Francia prohibirá el uso de animales salvajes en los circos ambulantes

Tres tigres que nacieron mientras el circo Pinder recorría el sur de Francia en mayo de 2009.
Tres tigres que nacieron mientras el circo Pinder recorría el sur de Francia en mayo de 2009. © Gérard Julien, AFP

Las autoridades francesas indicaron este martes que prohibirán "gradualmente" las granjas de visones en el país, así como el uso de animales salvajes en circos ambulantes y la cría de delfines y orcas. La decisión fue aplaudida por las organizaciones que velan por los derechos de los animales. 

Anuncios

La ministra francesa de Medio Ambiente, Barbara Pompili, anunció este martes 29 de septiembre las medidas que planean poner en marcha en materia de protección animal. 

"Es hora de que nuestra fascinación ancestral por los animales salvajes ya no implique que estos terminen en cautiverio", señaló la alta funcionaria e indicó que los tres delfinarios del país tampoco podrán criar o traer nuevos delfines o ballenas asesinas.

El grupo animalista PETA elogió la decisión y la calificó como "una victoria histórica". "Las botellas de champaña se están descorchando aquí. Gracias a todos los que han ayudado a lograrlo", indicaron en su cuenta de Twitter. 

La organización benéfica animal '30 Million Friends' también acogió con satisfacción la prohibición y tuiteó que el Gobierno francés finalmente tuvo en cuenta "las demandas del público por el bienestar de los animales salvajes".

Aunque Pompili indicó que busca que las decisiones se aprueben lo más pronto posible, no precisó cuándo cerrarán las granjas de visones ni tampoco cuándo se detendría el uso de animales salvajes para entretenimiento, en cambio, solo aseguró que sería en los años venideros. 

"Ponerle una fecha no resuelve todos los problemas (...) Prefiero comenzar un proceso para que lleguemos lo más rápido posible", dijo. 

La resistencia a la prohibición 

La ministra tiene claro que las medidas seguramente también generarán reacciones de resistencia por parte de la industria de las pieles en territorio francés. 

En los últimos años, distintos grupos industriales han luchado contra las medidas que han sido puestas en marcha para controlar a las casas de moda de lujo que trabajan con cueros animales. 

Todavía no está claro qué implicaciones tendrían las nuevas medidas para el funcionamiento de los parques temáticos que organizan espectáculos con aves rapaces. 

Por el momento, la ministra Pompili dijo que no se permitirá la construcción de nuevos delfinarios en Francia y que el Gobierno está considerando la idea de crear un santuario para los delfines y las tres orcas que permanecen en cautiverio. Pese a la expectativa, la funcionaria advirtió que estas acciones podrían llevar "de siete a diez años". 

Actualmente los circos franceses utilizan cerca de 500 animales salvajes. Ante ello, Pompili afirmó que el Gobierno les ofrecerá, tanto a los circos como a los delfinarios, un paquete de ayudas de hasta 9,3 millones de dólares para impulsarlos a adaptarse. 

"Estamos pidiéndoles a los circos que se reinventen (...) Será un momento en el que necesitarán apoyo y el Estado estará a su lado", agregó la ministra. 

Más de 20 países europeos han prohibido o restringido fuertemente el uso de animales para el entretenimiento y cerca de 400 ayuntamientos en Francia ya adoptaron esas prohibiciones.

 

Este artículo fue adaptado de su original en inglés

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24