Estados Unidos superó los 200.000 muertos, la cifra más alta del mundo

La presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU., Nancy Pelosi, se encuentra entre 20.000 banderas estadounidenses que representan las 200.000 vidas perdidas en el país por la pandemia, en el National Mall en Washington, EE. UU., el 22 de septiembre de 2020.
La presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU., Nancy Pelosi, se encuentra entre 20.000 banderas estadounidenses que representan las 200.000 vidas perdidas en el país por la pandemia, en el National Mall en Washington, EE. UU., el 22 de septiembre de 2020. © Joshua Roberts / Reuters

En el país, cada semana mueren por coronavirus unas 800 personas. Un dato que hoy ha roto la barrera simbólica de las 200.000 muertes, que se creía el tope máximo de mortalidad nacional en esta pandemia. Ahora se piensa que Estados Unidos podría cerrar el año con más de 378.000 decesos, mientras el presidente Donald Trump se congratula por su gestión de la crisis sanitaria.

Anuncios

Este 22 de septiembre el mundo despertó con más de 31.400.000 casos y más de 966.000 muertes. Pero el dato estremecedor es que 200.000 de esos decesos por el nuevo coronavirus ocurrieron solo en un país: en Estados Unidos. Y la cifra no deja de ir en aumento, con seis de cada 10.000 residentes en constante peligro.

Y es que además de las políticas públicas de cada estado del territorio, otro factor en común con el resto de países es la llegada del otoño e invierno. Apenas inició el primero, pero en el hemisferio norte preocupa lo que el frío pueda traer convertido en nuevos casos. Mientras en Francia llevan desde el pasado día 12 por encima de los 10.000 contagios, en Reino Unido, el Gobierno británico ya ha impuesto nuevas restricciones, que durarán al menos seis meses.

A continuación las noticias más destacadas sobre la pandemia, este martes 22 de septiembre:

  • Estados Unidos ostenta la cifra de muertes más alta del mundo

Según un monitoreo de Reuters, de media, cada semana mueren en el país unas 800 personas. Son seis de cada 10.000 residentes. Si bien la cifra está por debajo de las 2.806 muertes diarias registradas el 15 de abril, se creía que 200.000 sería el número máximo de vidas perdidas en la nación durante la pandemia.

Hoy esa cifra superada da relevo a otro pronóstico del instituto de salud de la Universidad de Washington. Y es que ahora las muertes podrían llegar a las 378.000 a finales de este año, con una cifra diaria de 3.000 en diciembre, debido al frío del invierno.

Se trata de proyecciones nuevas ante una radiografía que pone al 70% de los fallecidos con más de 65 años, y a los estados sureños de Texas y Florida, además de California, primeros en casos diarios, sobre un total que ya ronda los 42.000.

07:00

Son los estados más poblados de Estados Unidos y los que hasta hoy registran la mayor cantidad de infecciones, tras superar al que fuera durante mucho tiempo el epicentro del brote, el estado de Nueva York. Dichas infecciones han aumentado en un 5% en solo una semana, luego de ir a la baja durante todo un mes.

Para el doctor Anthony Fauci, principal epidemiólogo del país, "la idea de 200.000 muertes es aleccionadora y en varios aspectos impresionante", pero podría no quedar ahí. Fauci considera que Estados Unidos podría caer en una nueva situación desesperada, no solo por el frío, sino por las medidas de salud pública que se han implementado por estados.

Una opinión completamente opuesta a la del presidente Donald Trump, quien valora que ha hecho un trabajo excepcional en esta pandemia: "No afecta (el virus) prácticamente a nadie. Es algo asombroso (...) Afecta a las personas mayores con problemas cardíacos y otras afecciones. Si tienen otros problemas, eso es lo que realmente les afecta, es todo", dijo el lunes en Ohio, en un mitin presidencial.

Hoy, en el marco de la 75 Asamblea General de la ONU, ha sostenido que Estados Unidos ha lanzado la movilización más agresiva que se recuerda desde la Segunda Guerra Mundial.

Para el presidente, que en noviembre se juega su reelección al cargo, el sistema estadounidense está por encima del chino (país al que culpa y da plena responsabilidad del virus), ha logrado invertir en vacunas que pronto podrían ser distribuidas, además de reducir un 85% las muertes ocurridas desde abril.

Pese a todo, hoy el titular es que Estados Unidos es el país más afectado en cuanto a mortalidad durante la pandemia, con más de 6,9 millones de estadounidenses contagiados. Brasil le sigue con más de 137.000 muertes.

  • Argentina bate récord de muertes al registrar 470 en un día 

Mientras en algunos países como Panamá o Colombia, la tendencia parece mostrar una estabilización de los casos, en Argentina, los indicadores de la pandemia continúan en rojo.

La nación registró 12.027 nuevos casos con lo que el número total de contagios ascendió a 622.934, mientras que los fallecimientos aumentaron a 13.952, tras ser registradas 470 muertes en las últimas 24 horas, un récord desde el inicio de la pandemia.

