Saltar al contenido principal

La Unión Europea desconoce nuevo mandato de Alexander Lukashenko

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, asiste a su ceremonia de inauguración en Minsk el 23 de septiembre de 2020.
El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, asiste a su ceremonia de inauguración en Minsk el 23 de septiembre de 2020. © AFP - MAXIM GUCHEK
5 min

Varias manifestaciones fueron reprimidas en Belarús luego de que el cuestionado mandatario asumiera por un sexto mandato en una ceremonia calificada por varios sectores como secreta. La Unión Europea no reconoce su Gobierno.

Anuncios

"Están gritando que no nos reconocen. Nunca les hemos pedido que nos reconozcan, que reconozcan nuestras elecciones, que reconozcan a nuestro presidente reelegido". Con esas declaraciones hablando de sí mismo en tercera persona, respondió el presidente de Belarús, Alexander Lukashenko, a varios países de la Unión Europea que decidieron no reconocerlo como mandatario pues consideran que los comicios donde fue electo para un sexto mandato fueron fraudulentos.

Lukashenko inició este miércoles formalmente un nuevo mandato después de  una ceremonia de investidura calificada de secreta para evitar las movilizaciones en las calles.

Pese a ello su toma del cargo dio lugar a protestas espontáneas que reunieron a miles de personas, en particular en la capital, Minsk.

La policía empleó cañones de agua para dispersar a los manifestantes que se congregaron en el centro de Minsk. Según los corresponsales de la agencia AFP, las fuerzas de seguridad arremetieron contra miles de personas que se encontraban en la Avenida de los Vencedores y procedió  a arrestar a 252 personas. Según el Ministerio del Interior 364 personas fueron detenidas en las manifestaciones en todo el país.

La polémica reelección de Lukashenko en las elecciones presidenciales del 9 de agosto desencadenó un movimiento de protesta sin precedentes en el país que continúa a pesar de la represión de las manifestaciones, el encarcelamiento o el exilio de las figuras de la oposición.

Europa no reconoce este nuevo mandato

Tras la ceremonia, la Unión Europea, Alemania, los Estados bálticos, Polonia y Estados Unidos indicaron que no reconocen a Lukashenko, en el poder desde 1994, como el presidente legítimamente elegido de Belarús.

El jefe de la diplomacia europea Josep Borrell, a través de un comunicado, agregó este jueves que "la elección del 9 de agosto no era libre ni equitativa. La Unión Europea no reconoce los resultados falsificados. En consecuencia, la supuesta 'investidura' del 23 de septiembre y el nuevo mandato que invoca Alexander Lukashenko no tienen ninguna legitimidad democrática" y "contradicen directamente la voluntad de amplios sectores de la población bielorrusa".

Borrell subrayó que esta toma de poder no hará sino "agravar la crisis política" y añadió que "en vista de la situación actual, la UE está revisando sus relaciones con Bielorrusia".

Según fuentes diplomáticas citadas por la agencia AFP,  la UE preparó sanciones contra unas 40 personas consideradas responsables de la represión y también está considerando la posibilidad de sancionar a Lukashenko.

El único obstáculo es que se necesita la unanimidad de los Estados miembros, y Chipre condiciona su acuerdo a la adopción, por parte del bloque europeo, de medidas que obliguen a Turquía a detener sus perforaciones en busca de gas  en aguas que Chipre considera como su zona económica.

Suecia y Finlandia, por su parte, se niegan a sancionar a Lukashenko para permitir la mediación de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) que será presidida por Suecia.

El tema bielorrusio será tratado en la cumbre de los líderes de la UE el 1 y 2 de octubre en Bruselas.

Reino Unido prepara sanciones junto a Canadá y Estados Unidos

El ministro de Relaciones Exteriores británico Dominic Raab dijo que para superar el bloqueo que hay en el seno de la Unión Europea su país junto a Canadá y Estados Unidos están organizando una serie de sanciones Magnitsky contra el presidente bielorruso y su entorno.

"Dada la elección  fraudulenta de Lukashenko he pedido el equipo de sanciones de la FCDO (Ministerio de Relaciones Exteriores) que prepare sanciones contra los responsables de graves violaciones a los derechos humanos", dijo Raab al parlamento.

"Estamos coordinando con los Estados Unidos y Canadá para preparar una lista con carácter urgente" explicó Raab que aseguró que "toda la gama de individuos potenciales" está bajo consideración, pero no dio ningún nombre.

Francois-Philippe Champagne, Ministro de Relaciones Exteriores de Canadá, aseveró que "Alexander Lukashenko no es el líder legítimo de Bielorrusia y está haciendo caso omiso de los derechos y principios democráticos".

Gran Bretaña estaba preparando sanciones coordinadas con la Unión Europea, pero los planes del bloque fueron bloqueados por Chipre.

Tras dejar la UE, Gran Bretaña impuso ya en julio su propio régimen de sanciones esa vez contra a 25 rusos y 20 Sauditas, con el objetivo de detener el blanqueo del llamado "dinero de sangre".

Las sanciones de Magnitsky, llevan el nombre del abogado ruso Sergei Magnitsky que fue arrestado en el 2008 después de alegar que los funcionarios rusos estaban involucrados en un fraude fiscal a gran escala y que murió en una prisión de Moscú

Con AFP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.