Balance positivo del ciclismo sudamericano en el Tour aunque con final amargo

París (AFP) –

Anuncios

Dos triunfos de etapa, dos Top 10 y protagonismo en la última semana de Richard Carapaz: el ciclismo sudamericano destacó en el Tour, aunque el final tiene cierta amargura después de que 'Supermán' López se quedara sin podio y de que 'Richi' no lograse el maillot de mejor escalador.

Después del histórico triunfo de Egan Bernal el año pasado, el primer ciclista cafetero en ganar el Tour de Francia, "obviamente se esperaba más, pero como colombiano, no como ciclista, estoy contento con lo que hemos hecho acá", resumió el sábado Rigoberto Urán.

El veterano líder del Education First, de 33 años, era uno de los cuatro corredores cafeteros clasificados entre los seis primeros antes de entrar en la última semana de carrera.

'Rigo', que hace un año valoraba dejar la bicicleta tras un grave accidente en la Vuelta a España, admitió que "cuando uno está cerca del podio se ilusiona, porque es muy lindo acabar en el podio, pero el nivel de todos los corredores es muy alto y hay que tener muy buenas piernas todos los días para estar ahí".

Pese a perder tiempo en las últimas dos etapas alpinas, Urán acabó en una meritoria octava plaza en la general, a 8:02 del vencedor, el esloveno Tadej Pogacar.

Dos puestos por delante finalizó Miguel Ángel 'Supermán' López, al que una desastrosa contrarreloj en la víspera de la llegada a París le privó de subir al podio.

Pero a sus 26 años, el nativo de Pesca puede mirar el futuro con optimismo tras participar en su primer Tour y lograr su primer triunfo, en la etapa reina, la que acabó en el Col de la Loze (17ª), una de las novedades en el trazado de este años y que está llamado a formar parte de la historia del Tour en el futuro.

Cuando eso ocurra, las primeras páginas estarán dedicadas a 'Supermán' como el pionero en coronar este coloso alpino.

- Etapas para Martínez y 'Supermán' -

No fue el único colombiano en ganar una etapa. También lo consiguió Daniel Martínez en el Puy Mary (13ª etapa), otro corredor que por su edad, 24 años, puede dar muchas alegrías a los aficionados cafeteros.

Las decepciones vinieron en cambio de los dos principales estrellas: Egan Bernal y Nairo Quintana.

Bernal no pudo repetir triunfo final, seguramente por sus problemas de espalda, y acabó abandonando tras perder todas sus opciones en el Grand Colombier.

Quintana sí llegó a París, pero muy diezmado por las heridas sufridas en sus innumerables caídas a lo largo de todo el recorrido. Quiso acabar la carrera "porque es importante para mis compañeros, para mi equipo y para mí mismo". "¡Será un Tour más en las piernas!".

Pero con 30 años ya cumplidos, al ahora líder del Arkea-Samsic le quedan cada vez menos opciones para lograr el "sueño amarillo".

El ciclismo sudamericano no sólo estuvo representado por los colombianos. El ecuatoriano Richard Carapaz tuvo un papel muy destacable, sobre todo en la última semana tras el abandono de Bernal.

Se escapó en las tres etapas consecutivas en los Alpes, pero se quedó con la miel en los labios, siendo segundo en las jornadas 16 y 18, en la que entró en la meta abrazado a su compañero en el Ineos Michal Kwiatkowski, una de las imágenes del Tour.

Estas aventuras permitieron al ecuatoriano vestir el maillot de lunares en las últimas cuatro etapas, incluida la de los Campos Elíseos, pero no pudo subir al podio porque esa prensa correspondía a Tadej Pogacar, que ya iba de amarillo.

"He disfrutado cada segundo con este jersey", se felicitó el último vencedor del Giro.