"Se está haciendo ridículo", Azarenka empuja al árbitro a interrumpir su partido

París (AFP) –

Anuncios

"Se está haciendo ridículo": la bielorrusa Victoria Azarenka, finalista del último US Open, se negó a esperar cuando hacía frío en la pista Suzanne-Lenglen, mientras pasaba la tormenta, y empujó al árbitro a interrumpir su partido de la primera ronda de Roland Garros, este domingo tras tres juegos.

Cuando los primeros partidos de la quincena parisina comenzaban bajo un tiempo lluvioso y fresco (11°C), acompañado de ráfagas de viento, Azarenka, que ganaba por dos juegos a uno frente a la montenegrina Danka Kovinic, se dirigió al árbitro.

El partido acabó reanudándose treinta minutos más tarde.

"Se está haciendo. ¿No ve lo que está pasando? (...) Hace demasiado frío", dijo Azarenka. "No se puede agarrar la raqueta porque está demasiado húmeda", explicó la exnúmero uno mundial.

"Es una broma, ¿qué hacemos aquí?", dijo Azarenka antes de dejar la pista, antes incluso de que el árbitro pronunciara la suspensión del partido. "No voy a esperar aquí más porque tengo frío".

Azarenka pasó finalmente un poco más de una hora (61 minutos) en la tierra batida parisina bajo una fría temperatura, para imponerse en dos sets a Kovinic, por 6-1, 6-2. En segunda ronda, se enfrentará a la checa Anna Karolina Schmiedlova o a la estadounidense Venus Williams.

"Buenos días a todos", ironizó Azarenka en la pista tras su victoria. "Estoy contenta de haber podido terminar y ahora voy a poder seguir a todo el mundo luchar contra estas condiciones difíciles", añadió, con una sonrisa.

Los otros partidos de la primera ronda que se lanzaron simultáneamente no fueron interrumpidos al mismo tiempo. Azarenka y Kovinic se enfrentaban en la pista Suzanne-Lenglen que, contrariamente a la Central, que estrena su nuevo techo retráctil, no dispone todavía de tejado.

El domingo a las 11h00 (09h00 GMT), hacía 11°C en la zona oeste de París, con lluvia y ráfagas de viento. Las previsiones meteorológicas no auguran gran mejoría en las dos próximas semanas.