El reporte entregado por el Ministerio de Salud indicó que todavía hay 3.362 pacientes internados en cuidados intensivos, un 60,4 % en el total del país y el 65,9 % en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Hasta el momento, según datos del gobierno argentino se han realizado 1,7 millones de test para detectar el virus, con una tasa de 39.465 pruebas por cada millón de habitantes.

El ejecutivo decidió extender el 18 de septiembre las medidas de aislamiento obligatorio, con ciertas flexibilizaciones según los distritos, hasta el próximo 11 de octubre debido a que la pandemia se ha endurecido especialmente en las provincias del interior. 

  • Venezuela detecta repunte de casos, con más de 1.000 contagios en las últimas 24 horas

La pandemia sigue sin mostrar signos de retroceso en Venezuela. En la última jornada, el país registró 1.010 nuevos contagios de Covid-19, un repunte desde que encadenara una semana con reportes por debajo de los 1.000 casos diarios. Con esta nueva cifra, el total de afectados ascendió a 68.453, según reportó la vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez.

El estado de Miranda, próximo a la capital, Caracas, y el nororiental estado de Nueva Esparta, con 128 y 127 contagios, respectivamente, fueron las zonas más afectadas según los nuevos reportes.

Rodríguez también informó otras nueve muertes relacionadas con el virus, elevando el total de fallecimientos a 564, mientras el país sucumbe ante otra enfermedad crónica: la falta de infraestructura hospitalaria, deteriorada por la profunda crisis económica que golpea al país desde hace al menos un lustro.

Sin embargo, desde el 21 de septiembre Venezuela transita por una flexibilización de la cuarentena, que inició a mediados de marzo pasado, cuando apenas contaba un puñado de contagios.

  • Aplazada una cumbre europea por un caso positivo en el entorno de Charles Michel

Ya es costumbre que el Covid-19 cancele o aplace todo, y hoy ha sido el turno de una cumbre extraordinaria de la Unión Europea, prevista para el 24 y 25 de este mes. Debido a un caso positivo cercano, "un guardia de seguridad con quien tuvo estrecho contacto" el presidente del Consejo Europeo, el político Charles Michel, se decidió posponer la reunión para los próximos 1 y 2 de octubre.

Michel, que se hace pruebas de coronavirus "de manera regular", dio negativo ayer a uno de los test. La cuestión es que "como establecen las normas belgas, tendrá que hacer cuarentena a partir de hoy", desarrolló una portavoz de la institución.

La cumbre de esta semana debía abordar posibles sanciones contra Turquía, en el contexto de la tensión con Grecia por los límites de las aguas mediterráneas donde se disputa el derecho sobre el gas y el petróleo.

Además de este tema, los líderes europeos también debían hacer un balance de la pandemia, así como del mercado único, la política industrial, la transformación digital y las relaciones con China.

  • Francia sigue sumando jornadas de más de 10.000 casos

En las últimas horas, y como viene sucediendo desde el día 12, Francia registró 10.008 casos positivos de Covid-19, además de 68 nuevas muertes, elevando los infectados confirmados a 468.069 y los fallecidos a 31.416. No obstante, los datos no quedan ahí. En los últimos días, también aumentaron las hospitalizaciones (ya son 4.244 personas ingresadas), de las cuales 651 se han producido en unidades de cuidados intensivos.

Hoy por hoy, Francia cuenta con una tasa de positivo del 6,1%, lo que supone un incremento de un punto en una semana y dos décimas respecto al lunes, y tiene a la vista 1.031 focos en activo, con 180 localizados en residencias de mayores y en centros de dependencia. Una radiografía que a nivel nacional se traduce en 90 departamentos en alerta moderada o elevada, de un total de 101.

El avance del virus en el país, tras un verano de apertura en pro de la economía, es algo innegable y coincide con el segundo día del otoño. Ya en la región de Île de France, la región que abraza París, los médicos han denunciado un aumento de la tensión por la dificultad de ubicar camas para los enfermos más graves, así como para transferir a pacientes sospechosos, por falta de sitio.

Miembros del personal médico, vestidos con trajes protectores y mascarillas faciales, tratan a un paciente con coronavirus, en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital militar Laveran en Marsella, Francia, el 18 de septiembre de 2020.
Miembros del personal médico, vestidos con trajes protectores y mascarillas faciales, tratan a un paciente con coronavirus, en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital militar Laveran en Marsella, Francia, el 18 de septiembre de 2020. © Eric Gaillard / Reuters

Ídem es la saturación en los laboratorios, reticentes a aceptar más pruebas, ante la demanda de estas. La Agencia Sanitaria de la región parisina dejará abiertos 20 centros de diagnóstico durante seis días a la semana hasta finales de invierno para tratar de reforzar la oferta de test.

