Saltar al contenido principal

La Corte Suprema mexicana avala realizar una consulta para enjuiciar a expresidentes

Andrés Manuel López Obrador, actual presidente mexicano y principal defensor de que se produzca el referendo, en una fotografía tomada en Ciudad de México, México, el 26 de septiembre de 2020.
Andrés Manuel López Obrador, actual presidente mexicano y principal defensor de que se produzca el referendo, en una fotografía tomada en Ciudad de México, México, el 26 de septiembre de 2020. © Edgard Garrido / Reuters
4 min

El Tribunal declaró constitucional la consulta tras ajustar la pregunta e indicó que permitirá que los mexicanos puedan decidir si juzgar o no a figuras tan relevantes como los expresidentes Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto por supuestos casos de corrupción.

Anuncios

La propuesta de Andrés Manuel López Obrador de realizar un plebiscito en México para poder enjuiciar a antiguos presidentes del país salió adelante. 

Contra todo pronóstico, y por seis votos a favor, la Corte avaló la propuesta de Obrador, quien llegó al poder en 2018 con un férreo discurso contra la corrupción y contra sus antecesores y sus gestiones en los planos económicos y de seguridad.

No obstante, la pregunta que se realizará en el referendo será diferente a la planteada por la Presidencia, la cual fue catalogada por la Corte como “tendenciosa”.

Mientras que la consulta impulsada por el Ejecutivo de Obrador era: “¿Está de acuerdo o no con que las autoridades competentes con apego a las leyes y procedimientos aplicables investiguen y en su caso sancionen la presunta comisión de delitos por parte de los expresidentes Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, antes, durante y después de sus respectivas gestiones?”.

En contraste, la pregunta aprobada por la Corte fue: “¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”.

Simpatizantes del presidente Andrés Manuel López Obrador manifestándose a las afueras de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en Ciudad de México (México).
Simpatizantes del presidente Andrés Manuel López Obrador manifestándose a las afueras de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en Ciudad de México (México). © José Méndez / EFE

Tras un acalorado debate, la mayoría de los miembros de la Corte desestimaron el proyecto propuesto por el magistrado Luis María Aguilar, que consideraba la consulta un "concierto de inconstitucionalidades". El funcionario advertía que "no es posible realizar una consulta popular que condicione la vigencia de los Derechos Humanos a lo que decida un grupo de la población".

Aguilar afirmaba que, al señalar a los expresidentes, se vulneraba su presunción de inocencia y subrayaba que la Justicia no se puede someter a consulta, dado que las autoridades están "obligadas" a denunciar cualquier delito.

El presidente del Tribunal, Arturo Zaldívar, quien votó a favor de la constitucionalidad, dijo que la Suprema Corte tenía "una oportunidad histórica para dar un sentido verdaderamente democrático al mecanismo de consulta popular". Defendió una "democracia más plural e incluyente" y subrayó que el resultado de la consulta no sería vinculante, por lo que la Justicia no quedaría "a merced de la opinión pública".

Antes de la votación, el presidente López Obrador pidió a la Suprema Corte que no le negara "al pueblo su derecho de participación" y exigió "que se haga valer a plenitud la democracia en el país".

La consulta se realizaría en 2021 y, aunque el actual mandatario se muestra desde hace tiempo a favor de ella, ha asegurado en más de una ocasión que votará en contra de enjuiciamientos para evitar la “venganza”.

Odebrecht salpica a la élite política mexicana

Los casos de corrupción entre la élite política mexicana están muy ligados a la trama de sobornos de Odebrecht. En agosto, el exdirector de la compañía petrolera Pemex, Emilio Lozoya, acusó a varios expresidentes y exministros de recibir dineros para aprobar una reforma energética en el país.

Desde que fue extraditado de España hacia México, el exjefe de la compañía energética también se ha propuesto desvelar cómo varios altos cargos de la política del país recibían sobornos millonarios de la constructora Odebrecht. Estos escándalos podrían afectar a líderes de los dos principales partidos mexicanos anteriores a la llegada de Andrés Manuel López Obrador, el Partido Revolucionario Institucional y el Partido de Acción Nacional.

Ya en agosto, Lozoya acusó directamente de cobrar pagos con fines electorales y compra de votos al expresidente Enrique Peña Nieto y a su exministro de Finanzas, Luis Videgaray.

Con EFE, Reuters y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.