Saltar al contenido principal

Brasil: envían refuerzos para combatir los incendios que devoran el Pantanal

El fuego arrasa el Pantanal, en el estado brasileño de Mato Grosso
El fuego arrasa el Pantanal, en el estado brasileño de Mato Grosso Ibere PERISSE Projeto Solos/AFP
Texto por: Andrea Rincón
5 min

Los 43 agentes de la Fuerza Nacional de Seguridad llegarán para auxiliar a trabajadores y voluntarios que enfrentan los peores incendios en la historia del Pantanal, el humedal más grande del mundo. Las llamas ya acabaron con el 20% del área y decenas de animales.

Anuncios

El pedido de auxilio vino de Mauro Mendes, el gobernador del estado brasileño de Mato Grosso, territorio que junto a Mato Grosso del sur, alberga una gran área del Pantanal.

En un memorando, Mendes pidió al Ejecutivo más refuerzos y equipos, incluyendo militares y aviones, para combatir el fuego que algunas organizaciones calculan ya ha arrasado con el 22% del mayor humedal del planeta, que se extiende por unos 250.000 kilómetros cuadrados, repartidos entre Brasil (que alberga cerca del 60%), Paraguay y Bolivia. 

Tras el pedido, el Ministerio de Justicia autorizó este miércoles el uso de la Fuerza Nacional de Seguridad Pública en la región en "carácter episódico y planificado" e informó que está en contacto con las secretarías de Seguridad Pública del Distrito Federal y del Paraná para posibilitar el envío de equipos adicionales.

De momento envió un contingente de bomberos militares, una decena de vehículos, dos microbuses y un helicóptero, cuyo trabajo se extenderá por 30 días a partir del 24 de septiembre, periodo que podrá ser prorrogado en caso de necesidad.

En un memorando, Mendes destacó que el humedal sufre "una de las peores olas de incendios de los últimos años" y destacó que el bioma tiene "significativa importancia ecológica por abrigar muchas especies de peces y aves acuáticas".

Envío de refuerzos al Pantanal, ¿una ayuda tardía?

Los agentes que embarcaron hoy se unirán a las cerca de 2.500 personas, entre bomberos, socorristas y voluntarios, que luchan por apagar las llamas que castigan el Pantanal desde marzo, divididos en 40 equipos de combate al fuego en diversas regiones, así como con seis aeronaves y tres helicópteros.

Pero los incendios, que se han intensificado especialmente durante septiembre, llevan meses recorriendo con fuerza los amplios senderos del humedal y algunos expertos cuestionan que hasta ahora el Gobierno esté reaccionando.

El cadáver de un caimán muerto durante un incendio en los humedales del Pantanal, estado de Mato Grosso, Brasil, el 27 de agosto de 2020, imagen del 9 de septiembre. de 2020.
El cadáver de un caimán muerto durante un incendio en los humedales del Pantanal, estado de Mato Grosso, Brasil, el 27 de agosto de 2020, imagen del 9 de septiembre. de 2020. Ibere PERISSE Projeto Solos/AFP

De acuerdo con el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE), los incendios este mes ya doblaron los 2.887 registrados en los 30 días de septiembre de 2019 y al actual ritmo, este podría ser el mes con el mayor número de focos de calor en la historia del humedal, por encima del récord de 5.993 registrado en agosto de 2005.

La situación afecta principalmente a las más de 1.200 especies que habitan el Pantanal.

"Todo está muy quemado. Los árboles están quemados, muchos animales que dependen de frutos y semillas no tendrán esos recursos. Entonces estamos viendo una gran migración de animales. Se están moviendo en busca de recursos", dijo el veterinario Felipe Coutinho.

El jaguar, símbolo de la destrucción 

Las imágenes de esqueletos de cocodrilos, osos calcinados y jaguares lastimados son algunas de las dolorosas postales que llegan desde este humedal.

Amanaci fue una de las afortunadas. Rescatada de los incendios por varios voluntarios, fue llevada a una granja en el estado de Goiás dirigida por una ONG dedicada a proteger a los jaguares en peligro de extinción.

Esta desorientada jaguar hembra, aturdida por los tranquilizantes, despertó en medio de gruñidos por donde intenta desahogar el dolor por sus patas quemadas. 

De momento está siendo tratada con medicina de vanguardia: inyecciones de células madre para acelerar la recuperación del tejido quemado y la regeneración de tejido.

Un jaguar macho adulto llamado Ousado descansa durante el tratamiento por quemaduras en sus patas después de un incendio en Pantanal , en el Instituto NGO Nex en Corumba de Goias, estado de Goias, Brasil, 19 de septiembre de 2020.
Un jaguar macho adulto llamado Ousado descansa durante el tratamiento por quemaduras en sus patas después de un incendio en Pantanal , en el Instituto NGO Nex en Corumba de Goias, estado de Goias, Brasil, 19 de septiembre de 2020. © Ueslei Marcelino, Reuters

"Me enfada y me entristece ver cómo están sufriendo estos animales", dijo Cristina Gianni, fundadora del santuario llamado Instituto NEX, para la No Extinción, donde se cuidan 23 jaguares.

Mientras el Pantanal, una joya de la biodiversidad que alberga la población de jaguares más densa de la Tierra, arde, Bolsonaro culpó ante la ONU a los indígenas por los incendios y se declaró víctima de un complot de "desinformación" para empañar su gestión ambiental. 

El líder brasileño tiene otra interpretación de la realidad: para él "Brasil es el país que mejor preserva el medio ambiente" y todos "deberían felicitar" a su país. Una frase que no cae nada bien a los voluntarios que intentan apagar los incendios. 

Con EFE y Reuters 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.