Alaphilippe ha "digerido las emociones" de su triunfo en Imola antes de la Lieja

Lieja (Bélgica) (AFP) –

Anuncios

El ciclista francés Julian Alaphilippe, quien se proclamó campeón del mundo hace una semana, se ha tomado el tiempo para "digerir las emociones y el esfuerzo" de Imola antes de estrenar su maillot arcoiris el domingo en la Lieja-Bastoña-Lieja, la 'Decana' de las clásicas.

"Es una de las carreras que sueño con ganar y lo voy a intentar el domingo", explicó por videoconferencia este viernes, insaciable, el nuevo campeón del mundo.

Pregunta: ¿Ya se ha puesto el maillot arcoíris que va a llevar en carrera?

Respuesta: "Cuando abrí la caja del equipaje fue un gran momento. Te das cuenta todavía un poco más que es el uniforme que vas a llevar lo que queda de temporada y todo el próximo año. Además me parece muy lindo. Es muy sobrio, muy elegante. Es una equipación con la que siempre he soñado, pero verla de verdad, decirme que es la mía, es realmente especial. Y esta mañana (viernes) he tenido el tiempo de aprovecharla en el reconocimiento del final de la Lieja con mis compañeros. Fue un momento muy hermoso".

P: ¿El maillot le hará ir más rápido el domingo?

R: "Lo que está claro es que será una motivación extra. El domingo voy a darlo todo. Estoy muy contento de honrar el maillot en mi primera competición en una carrera como la Lieja. Con este maillot se me esperará más, tal vez más de lo normal. Por contra, para mí, eso no cambia nada. Me siento relajado. Pese a las solicitudes, he querido tomar el tiempo para digerir bien las emociones y el esfuerzo, para recuperarme también para estar en buena forma el domingo".

P: ¿En qué nivel sitúa a la Lieja en sus objetivos?

R: "Sencillamente forma parte de las carreras que sueño con ganar. El Mundial era lo máximo para mí. Lieja es diferente pero sigue siendo una carrera que entra en mi lista de objetivos. Cuando se termina en el podio de esta carrera se sueña con ganarla, y lo voy a intentar el domingo. Tengo una nueva oportunidad y veremos cómo va".

P: El nuevo final de la Lieja ¿da ventaja a los esprínteres?

R: "Sigue siendo una carrera difícil. La diferencia no será en el llano o en un descenso técnico. Habrá algo que hacer en la sucesión de subidas que todos conocemos. La Roche-aux-Faucons (la última ascensión, 1.300 m al 11%) sigue siendo muy difícil y será nuevamente quien decida, creo. Pero cualquiera que tenga todavía la potencia para hacer un buen esprint puede ganar si pasa la Roche-aux-Faucons con poca desventaja.

P: ¿Qué le faltó en los años anteriores (2º en 2015, 4º en 2018)?

R: "Es difícil de decir. No es una falta de experiencia porque en mi primera participación terminé segundo, comprendí pronto que era una carrera que era capaz de ganar. Pero de ahí a hacerlo es diferente. Creo que con la suma de todas mis participaciones, más la motivación extra con el paso de los años, harán que un día, espero, consiga ganar esta carrera".