Cronología de la crisis política en Bolivia a un mes de las elecciones

Evo Morales, cuya imagen se ve aquí en la bandera de un partidario durante un mitin de campaña el 9 de septiembre de 2020 en El Alto, Bolivia, sigue siendo una figura enormemente influyente en el país sudamericano.
Evo Morales, cuya imagen se ve aquí en la bandera de un partidario durante un mitin de campaña el 9 de septiembre de 2020 en El Alto, Bolivia, sigue siendo una figura enormemente influyente en el país sudamericano. © AFP

Una candidatura forzada, una elección anulada, la renuncia de Evo Morales causada por protestas sociales y pedidos de las Fuerzas Armadas, violencia con decenas de muertos y heridos, y un Gobierno transitorio acosado por una crisis múltiple, son los factores que anteceden a los comicios del 18 de octubre en Bolivia.

Anuncios

Bolivia vive momentos convulsos en su panorama político. Esta situación no es nueva en el país andino, pero a un mes para que se celebren uno de los comicios más importantes en su historia reciente es necesario echar una mirada atrás para comprender que está sucediendo ahora.

La siguiente cronología repasa algunos hitos del conflicto boliviano, desde el referendo que negó a Morales la reelección para un cuarto mandato hasta la decisión de la presidenta interina, Jeanine Áñez, de retirar su candidatura, tras la caída de su popularidad en las encuestas.

2016, año del controversial referendo de Morales

El 21 de febrero sería una fecha clave para el futuro político del país. El 51,3 % de los votantes en un referendo rechaza la propuesta de Evo Morales de modificar la Constitución para que se le permita buscar un cuarto mandato consecutivo en el período 2020-2025.

Este evento supondría la primera gran derrota para el mandatario boliviano, luego de años de victorias prácticamente constantes.

2017 y el caso omiso al resultado del referendo

A finales de noviembre, al margen de lo que dicta la Carta Magna y del referendo de 2016, el Tribunal Constitucional habilita la postulación de Evo Morales para buscar el cuarto período en los comicios del 2019.

2018, visto bueno para la reelección

El 4 de diciembre, el Tribunal Supremo Electoral, conformado mayoritariamente por afines a Evo Morales, confirma su habilitación como candidato para la reelección. El presidente podrá volver a presentarse para revalidar su cargo.

En primer plano aparece el candidato presidencial por el MAS de Evo Morales a las elecciones de este 18 de octubre, Luis Arce. De fondo aparece la silueta del expresidente Morales. El 17 de febrero de 2020 en Buenos Aires, Argentina.
En primer plano aparece el candidato presidencial por el MAS de Evo Morales a las elecciones de este 18 de octubre, Luis Arce. De fondo aparece la silueta del expresidente Morales. El 17 de febrero de 2020 en Buenos Aires, Argentina. © Agustin Marcarián / Reuters

2019: el año del final del mandato de Evo Morales

El 28 de enero, en unas inéditas primarias, Evo Morales y otros ocho candidatos opositores confirman sus candidaturas. La oposición denuncia que las primarias sólo sirvieron para darle legitimidad a la candidatura del mandatario.

Unos meses después, el 20 de octubre, la jornada de elecciones concluye con el escándalo de la interrupción del cómputo y las denuncias opositoras de que se cambió la tendencia del voto para favorecer a Evo Morales e impedir una segunda vuelta ante el candidato opositor y expresidente Carlos Mesa. Sobre los números, Morales consigue revalidar el cargo.

El 1 de noviembre, en medio de una ola de protestas sociales y huelgas en las ciudades que denuncian fraude, el Tribunal Supremo Electoral avala la victoria de Evo Morales en primera vuelta.

Diez días después la Organización de Estados Americanos (OEA) publica un informe preliminar que señala irregularidades “muy graves” en el cómputo. Horas más tarde, Evo Morales renuncia al poder tras 21 días de protestas sociales urbanas, que pasaron a la historia como la “revolución de las pititas”, agravadas por un motín policial y la “sugerencia” de las Fuerzas Armadas de que deje el cargo. Morales gobernó Bolivia por 13 años, 9 meses y 18 días

El 12 de noviembre, en una sesión accidentada del Parlamento y sin quórum, la segunda vicepresidenta del Senado, Jeanine Áñez, se proclama presidenta transitoria tras una seguidilla de renuncias a la sucesión constitucional. El Tribunal Constitucional respalda la transición. Evo Morales arriba a México para pedir asilo. El mandatario saliente denuncia “un golpe de Estado”.

Durante 24 de noviembre, la presidenta Áñez firma una ley de convocatoria a nuevas elecciones que en principio fueron fijadas para el 3 de mayo.

Entre el 20 de octubre y el 27 de noviembre un total de 32 personas pierden la vida en enfrentamientos violentos y en protestas antigubernamentales. Muchas vidas se perdieron durante la represión de las fuerzas de seguridad.

El 10 de diciembre la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) califica de masacres las muertes ocurridas en el barrio alteño de Senkata y en la localidad de Sacaba durante operativos militares. Entre las víctimas, hay seguidores del expresidente Morales.

Manifestantes marchan en una protesta contra el aplazamiento de las elecciones generales, este lunes 10 de agosto de 2020 en Cochabamba, Bolivia.
Manifestantes marchan en una protesta contra el aplazamiento de las elecciones generales, este lunes 10 de agosto de 2020 en Cochabamba, Bolivia. © Jorge Ábrego / EFE

2020, el año del polémico Gobierno de Áñez

Pese a haber dicho varias veces que no sería candidata, el 24 de enero, la presidenta transitoria Jeanine Áñez anuncia su postulación como un intento de unir a las fuerzas contrarias a Evo Morales.

Ocho candidatos se inscriben para participar en los nuevos comicios el 3 de febrero de este año. Entre ellos, están el exministro de Economía Luis Arce, por el Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Morales; el expresidente Carlos Mesa, y la presidenta interina Añez.

El 21 de marzo, el virus tomaría protagonismo en la crisis política. El nuevo Tribunal Supremo Electoral (TSE) anuncia que debido a la cuarentena por la pandemia los comicios se aplazan hasta el 6 de septiembre.

Unos meses después, el 23 de julio concretamente, el TSE anuncia una nueva postergación de los comicios hasta el 18 de octubre, para cuando se espera que Bolivia esté lejos del pico de la pandemia. Una eventual segunda vuelta se celebraría el 29 de noviembre.

A partir del 1 de agosto, la Central Obrera Boliviana y varios sectores sociales y campesinos afines al expresidente Morales comienzan movilizaciones y bloqueos de carreteras para pedir que las elecciones no se posterguen.

El 13 de agosto, ante las presiones, la presidenta Áñez promulga una ley ratificando que las elecciones se celebrarán el 18 de octubre, después de que el Parlamento, controlado por el partido de Morales, aceptara la fecha. Además, el Gobierno denuncia que por culpa de los bloqueos en plena pandemia murieron 40 personas por falta de oxígeno medicinal porque los camiones distribuidores del insumo quedaron bloqueados.

El 7 de septiembre, la Sala Constitucional Segunda de la Corte de La Paz ratifica que Evo Morales, quien está refugiado en Argentina, no puede ser candidato a primer senador por la región de Cochabamba.

El último de los eventos se produce el 17 de septiembre, cuando la presidenta Áñez declina su candidatura, tras la pérdida de apoyo en unas encuestas. Áñez dijo que su decisión era para “cuidar la democracia” y ante el riesgo de que por la “división del voto democrático” el MAS gane la elección. “

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24