La UE toma acciones legales contra Reino Unido por una ley vinculada al Brexit

Archivo-La bandera de la Unión Europea y del Reino Unido ondean frente a la cancillería de Alemania, en Berlín, el 9 de abril de 2019.
Archivo-La bandera de la Unión Europea y del Reino Unido ondean frente a la cancillería de Alemania, en Berlín, el 9 de abril de 2019. © Reuter/Hannibal Hanschke

La Comisión Europea (CE) anunció este jueves la apertura de un procedimiento de infracción contra el Reino Unido por no haber retirado antes de finales de septiembre un proyecto de ley que incumpliría parte del acuerdo de retirada que Londres firmó con Bruselas y que entró en vigor el pasado 31 de enero, con un periodo de transición hasta el próximo 31 de diciembre.

Anuncios

La prolongada tensión entre el Reino Unido y la Unión Europea por el Brexit ahora entra en un escenario de acciones legales. Este 1 de octubre, la Comisión Europea anunció que emprendió un "proceso formal de infracción" contra el Gobierno británico.

La decisión fue tomada luego de que el miércoles venciera el plazo que Bruselas dio a Londres para que retirara de su Parlamento la polémica Ley de Mercado Interno. Pero en cambio, los legisladores británicos el martes aprobaron el texto con 340 votos a favor y 256 en contra, en su última votación en la Cámara de los Comunes. Ahora, la iniciativa deberá ser votada en la Cámara de los Lores para que finalmente sea aprobada. Sin embargo, allí cuenta con una fuerte oposición.

Para la Unión Europea, se trata de una ley que echaría por la borda el pacto más difícil que lograron durante las negociaciones del Brexit: reglas aduaneras que no requieran de una barrera fronteriza entre Irlanda del Norte, que forma parte del Reino Unido, y la República de Irlanda, el único país miembro de la UE con el que los británicos tienen una frontera terrestre.

Mapa que muestra los territorios del Reino Unido y a la República de Irlanda.
Mapa que muestra los territorios del Reino Unido y a la República de Irlanda. © France 24

"La implementación total y efectiva del Acuerdo de Retirada siempre será una prioridad absoluta para (la UE)" (…) "Es el resultado de largas negociaciones entre la UE y el Reino Unido y la única forma de proteger el Acuerdo del Viernes Santo (Belfast), garantizando la paz y la estabilidad en la isla de Irlanda", publicó este jueves el principal negociador del Brexit de la UE, Michel Barnier, en su cuenta de Twitter.

El nuevo punto de la discordia

Según el protocolo, ambas partes se comprometieron a no instaurar una frontera dura entre Irlanda e Irlanda del norte. De esta manera, da libertad para mover mercancías pues los controles aduaneros no están en las fronteras irlandesas sino sobre los bienes que se transportan desde el resto del Reino Unido hasta Irlanda del Norte. En la práctica, esto hace que el comercio norirlandés se someta a varias de las reglas de la Unión Europea y no a todas las leyes británicas. Además, todos los británicos pueden ir a Irlanda sin necesidad de visas ni permisos especiales y viceversa.

Pero, la nueva propuesta legislativa del Reino Unido le daría el poder a los ministros británicos de eliminar unilateralmente compromisos adquiridos, reglamentar la ayuda estatal y los procedimientos aduaneros para el comercio de Irlanda del Norte a Gran Bretaña.

Londres argumenta que quiere proteger el comercio entre los diferentes países del territorio británico una vez el Reino Unido se retire definitivamente del bloque europeo.

Asimismo, el Gobierno de Boris Johnson indica que quiere un acuerdo comercial como el que la UE tiene con Canadá, el cual permite el comercio de mercancías sin aranceles ni cuotas.

El bloque europeo respondió que, a diferencia de Canadá, Reino Unido está muy cerca de la UE (lo que no implica mayores gastos de transporte) y que si desea acceso al mercado comunitario europeo debe someterse a los estándares impuestos, de lo contrario habría riesgo del denominado "dumping", pues los productos británicos se venderían más económicos que los de la Unión Europea.

Los líderes europeos también explican que, con las pretensiones comerciales, Londres podría llevar a la reimposición de una frontera dura entre las dos irlandas, lo cual deterioraría la estabilidad y paz alcanzada allí tras la firma del Acuerdo del Viernes Santo, firmado en 1998.

El Gobierno británico ha expresado que respeta ambos acuerdos, pero que quiere una "red de seguridad", en caso de que Bruselas después haga exigencias que obstaculicen el comercio entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido.

Celebraciones por la salida oficial del Reino Unido de la Unión Europea, en Londres, Reino Unido, el 31 de enero de 2020.
Celebraciones por la salida oficial del Reino Unido de la Unión Europea, en Londres, Reino Unido, el 31 de enero de 2020. © Reuters/Henry Nicholls

El pasado 31 de enero, Reino Unido dejó de ser oficialmente parte de la Unión Europea, pero actualmente se encuentran en un periodo de transición en el que aún aplican normativas anteriores y en el que han continuado negociaciones comerciales. Pero ese espacio terminará el próximo 31 de diciembre, por lo que ahora queda poco tiempo para que las partes involucradas logren una nueva solución.

A principios de septiembre, el primer ministro británico Boris Johnson dio un ultimátum hasta el 15 de octubre para llegar a un consenso sobre esta materia o, de lo contrario, en la práctica su país saldría del bloque comunitario sin un acuerdo. La UE ratifica que un Brexit sin acuerdo sería un "desastre" para el Reino Unido y sus ciudadanos.

Con AP, Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24