General por equipos y dos puestos de honor, el magro botín español en el Tour

París (AFP) –

Anuncios

La general por equipos (ganada por Movistar) y dos puestos cerrando el Top-5 (Mikel Landa y Enric Mas) es el magro botín del ciclismo español en el Tour-2020, que se despidió el domingo de la carrera sin lograr una sola victoria de etapa por segundo año consecutivo.

En la salida del Tour, el pasado 29 de marzo en Niza, España era el segundo país más representado por número de ciclistas inscritos, un total de 17. Los mismos que Bélgica y sólo por detrás de la anfitriona Francia (39).

Las ambiciones entonces también eran grandes, sobre todo en el caso de Mikel Landa, que se presentaba por primera vez a la Grande Boucle como líder indiscutible de su equipo (Bahrain), con el objetivo de pelear por el maillot amarillo en París, o al menos el podio.

Pero el alavés, que en diciembre cumplirá 31 años, nunca pareció estar en disposición de pelear por la túnica dorada. Primero, perdió 1:21 en la 7ª etapa tras verse sorprendido por los abanicos camino de Lavaur.

Y en la montaña, su terreno, tampoco pudo rivalizar ante la fuerza que exhibían Primoz Roglic y el equipo Jumbo, Tadej Pogacar o 'Supermán' López.

Solo en la última semana, en las dos últimas etapas alpinas, se mostró más ofensivo. Pero en la 17ª etapa, la que acababa en el Col de la Loze, no pudo seguir el ritmo de sus rivales en los últimos kilómetros después de haber tenido tirando a sus gregarios buena parte de la jornada y al día siguiente su ataque en el Plateau des Glières tampoco le sirvió para meterse en el podio.

En la 'crono' de la víspera de la llegada a París fue 14º a 3:27 de Pogacar pero gracias a la pésima actuación de 'Supermán' López, que perdió más de seis minutos con el esloveno, Landa escaló a la cuarta posición de la general... con sólo nueve segundos de ventaja sobre su compatriota Mas.

El joven líder del Movistar, de 25 años y una de las mayores esperanzas del ciclismo español, llegaba al Tour con la intención de aprender de cara al futuro. Con el objetivo cumplido, tendrá que demostrar que esas enseñanzas le sirven para optar a luchar por un podio en los próximos años. El quinto puesto en la general da algunas esperanzas.

"Con Mikel y yo en cuarto y quinto lugares, pienso que es para sentirse orgullosos", declaró Mas en la víspera de la llegada a París.

- Dos ediciones sin triunfos de etapas -

El último español que subió al podio en París fue Alejandro Valverde (tercero en 2015), que a sus 40 años se ha quedado a las puertas del Top 10 (12º).

El trabajo de Mas, Valverde y los otros miembros del Movistar sirvió para que la formación española se apuntara de nuevo el triunfo en la prestigiosa clasificación por equipos. Es la quinta ocasión que el equipo navarro lo consigue en las últimas seis ediciones, las tres últimas de manera consecutiva.

Pero todo ello no debe hacer olvidar tampoco que el ciclismo español se despidió sin ningún triunfo de etapa por segunda ocasión consecutiva.

Los que más cerca estuvieron fueron Jesús Herrada (Cofidis), segundo en el Mont Aigoual (6ª etapa) y Carlos Verona (Movistar), tercero en Loudenvielle (8ª), ambos formando parte de escapadas.

Así, el último español que levantó los brazos en el Tour sigue siendo Omar Fraile, que se apuntó el triunfo el 21 de julio de 2018, en la 21ª etapa, entre Saint-Paul-Trois-Châteaux y Mende.

"Hay que mirar hacia el futuro, para volver aquí y hacerlo aún mejor", prometió Landa tras la 'crono' del sábado.

"Al margen de esa victoria por equipos, hemos asistido a la confirmación de Enric como un hombre para esta carrera, con un Tour muy regular, de menos a más, acabando muy bien con una grandísima contrarreloj, que nos hace ver el futuro inmediato y el medio plazo con una cierta tranquilidad", resumió por su parte Eusebio Unzué, máximo dirigente deportivo del Movistar.