuso un gran avance tras la fuerte presión internacional y culminó con negociaciones en Ginebra.

Sin embargo, el alto el fuego aún no ha sido aceptado por las fuerzas armadas de cada lado, que en el terreno siguen reforzando y moviendo tropas, principalmente en Sirte, el nuevo frente de batalla.

La salida del hasta ahora reconocido primer ministro debilita aún más el compromiso anunciado y genera mayor incertidumbre. La guerra se agudiza con la entrada de mercenarios, principalmente sirios y africanos, reclutados por Turquía y Rusia.

Con Reuters y EFE

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.