Estados Unidos anuncia nuevas sanciones contra Irán y Nicolás Maduro

El secretario de Estado Mike Pompeo habla junto al secretario de Comercio, Wilbur Ross, el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, y el secretario de Defensa, Mark Esper, durante una rueda de prensa para anunciar el restablecimiento de las sanciones contra Irán por parte de la Administración Trump, en la sede del Departamento de Estado, en Washington, EE. UU., el 21 de septiembre de 2020.
El secretario de Estado Mike Pompeo habla junto al secretario de Comercio, Wilbur Ross, el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, y el secretario de Defensa, Mark Esper, durante una rueda de prensa para anunciar el restablecimiento de las sanciones contra Irán por parte de la Administración Trump, en la sede del Departamento de Estado, en Washington, EE. UU., el 21 de septiembre de 2020. © Patrick Semansky/Pool/Vía Reuters

El Gobierno de Donald Trump sancionó este lunes al Ministerio de Defensa de Irán, 27 entidades e individuos relacionados con el programa nuclear de la República Islámica, y al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro; al considerar que violó el embargo de armas que existe sobre Teherán.

Anuncios

Estados Unidos parece estar solo en su avance respecto a la reimposición de sanciones contra Irán por su programa nuclear. En un desafío a casi todos los miembros de la Organización de Naciones Unidas, este lunes el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, anunció nuevas sanciones contra el Ministerio de Defensa Iraní; 27 entidades e individuos; y el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Según el jefe de la diplomacia estadounidense, la decisión fue tomada tras considerar que Irán violó el embargo de armas. "No importa quién sea usted, si viola el embargo de armas de la ONU sobre Irán, corre el riesgo de sufrir sanciones", indicó el funcionario. Además, Pompeo acusó a Caracas y Teherán de haber trabajado "para burlar el embargo de armas de la ONU" durante casi dos años.

Las nuevas penalidades de Estados Unidos incluyen congelar cualquier activo que los castigados puedan tener en jurisdicciones de ese país, prohibir a los estadounidenses hacer negocios con las entidades y personas señaladas y, quizás lo más importante, sancionar gobiernos extranjeros, empresas e individuos que hagan transacciones con Teherán.

Precisamente, por la última condición mencionada el Departamento de Estado incluyó a Maduro dentro de las penalidades, pues la orden ejecutiva de Trump sostiene que hubo transacciones de defensa entre Irán y el líder venezolano.

"Estados Unidos ahora ha restaurado las sanciones de la ONU contra Irán (…) Mis acciones de hoy envían un mensaje claro al régimen iraní y aquellos en la comunidad internacional que se niegan a enfrentarse a Irán", señaló Trump en un comunicado emitido poco después de que firmó una orden ejecutiva que detalla cómo Estados Unidos hará cumplir la "reimposición" de las sanciones.

La orden ejecutiva de Trump afecta principalmente a entidades iraníes y extranjeras involucradas en actividades de armas convencionales y misiles balísticos. El embargo de armas de la ONU contra Teherán expirará en octubre, según los términos del acuerdo nuclear, pero la Administración Trump insiste en que no prescribirán.

La ONU señala que las sanciones no tienen efecto legal

Washington anuncia estas acciones pese a que su argumento para restablecerlas es rechazado por la mayoría de naciones del Consejo de Seguridad de la ONU, incluidos los aliados europeos de Estados Unidos, que optan por una solución pacífica.

Vista de una sesión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el 9 de enero de 2020 en Nueva York
Vista de una sesión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el 9 de enero de 2020 en Nueva York Mark GARTEN Naciones Unidas/AFP

Prácticamente, todos los países de la organización afirman que la movida de Estados Unidos no tiene efecto legal porque las sanciones que quiere aplicar la nación norteamericana hacen parte del Acuerdo Nuclear de 2015, del que EE. UU. se retiró unilateralmente en 2018. Es por esto que las mayorías del Consejo de Seguridad de la ONU no consideran que la Administración Trump pueda utilizar partes del pacto al que no está suscrito. 

Pero Estados Unidos se niega a esta postura. Una muestra de ello es que Pompeo dijo que su Gobierno actúa en nombre del resto del mundo que enfrenta la amenaza iraní.

Por su parte, el canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, respondió que el anuncio del Gobierno estadounidense es "nada nuevo". "Estados Unidos ha ejercido toda la presión que pudo sobre Irán. Esperaba que estas sanciones pusieran de rodillas a nuestro pueblo, pero no lo hizo", dijo Zarif.

El canciller también adoptó una posición conciliadora al repetir que su país está listo para intercambiar prisioneros con Washington.

Elizabeth Rosenberg, experta en sanciones del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense, dijo que el nuevo anuncio de Pompeo no "movió la aguja" de manera significativa, ni al aumentar la presión sobre Irán ni al castigar a quienes colaboran con ese Gobierno.

"Estados Unidos ya ha apuntado significativamente a Irán, y esta nueva acción no causa un dolor mucho más significativo", dijo.

Según el acuerdo nuclear, el embargo de armas convencionales expirará el 18 de octubre, justo antes de las elecciones del 3 de noviembre en las que Trump aspira a la reelección. Es en este contexto que el mandatario intenta mostrarse con mano dura frente a la República Islámica.

Con Reuters y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24