Hassan Nasrallah insta a Emmanuel Macron a no actuar como "el gobernante" de Líbano

El jefe de Hezbollah, Hassan Nasrallah, dijo el martes que respaldaba una iniciativa francesa de apoyo político, pero instó a un cambio importante en su tono.
El jefe de Hezbollah, Hassan Nasrallah, dijo el martes que respaldaba una iniciativa francesa de apoyo político, pero instó a un cambio importante en su tono. © Al-Manar TV / AFP

El líder del movimiento chiíta Hezbolá, Hassan Nasrallah, aseguró que su partido da la bienvenida a los esfuerzos de Francia de mediar en la crisis que atraviesa el país, sin embargo rechazó lo que considera como un comportamiento del presidente galo de actuar como “gobernante” de Líbano.

Anuncios

El jefe del movimiento chiíta Hezbolá aseguró el 29 de septiembre que esta fuerza política, con amplio apoyo en el país, está comprometida a continuar con la hoja de ruta que ha trazado Francia para buscar una salida a la crisis financiera que atraviesa la nación. 

Nasrallah, sin embargo, criticó lo que consideró un "comportamiento condescendiente" de Macron, quien ha liderado los esfuerzos internacionales desde la mortal explosión en el puerto de Beirut el pasado 4 de agosto que agudizó la profunda crisis económica y política en la nación. 

El mandatario francés ha lanzado fuertes críticas a los líderes libaneses por bloquear la posibilidad de formar un Gobierno de tecnócratas que pongan en marcha varias reformas en el país, una condición impuesta por la comunidad internacional para facilitar ayudas económicas a la nación. 

Macron ha criticado a los dos principales partidos chiítas del Líbano, Hezbolá y su aliado Amal, cuya exigencia de nombrar algunos ministros, en particular en la cartera de Finanzas, ha dejado en un punto muerto la formación de un Ejecutivo y ha asegurado estar "avergonzado" de los políticos libaneses.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ofrece una rueda de prensa sobre la crisis en Líbano, tras la renuncia del primer minsitro, Mustapha Adib. París, Francia, el 27 de septiembre de 2020.
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ofrece una rueda de prensa sobre la crisis en Líbano, tras la renuncia del primer minsitro, Mustapha Adib. París, Francia, el 27 de septiembre de 2020. © Lewis Joly / Reuters

'Dimos la bienvenida al presidente Macron, pero no a que él sea juez del Líbano'

"¿Quién dice que es una traición?. (...) No nos comprometimos a acordar un gobierno de ninguna forma. (...) Dimos la bienvenida al presidente Macron cuando visitó el Líbano y le dimos la bienvenida a la iniciativa francesa, pero no a que él sea juez, jurado, verdugo y gobernante del Líbano", aseguró Nasrallah. 

El primer ministro designado Mustapha Adib, a quien se le encomendó la misión de formar un nuevo gabinete, renunció días atrás tras intentar, sin éxito, distribuir los Ministerios, que han estado en manos de las mismas facciones durante años, incluido el de Finanzas, clave en la elaboración de las reformas económicas. Sin embargo, el bloqueo de Hezbolá y Amal y otras fuerzas políticas frustró el intento. 

El recién primer ministro designado del Líbano, Mustapha Adib, visita el barrio de Gemmayzeh en Beirut tras la mortal explosión en la capital libanesa.
El recién primer ministro designado del Líbano, Mustapha Adib, visita el barrio de Gemmayzeh en Beirut tras la mortal explosión en la capital libanesa. © AFP

Tras la renincia de Adib, Macron dio un ultimátum a los líderes políticos de las distintas fracciones para formar un nuevo Gobierno en un tiempo de entre cuatro y seis semanas y acusó a las autoridades libanesas de "favorecer su interés partidista e individual en detrimento del interés general del país".

Líbano atraviesa su peor crisis económica desde la guerra civil (1975-1990) con una moneda profundamente devaluada desde principios de año, cuando la nación se vio incapaz a hacer frente a la deuda externa. La explosión de agosto, que acabó con la vida de casi 200 personas, devastó la capital y provocó la renuncia del Gobierno, ha llevado al país al límite.

Por su parte, el Movimiento Amal, que eligió al último ministro de Finanzas, aseguró respetar los esfuerzos de Macron y dijo estar "sorprendido" por los comentarios del líder galo en los que responsabiliza a esta fracción política de estar estancando las opciones del país a acceder al flujo de efectivo internacional.

Con Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24