Trump nominará una nueva jueza para la Corte Suprema al final de esta semana

Archivo-El presidente Donald Trump durante un mitin de campaña, en Fayetteville, Carolina del Norte, Estados Unidos, el 19 de septiembre de 2020.
Archivo-El presidente Donald Trump durante un mitin de campaña, en Fayetteville, Carolina del Norte, Estados Unidos, el 19 de septiembre de 2020. © Reuters/Tom Brenner

Contrario a las peticiones de los demócratas y algunos republicanos, el presidente Donald Trump anunció este lunes que nominará a su candidata para la Corte Suprema de Justicia entre este viernes y sábado. La vacante para el cargo vitalicio se produjo tras la muerte de la magistrada Ruth Bader Ginsburg el pasado 18 de septiembre. El Senado tendrá la última palabra en el proceso de confirmación.

Anuncios

Donald Trump presiona para consolidar una mayoría republicana de 6 a 3 en la Corte Suprema de Justicia, antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

El mandatario estadounidense informó este lunes que anunciará, entre este viernes y sábado, a su nominada para ocupar la vacante de la icónica jueza liberal Ruth Bader Ginsburg en el Alto Tribunal. Trump adelantó que será una mujer y que está estudiando “muy seriamente” a cinco aspirantes.

Su decisión, aseguró, la presentará justo después del funeral de Ginsburg, que murió a los 87 años tras complicaciones de un cáncer de páncreas. Trump dijo que el Senado, la cámara encargada de confirmar o rechazar mediante votación a quien sea el nominado del presidente, deberá pronunciarse al respecto antes de los comicios.

"La votación final debe realizarse con franqueza antes de las elecciones. Tenemos mucho tiempo para eso", dijo el magnate.

El jefe de Estado también presentará a su candidata pocos días antes del primer debate de cara a las elecciones, en las que aspira a la reelección.

Con Ginsburg, del Partido Demócrata, el Supremo tenía cinco jueces republicanos y cuatro progresistas. Si Trump logra la confirmación de su nominado, afianzaría aún más el dominio conservador que podría durar décadas, en un tribunal cuyas decisiones influyen en todas las esferas de la vida estadounidense como el aborto, la inmigración, la atención médica, los derechos sobre posesión de armas, el acceso al voto, los poderes presidenciales y la pena de muerte, entre otros.

Estos mismos asuntos son fundamentales para la base de votantes cuando se está próximos a elegir presidente.

Las posibles candidatas de Trump

En una entrevista con 'Fox News', Trump mencionó posibles candidatas como Amy Coney Barrett de la Corte de Apelaciones del Séptimo Circuito de Estados Unidos, con sede en Chicago, y Barbara Lagoa, del Tribunal de Apelaciones del Circuito de EE. UU., con sede en Atlanta. El republicano nombró a ambas en sus cargos actuales.

"Estoy viendo cinco, probablemente cuatro, pero estoy observando cinco muy en serio. Voy a tomar una decisión el viernes o el sábado", aseveró.

Cuando se le preguntó sobre Lagoa, una jurista cubanoamericana conservadora de Florida, Trump dijo que "ella es hispana. Es una mujer maravillosa por todo lo que sé. No la conozco. Nos encanta Florida".

Justamente este estado sureño es un campo de batalla electoral para las posibilidades del magnate contra el demócrata Joe Biden.

El jefe de Estado también indicó que Allison Jones Rushing, una jueza de apelaciones, de 38 años, de Carolina del Norte, también está en la lista y agregó que prefiere a alguien joven que pueda dominar la jurisprudencia del país durante cuatro o cinco décadas.

Trump ya nombró a dos jueces conservadores para la Corte Suprema de Justicia: Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh.

Las razones de los demócratas y algunos republicanos para retrasar la nominación

El candidato demócrata Joe Biden, su bancada política y algunos senadores republicanos, han instado a que se retrase la nominación, al argumentar que el actual Gobierno está próximo a terminar y debería ser el presidente elegido en las elecciones, para las que faltan mes y medio, el que defina quién ocupará el cargo vitalicio.

Los demócratas acusan a la bancada republicana y en concreto al líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, de "hipocresía" por estar ansioso con llevar a un nominado de Trump a una votación de confirmación, pero en 2016 se negó a al menos considerar al candidato del entonces presidente demócrata Barack Obama para ocupar una vacante en el mismo tribunal, que quedó tras la muerte del juez conservador Antonin Scalia.

En febrero de 2016 y cuando faltaban nueve meses para las elecciones presidenciales, McConnell dijo que sería inapropiado nombrar a alguien durante un año electoral.

Ante las críticas, el gobernante y sus compañeros republicanos, incluido McConnell, quien encabezará las audiencias de confirmación y la votación, rechazan la comparación al señalar que Trump podría volver a ganar e indican que, a diferencia de hace cuatro años, ahora el mismo partido que controla la Casa Blanca tiene la mayoría en el Senado.

El inminente enfrentamiento por el puesto vacante sobre cuándo llenarlo y con quién, ha alterado la recta final de una carrera presidencial para una nación que tambalea por la pandemia, que ha dejado cerca de 200.000 muertos, millones de desempleados y un aumento en las tensiones partidistas.

Anunciar a un candidato al final de esta semana dejaría menos de 40 días para que el Senado haga una votación de confirmación antes de las elecciones. Ningún nominado ha ganado la confirmación en tan pocos días desde que Sandra Day O'Connor se convirtió en la primera mujer en servir en la Corte Suprema en 1981. O'Connor fue designada con una votación de 99 a 0, cerca de un mes después de que el entonces presidente Ronald Reagan la postulara.

Actualmente, los republicanos tienen una ventaja de 53 a 47 en la Cámara Alta. Sin embargo, dos senadoras republicanas, Susan Collins y Lisa Murkowski, dijeron durante el fin de semana que se oponen a que el Senado siga adelante con el proceso.

Es necesario que cuatro legisladores republicanos se aparten de su partido en esta decisión para mantener al nominado de Trump fuera de la corte. Si se presentara un empate: 50 a 50, el vicepresidente Mike Pence sería el encargado de romperlo.

Aunque aún es incierta la votación en el Senado, Biden advirtió: "Si gano estas elecciones, el candidato del presidente Trump debería ser retirado y, como nuevo presidente, debería ser yo quien nomine al sucesor de la jueza Ginsburg".

Con AP, Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24