Saltar al contenido principal

Los rescatistas de los Topos chilenos brindan esperanza a Beirut

Un rescatista intenta localizar a personas atrapadas debajo de los escombros. En Beirut, Líbano, el 5 de septiembre de 2020.
Un rescatista intenta localizar a personas atrapadas debajo de los escombros. En Beirut, Líbano, el 5 de septiembre de 2020. © Mohamed Azakir / Reuters

Esta organización no gubernamental chilena, que se dedica al rescate, acudió de una forma rápida y efectiva a ayudar a Líbano tras la devastadora explosión del puerto de Beirut. Su objetivo es dar esperanza a una ciudad devastada y poder ofrecer su experiencia para encontrar personas que todavía yacen entre los escombros.

Anuncios

Francisco Lermanda, de 48 años, es ingeniero de profesión y rescatista de vocación. Desde hace 15 años, participa y lidera el equipo de los Topos chilenos y ha estado en cientos de desastres alrededor del mundo, una experiencia que consideró que podía ser válida para echar una mano en la capital libanesa.

A Lermanda le impactaron las imágenes de la tremenda explosión del puerto de Beirut, que el pasado 4 de agosto dejó cerca de 200 muertos, más de trescientos desaparecidos y miles de heridos, además de 300.000 personas sin hogar. Este hecho hizo que no tardase en reunir a 17 rescatistas voluntarios y a su perro, Flash, que siempre le acompaña en cada misión, para venir a ayudar a los libaneses.

El equipo de los Topos ha participado en operaciones de búsqueda y rescate, pero al mismo tiempo tienen una labor humanitaria y han visitado a víctimas de la explosión, niños autistas y están rehabilitando edificios en peligro de colapso para impedir que el derrumbe de un inmueble acabe con más vidas.

Varios rescatistas rebuscan entre los escombros de Beirut para intentar localizar posibles indicios de vida. En Beirut, Líbano, el 4 de septiembre de 2020.
Varios rescatistas rebuscan entre los escombros de Beirut para intentar localizar posibles indicios de vida. En Beirut, Líbano, el 4 de septiembre de 2020. © Aziz Taher / Reuters

Las labores de rescate en Beirut no han sido fáciles para el equipo chileno, ya que se han encontrado con la barrera del idioma y de unas costumbres muy diferentes a las suramericanas.

No obstante, han encontrado el apoyo de equipos de rescate locales y extranjeros y de los voluntarios libaneses. Treinta días después de la enorme explosión, siguiendo los instintos de Flash y ayudados por máquinas precisas que pueden detectar los latidos del corazón y la respiración, se pusieron a buscar sin descanso, durante tres días, sobrevivientes bajo los escombros de un edificio derrumbado en Mar Mikhael, uno de los barrios del centro más afectados por el desastre.

La operación de rescaté captó el interés de todos los medios internacionales. Aunque no encontraron signos de vida, los Topos les devolvieron, efímeramente, la esperanza a los libaneses, devastados por la tragedia del puerto.

Para Lermanda la operación de rescate, al contrario de lo que pensaron muchos, no fue un fracaso, sino un éxito ya que no había nadie atrapado ni sufriendo bajo los escombros.  Para este rescatista chileno y su equipo cada vida cuenta y harán todos los esfuerzos necesarios hasta que dejen de ser posibles.

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.