Reed y DeChambeau arrancan duelo en Abierto de EEUU, con Cabrera al acecho

Mamaroneck (Estados Unidos) (AFP) –

Anuncios

Los golfistas estadounidenses Patrick Reed y Bryson DeChambeau comenzaron el sábado en cabeza la tercera ronda del Abierto de Estados Unidos en Winged Foot, con el español Rafa Cabrera siguiéndoles de cerca en busca de la sorpresa.

Reed, ganador del Masters de Augusta en 2018, lideró a los 62 golfistas que el viernes pasaron el corte, sumando 136 golpes, cuatro bajo par, en el temido campo de Mamaroneck (Nueva York).

"Me siento listo para salir y ponerme en posición de tener una oportunidad al final del domingo", dijo Reed. "Lo más importante es que siento que el juego está donde debe estar. Me siento bien".

DeChambeau, cuyos hierros y wedges tienen la misma longitud como parte de su enfoque científico del golf, comenzó el fin de semana a un solo golpe de distancia de Reed en busca de su primera victoria en un torneo de Grand Slam.

Además de Reed, el único otro ganador de un 'Major' que está bajo par es el estadounidense Justin Thomas, el ganador del Campeonato de la PGA de 2017, que comenzó a dos golpes de distancia del líder, igual que Cabrera.

El también español Jon Rahm, el número dos del ranking de PGA, resintió en las primeras jornadas las dificultades del campo y el clima y se encontraba a cinco golpes de la cabeza en su búsqueda del primer Grand Slam de su fulgurante carrera.

El viernes, el viento, los greens más rápidos y una dura colocación de banderas dispararon las puntuaciones sobre el par en Winged Foot, donde no lograron pasar el corte las figuras estadounidenses Tiger Woods y Phil Mickelson y el joven Collin Morikawa, ganador del Campeonato de la PGA en agosto.

En uno de los primeros resultados del sábado, el colombiano Sebastián Muñoz firmó una tarjeta de 77 golpes, siete sobre par, y bajó 17 puestos hasta la posición 50.

El Abierto de Estados Unidos, que tuvo que ser reprogramado desde su fecha inicial de junio a causa de la pandemia de coronavirus, se celebra hasta el domingo sin la presencia de espectadores en el campo.