Saltar al contenido principal

Desesperados, decenas de migrantes se lanzaron al mar ante la espera por un puerto seguro

Una lancha de la Guardia Costera italiana lleva a un grupo de 76 migrantes a las costas de Palermo, en Sicilia, después de que se lanzaran al mar del barco de la ONG 'Open Arms', el 17 de septiembre de 2020.
Una lancha de la Guardia Costera italiana lleva a un grupo de 76 migrantes a las costas de Palermo, en Sicilia, después de que se lanzaran al mar del barco de la ONG 'Open Arms', el 17 de septiembre de 2020. © Alessandro Fuccarini / AFP
4 min

Unos 70 migrantes, de los más de 270 rescatados por la ONG Open Arms en las aguas del Mediterráneo, decidieron saltar del barco después de varios días a bordo a la espera de que Malta o Italia les permita desembarcar. Aunque el Gobierno italiano había autorizado al barco de la ONG dirigirse hacia aguas de Palermo, aún no hay indicaciones para que pueda atracar.

Anuncios

Una semana después de ser rescatados en el Mar Mediterráneo, más de 70 migrantes se lanzaron al mar, desesperados por la situación a bordo del barco de Open Arms, cerca de las costas de Palermo, en Italia. 

El navío rescató entre el 8 y 11 de septiembre pasados, en tres operaciones diferentes, a más de 270 migrantes que estaban a la deriva.

Malta no le permitió a la ONG catalana desembarcar a los rescatados en sus puertos, pese a que el salvamento se realizó en su zona SAR, el sistema internacional que rige las operaciones de búsqueda y salvamento.

El fundador de Open Arms, Oscar Camps, denunció la situación de vulnerabilidad a bordo del barco.

Ante la inesperada decisión de los migrantes de lanzarse al mar, la organización Médicos Sin Fronteras informó que el barco Sea Watch 4 gestionado por dicha ONG, y que se encontraba cerca del Open Arms, auxilió a los migrantes que se arrojaron al mar. Al lugar también acudieron efectivos de la Guardia Costera italiana.

La tripulación a bordo del Open Arms informó que tenían migrantes con casos médicos por atender y que se enfrentaban a un temporal que dificulta la navegación, situación que Camps denunció en Twitter: “Nos vemos obligados a mendigar un puerto para estas víctimas de la violencia, que han puesto sus vidas en peligro intentando cruzar la frontera más mortífera del mundo”, escribió.

Tras la negativa de Malta, Italia había accedido a que el barco se acercara a aguas de las costas de Palermo, pese a las restricciones de llegada impuestas por el Covid-19. Sin embargo, aún no había una orden del Gobierno italiano para el desembarco, lo que exacerbó los ánimos de los rescatados. 

El 15 de septiembre, dos mujeres embarazadas y uno de sus esposos fueron evacuados por la Guardia Costera italiana.

Un grupo de migrantes recibe agua y comida en el puerto de Palermo, en Sicilia, tras ser rescatados después de que se lanzaran del barco de la ONG 'Open Arms' al mar, el 17 de septiembre 2020.
Un grupo de migrantes recibe agua y comida en el puerto de Palermo, en Sicilia, tras ser rescatados después de que se lanzaran del barco de la ONG 'Open Arms' al mar, el 17 de septiembre 2020. © Alessandro Fuccarini / AFP

Después de varios meses sin poder salir al mar, Open Arms zarpó de las costas de Castellón, en España, a finales de agosto pasado. Se trata de la primera operación del barco en tiempos de pandemia y para eso, toda su tripulación se embarcó con pruebas negativas del virus.

A bordo, los más de 270 migrantes rescatados intentan cumplir con las medidas básicas de saneamiento para evitar un contagio, sin embargo la situación es difícil. Con el agua y los alimentos escaseando, la tripulación pide una decisión urgente para permitir el desembarco.  

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.