Reporteros

El regreso del talibán a Afganistán: diálogos buscan acabar con años de guerra

En Afganistán, una parte de la población mantiene esperanza en que las negociaciones entre el Gobierno y el movimiento talibán permitan alcanzar la paz tras 19 años de conflicto.
En Afganistán, una parte de la población mantiene esperanza en que las negociaciones entre el Gobierno y el movimiento talibán permitan alcanzar la paz tras 19 años de conflicto. © France 24

Afganistán busca poner fin a 19 años de conflicto. Para ello ha puesto en marcha una histórica negociación que comenzó en Doha (Qatar) el 12 de septiembre y en la que participan representantes políticos, talibanes y parte de la sociedad civil. La población se encuentra dividida ya que, por una parte, existe la esperanza de lograr la anhelada paz mientras que otros están preocupados por una radicalización del conflicto tras la amnistía a la que accedió el Gobierno afgano y que permitió la libertad de varios talibanes.

Anuncios

En esta edición, nuestros reporteros en Afganistán sostuvieron encuentros con varios de los combatientes amnistiados. Antes de ser arrestados, varios de ellos pasaron años luchando y, en la actualidad, luego de su permanencia en la cárcel, se ha fortalecido su adhesión ideológica y política al movimiento talibán.  

Su visión del Gobierno afgano es la de un títere al servicio de Estados Unidos, de ahí su rechazo. También rechazan la forma de vida moderna que se ha desarrollado en el país, particularmente en Kabul, un hecho que, a su juicio, es contraria a los preceptos del Islam.  

A pesar de las negociaciones, una parte del movimiento talibán se mantiene escéptica y dispuesta a volver a las armas de ser necesario. “Fui testigo en prisión de la tiranía del gobierno afgano, que actuaba bajo las órdenes de las fuerzas estadounidenses. Nuestro Emir nos ordenó llevar una vida normal por el momento. Si la ley islámica no se aplica y nuestro Emir nos lo ordena, tomaremos de nuevo las armas contra el gobierno afgano”, dijo Shapoor Qatan, un combatiente talibán.  

Dentro de las filas gubernamentales, especialmente en el Ejército, también hay expectativa en torno al diálogo. “La guerra continuará hasta que haya un acuerdo de paz. Los talibanes no dejarán de luchar. Porque eso es lo que los pone en una posición de fuerza durante las negociaciones. Lucharán hasta que consigan todo lo que quieren. Los talibanes controlarían o tendrían influencia sobre más del 60% del territorio afgano”, dijo Shirzad, comandante militar afgano.  

Una población que se siente excluida  

La caída del régimen talibán en 2001 permitió una transformación de la capital, Kabul. En algunos barrios, la vida moderna se impuso al igual que las calles muestran una mayor presencia de comercios y diversidad. 

En medio de este cambio, hay mujeres que se erigen como modelos de emancipación. Algunas de ellas buscan convertirse en la voz de las víctimas del conflicto. 

De las negociaciones se sienten apartados. Por ello piden a los participantes incluir a un representante de las víctimas en el diálogo. “Queremos un representante de las víctimas de la guerra en el proceso de paz. Porque los que se sientan a la mesa de negociaciones nunca sufrieron en carne propia la pérdida de un ser querido en la guerra”, afirmó Rohullah Raha, cofundador del Comité de Víctimas y Paz de Kabul.

Mientras tanto, las conversaciones avanzan y los familiares de las víctimas sufren el dolor con la esperanza de lograr justicia. Qatar se perfila como el lugar donde, para muchos, la paz está al alcance de la mano como nunca antes en 40 años. Sin embargo, no se descarta que llegar a ella requiera de muchos sacrificios, especialmente del pueblo afgano. 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24