  • Reino Unido impone seis meses de nuevas medidas para hacer frente al invierno europeo

La condición que ha lanzado el primer ministro Boris Johnson a los británicos es clara: "Si seguimos juntos estas simples reglas, podremos hacer frente al invierno, aún cuando se avecinan meses difíciles". De este modo, el mandatario anunció hoy martes un hilo de nuevas medidas que buscan evitar un empeoramiento del virus en el país, cuando Europa empieza a prepararse para el frío del otoño y el invierno.

En una alocución televisada, Johnson volvió a pedir a los ciudadanos que trabajen desde casa siempre que sea posible, mientras que a los restaurantes y los bares les ordenó el cierre en un horario más temprano, con un límite hasta las 10:00 p.m. Medidas que no contemplan a las escuelas y universidades que seguirán abiertas, pero que señalan bastantes multas y sanciones.

Por ejemplo, quienes no lleven mascarilla donde sea requerido, en especial en los transportes públicos y en los comercios, se llevarán una multa de 200 libras, en unos castigos que pueden llegar a ser de hasta 10.000 libras para las empresas si no se acatan las reglas. Johnson ha dispuesto un tablero de medidas que de no funcionar podrá provocar un endurecimiento de las restricciones.

Todo para llegar a la primavera, guardándose la carta y "el derecho de ir más lejos", con un nuevo confinamiento nacional: "Nos reservamos el derecho de añadir más fuego, con restricciones significativamente mayores (...) A menos que actuemos, el riesgo es que tengamos que recurrir a medidas más duras después, cuando las muertes ya hayan aumentado y tengamos una cantidad de infecciones como en la primavera pasada".

Boris Johnson se dirige a su residencia oficial del número 10 de Downing Street, el 22 de septiembre de 2020, en el centro de Londres, Reino Unido.
Boris Johnson se dirige a su residencia oficial del número 10 de Downing Street, el 22 de septiembre de 2020, en el centro de Londres, Reino Unido. © Justin Tallis / AFP

En Reino Unido, los científicos ya han pronosticado 50.000 casos en octubre y han advertido un incremento de las muertes si no se dan medidas urgentes. Johnson no llega al encierro total de marzo sobre todo por la economía y su deseo de seguir en movimiento "con la gente trabajando, pudiendo mantener nuestras tiendas y escuelas, y haciendo avanzar al país, mientras trabajamos juntos para suprimir al virus".

Según una encuesta de YouGov, el 78% de los británicos, sobre una base de 3.463 adultos, apoya las medidas, mientras que un 45% siente que debería ir más lejos y un 32% se auto-valora como buen cumplidor de las restricciones.

Sobre los que "desafían descaradamente las reglas", el primer ministro británico lo achacó a que Reino Unido es "un amante de la libertad" y es "muy difícil pedir a la población que obedezca las directrices". Por ello, volvió a hacer hincapié en la voluntad de la ciudadanía para frenar las infecciones (ya 41.825) y las muertes, con la cifra más alta de fallecimientos en Europa por Covid-19.

"Nunca en nuestra historia nuestro destino colectivo y nuestra salud colectiva han dependido tan completamente de nuestro comportamiento individual", sentenció el primer ministro Boris Johnson.

  • Chile y Colombia se unieron al plan mundial de distribución de vacunas contra el Covid-19

En una rueda de prensa conjunta, los mandatarios Sebastián Piñera e Iván Duque comunicaron este martes su adhesión a la plataforma COVAX Facility de la OMS y la Alianza para la Vacunación (GAVI), para distribuir la vacuna contra el Covid-19.

"Este acuerdo con COVAX nos permite acelerar el desarrollo y tener alternativas, certeza y acceso a una vacuna eficaz", aseguró el presidente chileno, mientras que en virtual su homólogo colombiano agregó que en este trabajo "se espera que un gran número de países, desde el enfoque del comprador, puedan tener la mayor diversificación de los riesgos y garantizar el mayor acceso oportuno y seguro al acceso de una vacuna".

Para Chile, este acuerdo que mira sobre todo a los países en vías de desarrollo, en pro de una distribución equitativa, supondrá obtener ocho millones de dosis. Si bien el país tiene varios tratos abiertos con los que multiplica esta recepción. Desde ya, con la farmacéutica estadounidense Pfizer tiene comprometidas unas 10 millones de unidades de vacunas, que se encuentran en fase 2 de ensayo de seguridad.

A la par de estas dosis de Pfizer, que podrían llegar en 2021, Chile tiene convenios con el grupo farmacéutico belga Janssen, con el laboratorio chino-canadiense CanSino y con AstraZeneca, en colaboración con la Universidad de Oxford. Por esta última contará pronto con 14,4 millones de reservas más.

Unas vacunas que ambos presidentes de Chile y Colombia, con 448.523 casos y 770.435 respectivamente, han aclarado que primero se aplicarán al personal de salud y a los grupos de riesgo, que incluyen a mayores y a personas con enfermedades crónicas.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24