Migrantes

La crisis de refugiados en Moria y su campamento hecho cenizas

© France 24

Durante años, la isla griega de Lesbos ha lidiado con la llegada de miles de migrantes a sus costas, ante la mirada indiferente de Europa. Casi 13.000 migrantes se quedaron sin refugio y la Unión Europea aún no sabe con claridad cómo responder a tal crisis de refugiados en las islas del Egeo. El incendio que consumió el campo de refugiados de Moria, el más grande de Europa, fue la chispa que volvió a encender el problema, sin respuestas, de la crisis migratoria para el continente.

Anuncios

En Moria, en la isla griega de Lesbos, malvivían casi 13.000 migrantes en un albergue que estaba preparado para acoger a unas 2.000 personas. En condiciones insalubres, sin comida y un techo digno, esperaban que se les permitiera llegar a Europa continental, pero ya llevaban meses allí.

Luego del incendio, una de las soluciones inmediatas que planteó Grecia fue un nuevo refugio temporal de acogida ubicado en un antiguo campo de tiro del Ejército griego. Algunos migrantes aceptaron ingresar pero otros siguen en las calles y se niegan a ocuparlo. Por el contrario, exigen una reubicación definitiva.

Así, el fuego en Moria abrió otra vez un debate que han dejado en pausa los países del bloque comunitario.

Para responder algunas preguntas que quedan tras la destrucción del campamento y el limbo de miles de personas migrantes, hablamos con Verónica Barroso, portavoz de Refugio e Inmigración de Amnistía Internacional. Le consultamos sobre las soluciones provisionales que brinda la Unión Europea a la crisis en Lesbos y el pedido que hacen las organizaciones humanitarias para que se dé respuesta a los miles de varados en Grecia.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24