Abogado de Guaidó defiende que la justicia inglesa no puede cuestionar su reconocimiento

Londres (AFP) –

Anuncios

El Reino Unido tiene la "prerrogativa" de reconocer a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela y la justicia no puede cuestionarlo, defendió el miércoles el abogado del líder opositor en un litigio por el control de 30 toneladas de oro.

En febrero de 2019, el entonces ministro de Relaciones Exteriores británico, Jeremy Hunt, afirmó en una declaración reconocer a Guaidó como "presidente constitucional interino de Venezuela hasta que se puedan celebrar elecciones presidenciales creíbles".

"Fue una decisión que la Reina tomó a través de su gobierno (...) en el ejercicio de su prerrogativa" y "el tribunal está obligado por la doctrina de 'una sola voz' a darle efectividad", defendió Andrew Fulton ante tres jueces de la Corte de Apelaciones de Londres.

Los magistrados revisan esta semana una sentencia dictada en julio en primera instancia según la cual el "reconocimiento inequívoco" del líder opositor como jefe de Estado le da poder para controlar los lingotes de la reserva nacional custodiados en el Banco de Inglaterra, valorados en más de mil millones de dólares.

Los abogados del gobierno bolivariano recurrieron la decisión, afirmando que aunque Londres concede a Guaidó el derecho a ejercer el poder, reconoce que éste es ejercido de hecho por Nicolás Maduro y por lo tanto debería obedecerse a su deseo de recuperar los fondos, que asegura necesitar para combatir el covid-19.

"El juez Teare (que dictó la sentencia de julio, ndlr) tenía absolutamente razón en afirmar que no puede haber dos presidentes", lanzó Fulton.

La decisión británica se tomó en respuesta a "una vacante en la presidencia, como resultado de elecciones fraudulentas, que está siendo ocupada por Guaidó en su calidad de presidente de la Asamblea Nacional", agregó.

El medio centenar de países que reconocen al líder opositor como presidente encargado consideran ilegítima la reelección de Maduro en mayo de 2018, uno comicios que denuncian como irregulares.

La existencia de dos "presidentes" rivales lleva tiempo dificultando que el gobierno venezolano pueda acceder a los fondos que tiene en el sistema financiero internacional. La administración de Maduro intenta sin éxito repatriar el oro guardado en Londres desde hace dos años, mucho antes de la aparición del coronavirus.