Venezolanos toman infusiones de hierbas en un intento por protegerse del Covid-19

Un hombre mira desde una ventana al barrio de bajos ingresos de Las Mayas, a medida que aumentan los casos en medio del brote de la enfermedad por coronavirus, en Caracas, Venezuela, 14 de julio de 2020. Fotografía tomada el 14 de julio de 2020.
Un hombre mira desde una ventana al barrio de bajos ingresos de Las Mayas, a medida que aumentan los casos en medio del brote de la enfermedad por coronavirus, en Caracas, Venezuela, 14 de julio de 2020. Fotografía tomada el 14 de julio de 2020. © REUTERS / Manaure Quintero

Aunque no existe todavía un medicamento que prevenga o cure los efectos del nuevo coronavirus, los venezolanos están apostando por las infusiones de hierbas como un supuesto método para no enfermarse, incluso a pesar de que la sociedad científica ha comprobado que estas no funcionan.

Anuncios

Manuel Zapata tiene su propio huerto en una barriada popular en el oeste de Caracas, la capital venezolana, donde ha sembrado algunas hierbas para prepararse a diario infusiones que, según él, previenen el Covid-19. Expresó que se toma dos tazas por días y que también les regala plantas a sus vecinos.

Ante los altos costos de los medicamentos y la imposibilidad de muchos para pagarlos, algunos venezolanos han optado por recetas caseras, ignorando a los médicos que advierten que estos brebajes no tienen ningún efecto sobre el virus.

“La medicina está cara, el que tiene las compras y el que no acude al té de las planticas. Usted ve a todo el mundo en la calle llevando sus ramitas y cada quien tiene sus propias recetas”, indicó Zapata.

Este creyente de la medicina ancestral no está en desacuerdo con la medicina occidental, pero si puede la evita. “Si un doctor me recomienda unas pastillas me los tomo. La ciencia es la ciencia, pero hay personas que le tienen fe a las plantas medicinales, así que yo me tomo mi té y funciona. Respiro bien, duermo bien y me siento bien”, señaló.

La postura de Zapata va en contra de las indicaciones de la Organización Mundial de Salud (OMS) que reitera que “por el momento, no se recomienda ningún medicamento específico para prevenir o tratar la infección por el nuevo coronavirus”. Pero él no es el único que defiende los brebajes ante la pandemia.

De hecho, el mismo presidente Nicolás Maduro fue uno de los primeros en sugerir el uso de la medicina natural. En una alocución presidencial el 24 de marzo comentó una receta que dijo se tomaba cada tres horas.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en un mensaje televisado a la nación desde el palacio presidencial de Miraflores en Caracas, el 6 de septiembre de 2020
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en un mensaje televisado a la nación desde el palacio presidencial de Miraflores en Caracas, el 6 de septiembre de 2020 Presidencia de Venezuela/AFP

El mandatario pidió en su momento que no se burlaran ni criticaran sus sugerencias para atacar el virus. “Hay quienes se han tratado de burlar de esto, respetemos la fe, las creencias y el conocimiento, la sabiduría ancestral (...) El que no esté de acuerdo que no lo haga. Para eso hay democracia y libertad”, expresó al inicio de la cuarentena.

Menta, malojillo, toronjil, eucalipto, hojas de guayaba y jengibre son los más buscados y se pueden conseguir en los puestos de los mercados, con vendedores ambulantes en las calles, y ahora hasta sembrados en jardines y pequeños huertos. Sobran los lugares donde los ciudadanos pueden adquirir todo los necesario para estas infusiones no avaladas como prevención o cura.

Koxzartc González ha vendido hierbas durante más de 10 años y señala que lo asesora un médico botánico. Cuando llegó la pandemia creó un combo llamado ‘El Coronavirus’, que vende por dos dólares. Esta idea le ha traído grandes ganancias a su negocio.

“La demanda creció 100 veces más respecto a lo que se vendía. Viene el ‘combito’ (la combinación) que te quita el malestar y que no es químico, no son pastillas”, acotó.

González tiene claro que el éxito de sus ventas durante los últimos meses se debe a la situación económica de la gente que busca alternativas de bajo costo.  Pues muchos venezolanos sin dinero para pagar un tratamiento siguen tomando brebajes, aunque estos no tengan ningún fundamento científico.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24