Saltar al contenido principal

En una ceremonia no anunciada, Lukashenko se posesionó para un sexto mandato en Belarús

El presidente de Belarús, Alexander Lukashenko, durante su ceremonia de posesión para un sexto mandato consecutivo, pese a las masivas protestas y denuncias de presunto fraude. En Minsk, Belarús, el 23 de septiembre de 2020.
El presidente de Belarús, Alexander Lukashenko, durante su ceremonia de posesión para un sexto mandato consecutivo, pese a las masivas protestas y denuncias de presunto fraude. En Minsk, Belarús, el 23 de septiembre de 2020. © Andrei Stasevich/BelTA/Vía Reuters

El presidente de Belarús, Alexander Lukashenko, se posesionó este 23 de septiembre para un nuevo periodo de Gobierno frente a la antigua república soviética pese a las protestas. La oposición anunció que mantendrá de forma indefinida las manifestaciones por presunto fraude electoral. Alemania anunció que no reconoce al mandatario.

Anuncios

Alexander Lukashenko, en el poder durante 26 años, desafía la mayor ola de protestas en la historia de Belarús y se posesiona para un nuevo mandato.

La ceremonia se llevó a cabo este miércoles 23 de septiembre sin aviso previo y cuando continúan las manifestaciones masivas contra su reelección, por considerarlo un líder autoritario que habría manipulado los resultados de los comicios del pasado 9 de agosto para perpetuarse en el cargo.

La juramentación tuvo lugar en Minsk, la capital, con la presencia de funcionarios gubernamentales de alto nivel y la presidenta de la Comisión Electoral Central, Lidia Yérmoshina, quien le entregó la tarjeta de identificación oficial de jefe de Estado.

“El día de asumir el cargo de presidente es el día de nuestra victoria, convincente y contundente (…) No solo estábamos eligiendo al presidente del país, estábamos defendiendo nuestros valores, nuestra vida pacífica, soberanía e independencia", afirmó Lukashenko.

Para el analista independiente de Belarús, Alexander Klaskousky, el secretismo del evento con el que volvió a posesionarse demuestra la amenaza que las movilizaciones actuales representan para el control de Lukashenko.

“La inauguración secreta ilustra el nivel de confianza del líder en los resultados oficiales de las elecciones y en el pueblo. Aquellos que obtengan oficialmente el 80% de los votos no actúan así”, apuntó Klaskousky.

Mientras Lukashenko juramentaba, varios manifestantes fueron detenidos cerca del Palacio de la Independencia, donde se llevó a cabo la ceremonia, con pancartas en las que se leía "El rey quedó al desnudo" y "La victoria pertenecerá al pueblo".

La oposición anuncia protestas indefinidas contra Lukashenko

Las protestas que exigen la dimisión del mandatario y que han sacudido a diario la república de la antigua Unión Soviética desde los comicios del mes pasado podrán ser indefinidas, según anunció la oposición este miércoles.

"Nunca aceptaremos las falsificaciones, exigimos nuevas elecciones (…) Hoy hemos sido testigos de una situación sin precedentes. El presidente que afirma que obtuvo más del 80 por ciento de los votos en las elecciones, llevó a cabo una operación especial para su autoinvestidura", dijo Pável Latushko, exministro de Cultura y miembro del presídium del Consejo Coordinador para el traspaso pacífico del poder, que fue creado para impulsar una transición. 

Pero desde que comenzaron las protestas antigubernamentales, tanto Latushko como otros destacados líderes opositores han sido encarcelados u obligados a abandonar su país. Algunas jornadas de las manifestaciones en Minsk han atraído hasta 200.000 personas y durante los primeros días de movilizaciones la Policía utilizó porras y balas de goma para dispersar a la multitud. Varios manifestantes murieron y más de 7.000 fueron arrestados.

Svetlana Tikhanovskaya, que enfrentó a Lukashenko en las pasadas elecciones presidenciales y actualmente en el exilio, en Lituania, se reunió el martes con los cancilleres de la Unión Europea a quienes pidió sanciones contra autoridades claves de Belarús, que señala como responsables de la violencia y la represión policial contra los manifestantes.

Alemania no reconocerá a Lukashenko 

Estados Unidos y la Unión Europea han cuestionado la reelección y criticado la brutal represión contra activistas pacíficos. 

El Gobierno alemán señaló este miércoles que no reconoce la legitimidad de Lukashenko y que confía en que habrá sanciones a gran escala desde la UE, aunque lamentó que no se hubiera logrado un consenso al respecto en la reunión del martes.

"Nuestro objetivo sigue siendo alcanzar un consenso para adoptar esas medidas restrictivas", dijo Steffen Seibert, portavoz de la canciller alemana Angela Merkel. 

La aprobación de sanciones quedó bloqueada por Chipre, que condiciona su apoyo a que el bloque también emita medidas contra Turquía, en medio de la disputa por aguas en el Mediterráneo Oriental.

Lituania, por su parte, señaló la reelección del mandatario bielorruso como una “farsa”. “Elecciones falsas. Inauguración forzada. Su ilegitimidad es un hecho con todas las consecuencias que esto conlleva”, publicó el canciller lituano Linas Linkevicius en su cuenta de Twitter.

Según los resultados oficiales de las pasadas elecciones, el mandatario obtuvo el 80% de los votos y su oponente más fuerte, Svetlana Tikhanovskaya, alcanzó un 10%.

Con EFE y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.